lunes, 9 de noviembre de 2009

Las antiguas minas de cobre de Colmenarejo, Madrid

El pasado domingo 1 de noviembre nos juntamos con Antonio, Belén y Fran del GEGET para explorar las minas de cobre abandonadas de Colmenarejo, en la Sierra de Madrid. La verdad es que hacía ya 4 años que no descendíamos los pozos, y no sabíamos muy bien como iba a estar aquello…
Desde el año 2008 colaboramos con el equipo que dirige Antonio Ortigosa del Grupo de Conservación de Cavidades del GEGET para el nuevo catálogo de cavidades de la Comunidad de Madrid. Nos encargamos de ayudar en la parte referente a minas subterráneas abandonadas.
Nos dimos cita pronto el domingo en la Universidad Carlos III de Colmenarejo, en un día excelente. Tomamos la carretera (por llamarlo algo, pues más bien parece una pista de enduro) que lleva a Villanueva del Pardillo y nos desviamos a un km aproximadamente a la altura de las antiguas fundiciones de cobre. Ya en la mina nos dimos un paseo por un curioso y remoto paisaje a tan sólo 30 Km de Madrid.
El descenso a las labores subterráneas se hace por un pocillo vertical secundario de 16 m. de profundidad. La verdad es que lo que se dice una buena cabecera no tiene, ya que hay que anclarse al mallazo del cierre del pozo! Por este bajamos al primer nivel de la mina, donde se abre una primera sala y ya empezamos a entrever la “orgia” de colores que nos espera abajo: paredes teñidas de minerales secundarios de cobre de vistosos colores verdes y azules, estalactitas minúsculas blancas y verdes en los techos de las galerías, chorreras y charcos verdes, etc.
Aprovechamos para reequipar el siguiente pozo, de 8 metros con 2 parabolt de M-10. Bajamos al segundo nivel, donde se aprecian trabajos mineros del siglo XIX: un antiguo torno de mano, cámaras y pilares y galerías rellenas.
Destrepando por una corta rampa de unos 4 metros, descendemos al tercer y ultimo nivel de la mina. Allí visitamos otra cámara, la cual esta vez se encontraba seca (no es de extrañar después de 5 meses de sequía) salvo el pozo para bajar a los siguientes niveles que estaba inundado. La mina alcanzaba 75 metros de profundidad por pozos y hasta 100 por otras rampas. Hoy en día no bajamos más de 35 metros
Belén se ha quedado ensimismada haciendo fotos a unos pequeños gours azules de sulfatos de cobre en la rampa de descenso... Después de dos horas de recorrer todos los vericuetos de la pequeña mina Pilar, volvemos a la luz del día, las cerezas nos esperan.
Eso si, queda pendiente volver un día de estos a terminar la topografía de la mina… ¿alguien se apunta?

Luis y Rafael Jordá Bordehore
7 de noviembre de 2009.

PD existe una topo y una pequeña descripción de la mina en el numero 19 de la revista Subterránea (año 2003).
PD2 Las fotos son cortesia de Antonio Ortigosa