miércoles, 5 de junio de 2013

Las prácticas en exteriores del XII Curso de Iniciación

El sábado 1 de junio de 2013 en la sede del club, organizamos los vehículos para el desplazamiento al Barrancazo. Hay que destacar que todos fuimos muy puntuales y a las 8:15 de la mañana nos pusimos en marcha.

El día anterior los instaladores del club estuvieron colocando las vías necesarias para estas prácticas, colocando un total de 13 para cursillistas, alternándolas con las otras siete para los monitores y un largo pasamanos por encima de estas vías. Se quedaron a dormir en este maravilloso cañón.
A las 10:30 comenzaron las prácticas de exteriores. Ayudamos y revisamos la colocación de los equipos de cada uno de los cursillistas.
Se empezó con sencillos fraccionamientos para ir subiendo el nivel a lo largo de la mañana. Como es habitual, unos progresaban más rápidamente que otros, con lo que se hizo algún cambio entre cursillistas y monitores.
Durante toda la mañana estuvieron subiendo y bajando muchas veces por las vías instaladas, con lo que practicaron los debidos fraccionamientos una y otra vez.
Paradita para comer y reponer fuerzas sobre las dos de la tarde. Por suerte el sol ya calentaba lo suficiente para que fuese muy agradable este descanso.
Por la tarde empezamos a subir poco a poco el nivel. A los más avezados les mandamos a recorrer el largo pasamanos que pasa por todas vías en sus cabeceras. Unos lo pasaban con más o menos dificultad, pero todos dudaban al llegar a la pequeña bajadita que hay antes de entrar en el corralito.
Tuvimos algún que otro susto, debido a la caída de muchas piedras al pasar los cursillistas y monitores por una parte del pasamanos. Por suerte no se encontraba nadie en ese momento en la vertical donde cayeron. A continuación se avisó que se iban a tirar otras piedras con posibilidad de caerse. Durante el resto de las prácticas esto ya no volvió a pasar.
Casi llegando al final del pasamanos hay otro paso en volado, que debido a su gran altura, algunos cursillistas lo pasaron un poco canutas. Pero hay que decir que nadie se nos volvió para atrás.
Para bajar de este pasamanos hay que entrar en una grieta que hace las funciones de una pequeña cueva, la dificultad se asemeja a un meandro donde hay que superar otro pasamanos con una salida de este en volado.
Sobre las 8 de la tarde dimos por concluida las practicas por ese día y hubo tiempo para unas cervecitas y otras bebidas antes de empezar a montar las tiendas de campaña donde pasar la noche.
Después de la cena, clase teórica de Bioespeleología con proyección sobre la pared.
Javi Rejos nos habló del ecosistema subterráneo, de los organismos y sus adaptaciones, la espeleobotánica y espeleozoología.
Nos enseñó como a través de la especialización, la diferenciación y la dependencia, se colonizan las cavidades en las entradas y en las profundidades. Ahora sabemos que las cuevas tienen más organismos vivos de lo que parece a simple vista. Los vegetales: plantas, musgos, algas, bacterias, hongos y setas. Los animales: anfibios, oficidios, mamíferos, aves y murciélagos. La fauna invertebrada: moluscos, arácnidos, miriápodos, insectos y crustáceos.
Nos habló de las cavidades protegidas y de que hay que respetarlas.
El frio y el cansancio acumulado de todo el día, hizo que solo unos pocos nos quedásemos contando chascarrillos hasta las 12 y media de la noche. Por suerte el viento que nos había acompañado durante todo el día cesó por la noche.
El domingo 2 de junio, después del desayuno nos pusimos en mancha subiendo el nivel de dificultad. Muchos de los cursillistas ya se movían solos por las cuerdas, siempre con la atenta mirada de algún monitor.



En esta segunda jornada, subimos el nivel de dificultad.
Antirroces.
Desviadores.
Paso del nudo.
Escala.
Péndulo.
Pasamanos aéreo.
Y un volado de más de 25 metros.
Después de la comida, mientras unos desinstalaban los más de 1.000 metros de cuerda, se hicieron un par de demostraciones de desbloqueo de un accidentado.
Sobre las seis de la tarde dimos por concluida esta segunda jornada y organizamos todo lo necesario para el fin de semana que viene, donde estas prácticas ya serán en cavidades. 
Paco Cuesta