domingo, 10 de abril de 2011

BENASQUE


El pasado fin de semana, Ángel, Diana, Ana y yo (Miguel), subimos al valle de Benasque con intención de aprovechar la nieve que quedaba en las pistas de Llanos del Hospital. Los partes de nieve que mirábamos todos los días informaban que se podía esquiar bastantes kilómetros. Sin embargo, cuando el sábado por la mañana llegamos a la estación, vimos que la nieve era demasiado "papa", y posiblemente pudiéramos esquiar en buenas condiciones sólo un par de horas, con lo que nos tocó improvisar. Menos mal que en la mochila metimos la botas de monte y alguna que otra cosa, y así entre todos decidimos dirigirnos hacia el puerto de Benasque. Se trata de una antigua ruta comercial entre España y Francia, y desde el cual se observan impresionantes vistas del macizo de las Maladetas (Aneto, Pico Maladeta, Pico de Coronas, etc). La ruta, muy bien marcada desde el principio, la empezamos desde la estación-hotel de Llanos del Hospital, con dirección hacía la canal de la Peña Blanca. A la altura de la pileta del Turmo, a unos 1950m de altura, encontramos abundante nieve que cubría todo el sendero, por lo que remontamos la canal por su lado izquierdo en el que encontramos algún paso de II/IIIº, sin dificultad. Segun alcendíamos encontrábamos cada vez más nieve, haciendo que fuese muy costoso ir abriendo huella.Llegamos a la zona denominada Clots del Puerto, donde se veían las ansiadas vistas de las motañas. Decidimos no llegar hasta el collado del puerto, ya que debíamos remontar una pala empinada y se veían pequeñas avalanchas cercanas, posiblemente recientes, producidas por el calor del sol. Desde aquí bajamos por el mismo sitio.


A la mañana siguiente, la lluvia amenazaba en todo el valle, por lo que hacer otra intentona de fondo se nos quitó de la cabeza. Decidimos ir al valle de Vallibierna y hacer una pequeña pateadilla, por la pista forestal que remonta por el mismo valle y que forma parte de la senda transpirenaica GR-11. Al fondo del valle se observa el Pico Vallibierna y el Pico Llauset. En definitiva un fin de semana completo: montañita y buena compañía.... un placer.

Miguel A.Sanz