domingo, 21 de junio de 2009

Asalto al Castillo

Se llega a X edición de las Jornadas Medievales de Sigüenza y como ya es habitual y uno de sus platos fuertes es el Asalto al Castillo, que nuevamente contará con la participación de grupos espeleológicos para representar el intento de rescate de la Reina Dª Blanca de Borbón por sus partidarios. Aunque hay un extenso y variado programa de actos el "asalto" se hará a las 21.30 h del sábado 11 de julio como en la edición anterior.
Todos aquellos que quieran participar pueden apuntarse en la pizarra del club o mandar un correo a la dirección del club club.abismo@gmail.com sin dejarlo para última hora, más que nada para que la organización se haga una idea de los que somos para preparar la puesta en escena y por la suculenta paella que nos ofrecen a modo de bienvenida.
También pueden venir acompañantes socios o no socios del club con ganas de pasar un día entretenido.
Paco Toquero

jueves, 4 de junio de 2009

Cuarta jornada del Curso de Iniciación


El viernes 29 de mayo en Las Casas del Salto se organizaron los grupos para las entradas en las simas. Los instaladores llegaron sobre las 12 de la noche sin que les hubiera dado tiempo a todo lo que en un principio se había pensado, se encontraron con algunos tacos reventados, así que les tocaría madrugar para colocar nuevos spit y terminar de instalar las simas. El sábado 30 de mayo después del desayuno se organizaron los desplazamientos al bosque de Valsalobre. Se organizaron los grupos según nivel observado en las practicas exteriores en el Barrancazo y sobre las 11 de la mañana comenzamos a bajar las simas.
Juan Hernanz I y II y Z-6 fueron las simas que preparamos para este bautizo de los cursillistas.
El grupo de la Juana I como vimos que habían ido mejor de lo que esperábamos, por la tarde les llevamos a la Z-6 terminando sobre las 8 de la tarde. El grupo de la Juna II y de la Z-6 por la tarde bajaron hasta la sala de Lago de la Juana I y a la subida se fue desinstalando. Una jornada muy completa, todos los cursillistas entraron en dos simas y además nos sorprendieron con el nivel que iban adquiriendo a lo largo de día.
A la noche, en el Albergue y después de la cena, se proyectó una película de la sima de Spluga en Italia y se organizaron los grupos del día siguiente. Domingo 31 de mayo.
Este día entramos un grupo en una nueva sima, La Raja. Hubo que instalarla y desinstalarla, la hicimos en cuatro horas.
Tanto los grupos de la Juana II como de la Z-6 también tuvieron que desinstalar estas simas.Sobre las 2 de la tarde habíamos cumplido todo el programa de actividades para esta jornada.
Después de la comida de campo nos fuimos a visitar La Cueva del Hierro, en el pueblo del mismo nombre. Aquí se hizo (con un poco de cachondeo) un examen oral, se entregaron los diplomas y con una foto de todos los participantes, dimos por concluido el IX Curso de Iniciación a la Espeleología.


Paco Cuesta

Técnica-Iluminación

Aquí os presento mi segundo prototipo de iluminación. Compuesto de un solo leed de última generación, con dos intensidades luminosas y un ángulo casi de 180º, instalado dentro de una caja de aluminio, con cierre por juntas tóricas que lo hacen totalmente estanco. La fuente de alimentación está separada, favoreciendo la ligereza del casco, en contra, seguimos teniendo el incordio del cable de interconexión al igual que pasa con el tubo del carburero.

De la alimentación, se encarga una batería de litio, recargable muy ligera y de gran capacidad. Esta se alojada en un portapilas de PVC, también estanco, fabricado a partir de piezas de fontanería.

El frontal va montado en el casco sobre el soporte del piezoeléctrico, y en conjunto con el dúo de Peltz hace que dispongamos de dos iluminaciones totalmente independientes, siendo esta la principal.

Lo he probado en cavidad y los resultados parecen positivos tanto en iluminación como en autonomía.


Jesús Foguer

miércoles, 3 de junio de 2009

Cueva de Las Majadillas

25-4-2009

Participantes: Diana Ponce, Ana, José Luis Sigüenza, Miguel Sanz, Ángel Sánchez, Jesús y Víctor Foguer.

Sala de las Geodas
El día 25 de abril de 2009 salimos temprano de Guadalajara para, siguiendo la A-2, tomando el desvio de Torremocha del Campo y pasando por los pueblos de La Torresaviñán, La Fuensaviñán, Laranueva, Renales y Abánades, llegar a la bella localidad de Sacecorbo, situada a 1.116 m. sobre el nivel del mar, en pleno páramo. Continuamos alrededor de un kilómetro por la carretera que une este pueblo con Ocentejo y dejando atrás el desvío de Canales del Ducado, alrededor del punto kilométrico cuatro, tomamos un camino a la derecha, que nos conduce a la boca de la cueva, la cual se abre al pie de una formidable encina, protegida por una gran reja de hierro. Estacionamos ahí los vehículos y nos cambiamos de ropa, tarea en la que se nos va un período de tiempo considerable. Una vez colocadas las vestiduras adecuadas para practicar la espeleología, descendemos uno a uno el pozo de entrada, que desemboca en una sala amplia, donde depositamos los materiales que nos habían sido necesarios para efectuar la bajada. Tomamos una galería que nos lleva tras un trecho hasta la sala del Tanque, de considerables dimensiones (70 x 40 x 20 metros).

Sala del Tanque

Recorremos la dicha sala y otras anejas de escaso tamaño, incluida una en la que podemos contemplar una mole de piedra que evoca la figura de un puente, que da nombre a la sala. Nos damos por satisfechos y tras realizar unas fotografías continuamos nuestro recorrido por tortuosos y estrechos pasos, que culminan con el conocido como “Paso del Chumino”, donde algunos de los miembros de la “expedición” deciden abandonar, decisión que rechazan alentados por Jesús, que insiste en que prosigan. Más tarde llegamos a la sala de la Playa, sin nada destacable, y avanzamos por encima de una pequeña corriente de agua haciendo oposición contra las paredes laterales, pasando por la sala de las Geodas y concluyendo el recorrido en el sifón. Volvemos sobre nuestros pasos hasta la ya nombrada sala de las Geodas, donde disfrutamos de un “festín” amenizado por las conversaciones y risas de los comensales. Durante el retorno no sucedió nada relevante. Una vez bajo la sima de entrada nos colocamos los “aparejos” necesarios para subirla, tarea que realizamos en unos minutos. Una vez en el exterior merendamos algo, recogemos y nos desplazamos de nuevo a Sacecorbo. Allí entramos a tomar algo al “Bar López”, donde somos atendidos afectuosamente por el camarero, que nos narra datos sobre la cavidad y nos muestra una foto de un joven en el “Paso del Chumino”, que por lo que dicen se trata de Pedro Duque, el conocido astronauta. Y así nos marchamos, cada uno a su lugar, deseosos de volver pronto. Esta ha sido la primera vez que he ido a una cavidad que poseyera un pozo de entrada en el que hubiera que bajar con cuerda, experiencia que me ha gratificado mucho. Ha sido una buena vivencia que espero repetir puesto que me ha agradado mucho tanto la actividad como el clima que hay entre la gente.

"El Puente"
Víctor Foguer.