sábado, 11 de agosto de 2012

Cueva de Hielo de Eisriesenwelt. Austria

Agosto 2012
Aprovechando la temporada que estaremos viviendo en Alemania, decimos pasar unos días de vacaciones en el Tirol Austriaco.
Recuerdo que hace unos años, me llego un correo con las fotos de la cueva de hielo más grande del mundo, y que casualidad que está aquí al lado así que, hay mejor oportunidad que esta para visitarla...?
Abajo el pueblo de Werfen a la derecha el mazizo donde se encuentra la cueva.
Creo que la mejor manera de empezar, es poniéndoos un poco en situación y daros algunos datos de la zona e historia de la cueva. Aunque creo que va a ser difícil describir con palabras los que se siente una vez allí.....La Cueva de Hielo de Eisriesenwelt fue creada hace 55 millones de años. Se encuentra al suroeste de Welfen y a 44 Km al sur de Salzburgo.
Solo la propia aproximación, merece la pena. Las vistas del valle son espectaculares.
Vistas del valle desde el camino de acceso a la cueva.

En Octubre de 1879, el alpinista y espeleólogo Antón von Posslt (1854; 1911) fue la primera persona en entrar en la cueva. Hasta entonces, solo conocida por los cazadores de la zona. Apenas fueron 200 metros los que pudo acceder, ya que la inclinación del hielo le impidió seguir. Aun se puede ver la cruz negra que dejo marcada en una roca.
Pero no fue hasta pasados algunos años, en1912, cuando el joven espeleólogo Austriaco Alexander von Mörk empezó a explorar la cueva de manera continua. Lógicamente, lo normal para aquella época y debido a la falta de equipo y de técnicas de progresión en hielo, las expediciones no podían avanzar cuando se encontraban con puntos donde el hielo era totalmente vertical o se hacía impenetrable.
Para que os hagáis una idea, la única forma de avanzar cuando se encontraban con paredes de hielo, era excavar peldaños en el propio hielo.
Con la edad de 27 Alexander von Mörk murió, y como dijo, quería ser enterrado en su cueva preferida, la cueva a la que hacemos referencia. En el transcurso de la visita es posible ver una urna con sus cenizas.
Al año siguiente (1913) dos grandes expediciones avanzaron considerablemente, y fue, cuando empezaron a creer que probablemente se trataba de una de las cueva glaciar más grande del mundo.
De aquí su nombre " Eisriesenwelt" Gigante de hielo.
Durante la primera Guerra Mundial las exploraciones fueron detenidas y no fue hasta unos años después, cuando los hermanos Friedrich y Rober Oedl continuaron la exploración con el soporte de la academia de ciencias de Vienna, topografiando en aquel momento 42 km de galerías, aunque el hielo se encuentra solo en la primera parte de la cueva.
Entrada principal de la cueva

En Septiembre de 1920 la cueva es oficialmente abierta de forma turística, y los periódicos nacionales de la época hacen eco del hecho. Lógicamente, la forma de acceder a la cueva es distinta a la de hace 90 años. Hoy en día, un teleférico hace mucho más cómoda la aproximación y desde este punto, unos 20 minutos caminando por un camino totalmente preparado y con unas vistas espectaculares, nos llevan hasta la entrada.
Básicamente, la visita transcurre en el primer km de cueva. Unos metros antes de llegar, se aprecia olor a carburo. La cueva no tiene ningún tipo de instalación eléctrica, lo que le da a la visita un toque especial. En su lugar, son repartidas entre los visitantes algunas lámparas de carburo.
Lamparas de carburo
Nosotros madrugamos un poco, ya que nos han avisado que la cueva es visitada por bastante gente, y más ahora, en verano.
Empezamos la visita. El guía, nos avisa de que lo primero que vamos a notar al entrar a la cueva es un fuerte viento. Muy fuerte....
La cueva está cerrada (físicamente) durante los meses de verano, para mantener constante la temperatura entre -1 y 0 grados. La puerta se abre, y empiezan a volar los gorros de algunos de los que allí estábamos. En meses de verano, han recogido medidas de hasta 100/Km hora!!
La forman que tiene de mantener las formaciones en la cueva, es la siguiente. En invierno abren las puertas, dejando que el aire frio de la montaña (-15) entre en la cueva y conserve las formaciones de hielo.
Cuando llega la época de deshielo, debido a que la temperatura exterior es más elevada que la interior, las puertas son cerradas, para que no entre aire caliente y conservar así, el frio que hay en el interior.
Por otro lado, tenemos nieve almacenada en las cumbres, esta empiezan a derretirse y como no, a filtrarse dentro la cueva. Este agua que se filtra al interior, pasa de una temperatura donde se mantiene en estado liquido a otra, donde pasa automáticamente a congelarse, haciendo caprichosas formaciones por todas partes.

La visita transcurre por 1400 escalones sobre una pasarela, en ocasiones de acero y otras veces de madera. La primera sala, es simplemente inmensa. Hablamos de un techo a 40 metros de altura, 30 de ancho y 60 de largo con una inclinación en hielo de un 40%. En medio de esta sala, hay una columna de hielo de 6 metros de diámetro! (La torre de Anton Posselt)
En la parte izquierda de la misma, hay un bloque de 30x25x25 de puro hielo!
Visto desde cómoda escalera, es fácil entender como durante tantos años, no fue posible explorar la cueva..... y no quiero imaginar lo que supondría para los primeros exploradores, un resbalón con la inclinación que tiene el hielo....
El vestido de Frigga.
El vestido de Frigga es otra de las formaciones. Esta se formo en 1930. Friga es la reina del hielo en las leyendas del norte. Desde este punto, la visita cada vez es más y más interesante. Columnas, estalactitas, estalagmitas, coladas, órganos, etc., aparecen por todos lados. Faltan ojos para poder mirar todo lo que te rodea....
Nos cuenta el guía que la cueva cada año es distintita y que las formaciones van cambiando poco a poco debido a que el agua que se filtra y que se transforma en hielo, no siempre entra por los mismos sitios ni en la misma cantidad.
Más adelante llegamos a las formaciones como el “Castillo de Hymir” o la catedral Alexander von Mörk (de 40 m de altura por 70 m de longitud), que como comentado, debe su nombre al primer explorador de las cuevas fallecido durante el transcurso de la I Guerra Mundial.
La visita continua, y la senda nos conduce hacia la entrada principal mediante mediante un tubo de hielo y otros 700 escalones.
Pero antes de salir llegamos a lo que llaman El Glaciar de Hielo. Se trata de una pared de hielo con líneas de distintos colores. El guía nos cuenta que al igual que los arboles con sus anillos, cada línea pertenece a un año. El hielo mas antiguo es de hace aproximadamente 1.000 años.
Con esto, y después de una hora, termina la visita. Para nosotros, mucho más que interesante.
Santi Frieros & Vivi Espada

2 comentarios:

  1. Vaya suerte que tenéis. Como me gustaría ver esta cavidad. Ya veo que a vuestra estancia en Alemania le estáis sacando juguillo. Seguir visitando cavidades y dándonos a conocer a los que leemos este blog esas maravillas.
    Paco Cuesta

    ResponderEliminar
  2. me gusta esta combinacion turismo, hielo y montaña. Que flipada de sitio!!!! Hay que abrir una seccion de "abismeros por el mundo". Luis

    ResponderEliminar