martes, 16 de octubre de 2018

De nuevo a la cueva de Fuentemolinos (Burgos)

Este pasado sábado 6 de octubre varios miembros de Abismo y amigos del Alfa visitamos la preciosa cueva de Fuentemolinos en Puras de Villafranca. Burgos. La última vez había sido sólo un año antes. Se trata de una preciosa cueva encajada en conglomerados y con espectaculares espeleotemas.

Emanuel y Montse en el primer nivel de la cueva, el del río (todas las fotos son de Pedro de Hoz)

La cueva se encuentra actualmente protegida y es preciso visitarla con un guia conservador, por lógicos motivos de preservación de la cavidad (cosa que muchos aun hoy dia no entienden). en este caso tuvimos una guía de lujo: Natalia del club Niphargus.

Para aquellos que quieran visitarla aqui esta el contacto (Sergio, Beloaventura):
info@beloaventura.org
670 691 173 / 947 580 326
Bueno, casi todos llegamos a Belorado (el pueblo grande más cercano) el viernes por la noche. Unos cenaron en la civilización otros acampados en un rellano frente a la boca de la cueva,

El sábado a las 9:30 ya estabamos todos reunidos en Puras de Villafranca: Pedro de Hoz y Emanuel del club Alfa Lazaro Cardenas de Madrid, y de Abismo Montse, Rebeca, Dani, Sergio y Ana, Juan Carlos y el que estas lineas narra, Luis J. Natalia nuestra guía nos dio un pequeño "briefing" o introducción al recorrido, seguridad y preservación de la cavidad.

La cueva tiene tres niveles, entramos por el más bajo que es un pequeño río subterráneo. En vez de entrar por la propia surgencia, hay excavada una gatera a unos metros por encima. este primer nivel es el que se visita con el "recorrido aventura" para todos los públicos que organizan en Beloaventura la empresa de turismo activo que gestiona las vecinas minas, la propia cueva, via ferrata etc. gestionada por el incombustible y genial Sergio.

Entrada a la cueva, primer pasamanos

Bueno, volviendo al lío... vamos recorriendo este primer nivel muy alto, con enormes bolos en el conglomerado y formaciones tipo coladas y banderas muy localizadas. De ahí empezamos a trepar a los niveles superiores, una actividad muy fácil, por pequeñas rampas, resaltes y pasamanos. El tercer nivel es espectacular, con espeleotemas y excéntricas por doquier, gours y formaciones de costras que marcan diferentes niveles en los charcos, así como formaciones sub-acuaticas. La explicación de Natalia se combina con las puntualizaciones de nuestra experta en espeleotemas Rebeca, un gusto, como siempre...

Conglomerados cubiertos de espeleotemas y precipitaciones

Parece un turrón.... no?

La costra marca niveles previos que tenia el gour


De Pedro hay que tirar de él pues es nuestro fotógrafo de pro y está boquiabierto. Después de un buen rato en este nivel, bajamos hasta el segundo y de ahí rapelamos al inferior. Nuestros ex-cursillistas de 2018 van ya muy cómodos y seguros.

A las 15:30 estamos fuera de la cueva.

Nos cambiamos de ropa rápidamente y bajamos andando a las minas turísticas donde Natalia, incansable esta con un grupo de turistas explicando el patrimonio minero. Por cierto... no os lo perdáis!!!

Montse y yo ya conocíamos los experimentos y la visita, que el año pasado había hecho Sergio, pero nunca dejan de sorprendernos.... esta vez Natalia había tomado el testigo. No nos dio tiempo a visitar el lavadero, nos unimos al grupo en la casa de la mina, donde nos enseñan utensilios mineros y tienen lugar los experimentos con manganeso.... "la pasta de dientes de dinosaurio", la explosión y el volcán.... un poco al estilo de los experimentos del programa de la tele "el hormiguero"...

Natalia.... muy bien aprendidos los trucos, muy instructivo y divertido

De ahí nos dirigimos a visitar las minas subterráneas de manganeso, cuyas bocaminas se ubican a escasos metros de la casa de la mina. Nos deleitamos con las explicaciones, vemos las técnicas de entibación en madera de las entradas, los diferentes niveles y la veta de óxidos de manganeso, etc. También los muñecos y ruidos de los mineros como el minero "Lucio" al que luego vimos en el bar del pueblo.

Nos espera una sorpresa para el final. para meternos en la piel de los mineros: Se apagan todas las luces de la mina y el grupo sale a la luz de la vela, una delante y otra detrás llevadas por dos niños "mineros", los peques del grupo.

Tras un día intenso viene el tercer tiempo distendido en el bar de Puras,  despedimos a algunos amigos y los que quedamos cenamos en el restaurante familiar.

Hasta la siguiente!!
Luis Jordá

1 comentario:

  1. Una cueva que es una maravilla.
    Ya veo que al final pudo ir Juan Carlos.
    Si vuelvo a tener ocasión la visitaré otro año.
    Hay cuevas que da igual las veces que vayas, siempre descubres muchas cosas nuevas.
    Abismeros, no perdais la ocasión de visitarla.
    Lo dicho una cueva FASCINANTE.

    ResponderEliminar