sábado, 19 de marzo de 2016

De cueva por el valle del medio Jarama

5 de marzo de 2016
Participantes: Rafa Acedo, Toño Herreras, Sergio Estringana, Jesús Fernández y Paco Cuesta.
Una pequeña sima de 35 metros y de unos 200 metros de desarrollo horizontal al que se le pueden sacar posiblemente unos cuantos metros más.

Todos puntuales en el bar de Puebla de Valles y después de unos cafelitos, nos ponemos en macha.
Sobre las once y media de la mañana ya estábamos en la boca de la sima, después de dar un par de vueltas por el lugar. El GPS indicaba bien el lugar, el problema fue encontrar el camino a seguir en la ladera del monte que mira al Río Jarama.

domingo, 13 de marzo de 2016

Avances en la zona de Abismo en el Alto Tajo (PeViZa: Peñalén, Villanueva de Alcorón y Zaorejas)

Hemos terminado con los últimos detalles de las memorias (¡al fin!), amén de otras documentaciones, procesado de fotografías (unas 400, por dar una cifra...), etc.

Sima K-1, cortinas de musgos y helechos junto a la entrada
Y acabada esa labor, tan ingrata pero tan necesaria, hemos podido preparar las fichas de las últimas cavidades que consideramos acabadas para la zona, que en la campaña de 2015 han sido 8. Estas fichas ya están disponibles y pueden descargarse los correspondientes PDF en la página web de Abismo, en la sección de exploraciones, "Karst del Alto Tajo"

martes, 8 de marzo de 2016

Sima SC16


Alzado de la sima
Hacía casi dos meses que no me metía en un buen hoyo, así que cuando vi la oportunidad de unirme a este equipazo no me lo pensé. Tenía que desoxidarme un poco. La verdad es que iba un poco asustada, ya que ninguno de nosotros había estado en la cavidad antes y pensé que pudiera ser más difícil.

Pero cuando a una se lo dan todo hecho, hasta las fotos, y con tanto nivelazo, todo resulta más fácil.

Rafa y Jesús nos hacen de chóferes. Dos horas casi nos lleva ponernos en la zona. La serranía nevada no invitaba a ponerse el disfraz de espeleólogo al aire libre, pero buscamos una zona soleada para el cambio y tratando de lucir el palmito el menor tiempo posible, nos plantamos en la boca de la sima en un periquete. La verdad es que gracias a las nuevas tecnologías y al buen olfato de mis compañeros la encontramos sin mucha dificultad.


Sin mayor dilación, puesto que ya se ha echado la mañana encima, Toño se ofrece como instalador y se adentra en el agujero. 



Esperando en la boca de la sima mientras Toño comienza la instalación