miércoles, 14 de noviembre de 2018

De la última salida a nuestra zona del Alto Tajo (PeViZa)

Bueno, comentaremos primero que eso de "PeViZa" viene de abreviar eso de "Peñalén-Villanueva de Alcorón-Zaorejas", que son los municipios implicados en el área que abarcamos por allí... pero vamos al grano.
El pasado día 20 de octubre estuvimos otra vez trasteando por la zona. En esta ocasión la convocatoria fue tardía y para un único día. Finalmente sólo pudimos juntarnos dos, Luis Valero y Javi Rejos, así que tras darle vueltas a lo que podíamos hacer, decidimos rematar algunas cosillas sueltas y lo que diera tiempo, todo ello en los alrededores del territorio llamado "El Puntal", en Villanueva de Alcorón.
Bueno, por allí teníamos dos viejas simas, viejas digo porque fueron ya exploradas y topografiadas en 2002 por otros compañeros de Abismo (Fernando Henche y Benja Rebollo). Conociéndolos, sabíamos a ciencia cierta que no había más de lo que anotaron en sus informes, pero no había documentación gráfica ni teníamos datos sobre ciertas características del interior, por lo que estaba entre el trabajo pendiente volver a visitarlas para completar las fichas correspondientes.
Además, la idea era ver alguna más de por allí de la que no teníamos datos, incluso una nueva que teníamos pendiente, aunque en este caso en el territorio de las Tres Marías, algo más lejos, ya el término de Zaorejas.
Estábamos en El Puntal relativamente temprano y el día podía ser "guarro" si se ponía a llover, aunque la previsión era que ese día en concreto la climatología nos iba a dar cuartelillo, lo más unos pocos milímetros hacia las 16-17 horas.

Las dos primeras, de 11 y 12 m, eran las de llamadas Simas de la Umbría del Puntal, situadas muy cerquita una de otra.

Sima de la Umbría del Puntal

Bueno, a Luis le pareció bien tirar para abajo a escala, y así se desenroscó pozo abajo tras anclarla bien a un pino hermoso, ahorrándonos roces y cosas raras, pues la entrada no ofrecía muchas alternativas, roca descompuesta y sin anclajes, mala triangulación a los árboles, en fin, eso que suele pasar...


Bajamos y comprobamos que, efectivamente, no da nada nuevo. Fotos y comentarios, anotaciones de bichos e hierbajos, "espeleotemas" (llámese, en este caso, granulaciones en alguna pared...). En fin, para arriba y arreando a la otra.

Sima de la Umbría del Puntal II o del Mulo

En este caso la sima se abre en un área terrosa, forma un embudo hasta alcanzar la "roca" a algo menos de 2 m bajo el nivel de superficie. Todo lo que tocas en ese embudo, por fortuna tierra y gravilla suelta, va para abajo sobre el que esté allí... agradable perspectiva y resignación ante la inevitable entrada de tierra y chinitas por el cuello del mono, porque el pozo, ya en la vertical, es estrechito.
Interesante mencionar que se tiene constancia de la apertura de esta cavidad en el año 2000. Viendo la boca, posiblemente antes era uno de esos muchos hundimientos que hay en el terreno, hasta que su fondo se abrió tragándose parte de la tierra y piedras acumuladas allí.
Recurrimos aquí a una triangulación... bastante rato pensando como hacerlo con una cuerda... que si con un extremo y luego el otro, que si en doble un tramo... al final lo conseguimos y fue efectivo, aunque la pinta de la instalación de cabecera es "algo rara".

Baja Luis en primer lugar, hay que pasar entre un tronco empotrado en la boca y la pared... la cosa promete, estrechito y algo incómodo. Al rato da el libre, se oculta como puede en un lateral del fondo, donde se ensancha un poco la sima, y allá vamos.


Diremos de esta sima que posee uno de los pozos más sucios y guarros que hemos visto por la zona... no se ve la roca, todo es una masa de barro y humus pegado a las paredes, donde resbalas mucho... ni que decir tiene cómo salimos de allí, me refiero a los monos, y los cascos que al subir y tocar las paredes, por lo estrecho, hacían de excavadora e iban acumulando masas de barrute del bueno, y el pelo, la saca... y la cuerda, la cuerda no ha habido manera de dejarla limpia del todo, imaginamos que a base de cepillados volverá a lo que era, pero ya veremos.

En fin, fotos, notas, cuaderno sucio también... arriba con todo y a pasar el paso del tronco empotrado, que resulta que se sale mejor que se entra gracias al Pantin.
Trabajo acabado en estas dos, viendo la hora cercana ya a mediodía, decidimos comer antes de atacar otra cosa, que sería la sima del Puntal, también cercana.



Sima del Puntal

Esta sima es clásica, figura en el catálogo de cavidades de Guadalajara, donde sólo se anota "Se encuentra al E. de Villanueva de A. y cercana a la caretera de Poveda de la Sierra. Un único pozo de 25 m. de profundidad", y la referencia bibliográfica es del clásico trabajo de ETSII para la zona (en el número 2 de Jumar, año 1978). Viendo esa publicación, se entiende que la información procedía de los archivos de EPE-ETSII, y comentaban que era básicamente un pozo de 25 m de profundidad, pero no se menciona la topografía ni existencia de plano.
Alguien la trabajó años depués, es evidente, quizá el mismo Fernando Henche, dado que anduvo por ese entorno viendo unas y otras simas, si bien no se anota nada al respecto en los archivos de Abismo. Pero la presencia de dos parabolt M10, igualitos a los utilizados en la cercana sima del Alto del Puntal II, sugiere que pudo reequiparla durante aquellos trabajos.
Montamos a esos parabolt, aunque hemos de decir que los espárragos salen mucho de la roca (malo, malo...), y abajo. 
El pozo, que nos arroja una medida de 27 m, es algo inclinado (80º) y restrecho (2 x 1 m grosso modo) y consistente en una serie de repisas a cual más pedregosa y sucia... echamos abajo mientras montábamos como dos o tres sacos de cantos para evitar apedrear a los compañeros de abajo.

A unos 15 m se amplía en un pozo mucho más grande, de casi 5 o 6 m de diámetro, y se descuelga ya completamente vertical hasta su fondo desde la última repisa.
En esa última repisa hay un roce importante y localizamos el spit que originalmente lo subsanaba, hoy inservible por su deterioro, el tornillo no entra... pero habíamos observado que en la repisa, al limpiarla de piedras, las que se colaban por un agujerillo del suelo también caían... metiendo un trozo de cuerda sale por debajo, y tras revisar debajo que no hubiera algún vivo o arista cortante que ofreciera peligro, montamos un anillo en doble y desde allí abajo ya sin problemas.

Bueno, visto el fondo la sima no acaba allí exactamente, a -27 según nuestras medidas, sino que se prolonga unos tres metros más en un conducto paralelo al que se accede a través de una angosta ventana (pero vamos, que pasé yo y con el arnés puesto), y luego ya se hace impenetrable en grietas descendentes y con suelo de casquijo y cantos.



Fotos, mediciones de aquí y allá, rumbos, clino.... saliendo y desmontando, y nueva topo para esta simita clásica que no tenía. A nosotros nos han salido algo más de 29 m de profundidad, ahí dejo la topo por si queréis verla.



Sima de Cerro Sima III

Bueno, ese es el nombre que le hemos dejado, por concordancia con las otras dos ñapas cercanas, sin ánimo de menosprecio, que su interés tienen como todas, pobrecicas.
Esta era la última encontrada, ABI095, y se sitúa en el territorio de las Tres Marías, un área tan clásica que es raro que ya no estuviera explorada... pero en cualquier caso, ahí estaba y había que explorar y documentar.
Ya algo tarde, menos luz, de árbol desvío a otro y abajo, me toca el primero. La entrada estrecha y el fondo a la vista, inicio el descenso y nada más entrar me detengo... toda la entrada son bloques clavados lateralmente, y especialmente una laja de tamaño descomunal que casi rozas al entrar, incluso te apoyas, sin percatarte desde arriba de que está casi en el aire, aunque no se mueve así como así (a patadas la tuve con ella...), pero bajas mirando arriba y cuidando que la cuerda no roce esos bloques por si acaso... que son bien hermosos, y el canto en cuestión parece que se te va a tirar encima en cualquier momento...

Abajo, unos 5 m, una ojeada rápida, un conductito lateral sin más... aviso al compañero (Luis) de lo que hay, no merece la pena que baje. Fotos, medidas para dejar el tema hecho (ahí dejo la topo), y arriba con cuidadito de ni mirar  el "bloque" de Damocles.


Bueno, como veis, calabazas en esta última, que no tenía indicios de exploración previa. En fin, por lo menos ahí la tenéis y en breve colgaremos su ficha , y las de las demás, en la web de Abismo.


Nos hizo buen día, Luis cogió alguna seta (unos nízcalos de esos que echan sangre), nos lo pasamos bien... todo lo necesario. Y seguimos, seguimos...

Javier Rejos

3 comentarios:

  1. Gran trabajo se está haciendo en esta zona de exploración y poco a poco se van reconociendo esas antiguas símas que otros grupos exploraron tiempos atrás.
    En estos 4 años ya se llevan muchísimas simas descubiertas por parte de Abismo. Esperemos encontrar muchas más en los próximos meses.
    Buen trabajo compañeros.....

    ResponderEliminar
  2. Cuando subes un pozo, la cuerda te hace girar a donde ella quiere llevarte.
    Precisamente a Luis le giro para llevarle justo a la posición perfecta para darse un buen golpe en la espalda contra el único saliente que hay.
    Oye, qué lista es la cuerda.....

    Paco Cuesta

    ResponderEliminar
  3. Qué típico el coscorrón ("cascazo") en saliente, hombro o espalda... es verdad.

    ResponderEliminar