viernes, 22 de marzo de 2019

Catando nuevos territorios: En la frontera entre Mesozoico y Cenozoico.

Bueno, bueno...
Cambio de objetivos, planeando nuevos retos.

Como ya sabéis algunos, ya no coordino la Zona de exploraciones de Abismo en el Alto Tajo, así que tengo más tiempo para dedicarme a otras cosillas.

Es un buen momento, por eso, para tirar de mi agenda personal (ese paquete  secreto de libretas que reúnen numerosos datos inéditos, simas, cuevas, lugares a recorrer, je je...), y vamos a ir mirando cosillas a ver qué nos ofrecen.

Conglomerados, pudingas, "modernas", del Cenozoico

viernes, 8 de marzo de 2019

Prácticas en la Cierva

Con un poquito de retraso... Prácticas en La Cierva

Participantes:Toño Herreras, Jesús Parrilla y Esthela Sánchez
3 de noviembre de 2018

Lo que en principio se planteó como una salida del club acabó siendo una oportunidad estupenda para empezar a poner en práctica pequeñas nociones sobre instalación para Jesús Parrilla y para mí. 
Tenía bastantes ganas ya de poder visitar la mayor sima de desarrollo vertical de la provincia de Guadalajara, con 153 metros de profundidad. 
Quedamos prontito en el club para preparar el material, tocaba llevar bastante cuerda para 3 personas que íbamos… a alguno tocó llevar un par de sacas… 
Pasamos de largo Villanueva de Alcorón y alcanzamos el desvío de la pista que lleva hacia la sima. 
Una vez allí comemos unos bocadillos para coger fuerzas y a las 11.30 estábamos listos para empezar a instalar, Parri instalaría los dos primeros pozos, y servidora los dos últimos.
Foto de rigor en la boca de la Sima
A la sima se accede instalando una cuerda de 65 m. desde una sabina como anclaje natural y como aproximación a la boca de la cavidad, comienza Parri instalando sin prisa pero sin pausa, asegurando y repasando hasta llegar a la cabecera del p-40 (anteriormente un pequeño pasamanos para llegar a él) donde se encuentra dos parabolt, entonces nudo de ocho de doble gaza y para abajo, antes de llegar al fondo hay un fraccionamiento a 25 mts. Toño irá en el medio para ir supervisándonos e ir pudiendo preguntar según dudas que nos vayan surgiendo, ¡menudo lujazo!

jueves, 7 de marzo de 2019

I Curso de Iniciación al Barranquismo

Se va a realizar el I Curso de Iniciación al Barranquismo en Guadalajara y Cuenca.
Durante este curso pretendemos dar a conocer los aspectos más significativos de barranquismo, abriendo las puertas a una nueva forma de ocio, que comparte aspectos deportivos, sociales y que se desarrolla en el medio natural.

El objetivo de la formación es, acercar por medio de sesiones teóricas-prácticas, los aspectos básicos para la realización de descensos de barrancos, con los conocimientos y la seguridad necesaria.

PLAZAS: 14
EDADES: Más de 18 años
Duración Total: 36 Horas
Sesiones teóricas: 6 Horas
Sesiones prácticas: 30 horas

domingo, 3 de marzo de 2019

La sima C-2, un "100" perdido y reencontrado en el Alto Tajo

La historia de una sima perdida


El equipo de Abismo junto a la entrada
En cierta ocasión coincidí en el refugio de la sima de Alcorón con colegas de un grupo madrileño y hablando de las cuevas y simas de por allí les comenté que en las cercanías había una sima de más de 100 m, una sima perdida que casi nadie conocía y cuyo nombre era C-2.

Muy sorprendidos, se interesaron inmediatamente por la cavidad... es lógico, en estas parameras los 100 m de profundidad automáticamente convierten cualquier sima en "grande", y encima si no es conocida, resultará doblemente atractiva desde el punto de vista del espeleólogo, que querrá conocerla cuanto antes.

Ocurre que prácticamente todas las grandes simas del entorno se sitúan al otro lado de la carretera, hacia Villanueva (Manuel Mozo, Orna, Boca Quemada, etc.) y Valsalobre (Juanas, Zetas, etc.), y en la parte del refugio de la sima de Alcorón lo más grandes era, precisamente, la propia sima de Alcorón o de la Zapatilla, que baja a 88 m de profundidad, pero sin presentar grandes conductos verticales. Así, la noticia resultaba aún más sorprendente e inesperada.

Efectivamente, muy pocos sabían entonces de la existencia de aquella sima. Sin embargo, había sido dada a conocer en la literatura espeleológica hacía largo tiempo, ya en 1983. Pero también es cierto que nadie había sido capaz de localizarla en el área donde se suponía que estaba.