miércoles, 22 de julio de 2009

Lamentable

El pasado sábado 18 de julio en una salida del club Abismo, en la que me incluía pero que al final no pude ir, se contempló uno de los espectáculos mas crueles que hasta ahora había ocurrido en una cueva. Alguien había arrojado a un perro vivo a la cueva de Las Majadillas. Y digo arrojó porque la puerta de la verja estaba cerrada cuando llegaron y es muy difícil que el propio animal la abriera ya que es muy pesada. El grupo que no pudo sacarlo de la cueva debido a la gran ansiedad y nerviosismo que presentaba, solo pudo darle algo de comida que la aceptó con desconfianza, pues debía llevar varios días en el interior de la cueva. Nos enteramos después que fue un grupo de excursionistas que pasaban por allí los que dieron parte a la Guardia Civil que sacó al animal y en vista del estado tan lamentable en que se encontraba optaron por llevárselo los propios excursionistas a un centro de recuperación de animales. Seguramente que quien comete estos actos no sabe que está cometiendo un delito pero tampoco sabe que los animales muertos en cuevas contaminan las aguas subterráneas y estas a las aguas superficiales que llegan a nuestras casas.

Entrada de Las Majadillas

Paco Toquero