miércoles, 25 de septiembre de 2019

La Covacha de las Grajas, Hundido de Armallones

La Covacha de las Grajas, Alto Tajo
(Hundido de Armallones, Guadalajara).
¡Cómo corre el tiempo!. Ya a finales de agosto, montón de semanas desde la última actividad... mucho tiempo ahí medio parado, pero parece que ya puedo moverme algo.

Tras echarme el anzuelo un amigo, pescador entre otras muchas cosas, y la consecuente picada por mi parte, el día 23 nos vamos a hacer un poco de turismo por el Alto Tajo, concretamente al entorno de Armallones, por allá donde llaman "El Hundido".

Nos juntaríamos cuatro aventureros para pasar el día, Encarna, Granada, David y yo, todos amigos de andar por el monte, a setas, a cantos o a lo que sea.
Además de pasear, ver cantos y riscos, buitres, hierbajos y árbol
es de diversos tipos (de estos últimos, muchos), decidimos intentar visitar una cueva que hay por ahí, en los cantiles que dan vista al Tajo.
Se trata de lo que es conocido como "Covacha de las Grajas", sugerente nombre.
En Armallones preguntamos a un anciano que nos ilustra sobre cómo llegar, y también nos comenta de otros agujeruchos por ahí, pero a saber...
Lo mejor es subir por un camino hasta los llanos sobre el valle del Tajo, y desde allí buscar por dónde bajar al sitio donde suponemos tiene que estar. No tenemos muy claro si llegaremos, pero bueno, ahí vamos.

Armallones, vista de la iglesia
Así, nos arreamos primero por un pistarro y luego un caminucho de cabras, y alcanzamos el escarpe sobre el valle del río, donde las vistas son impresionantes. Estamos cerca del vértice llamado Llano.

El Hundido desde arriba, buenas vistas
Desde aquí bordeamos por una "senda" todos los escarpes hacia el Barranco del Molino hasta situarnos más o menos sobre el abrigo que debe ser la cueva, pero para descender deberemos continuar bordeando al menos otros 500 m, y retroceder por debajo. No hay manera de bajar, estos cantiles y escarpes son una barrera infranqueable.

Escarpes que deberemos bordear

Ese entrante entre la vegetación parece ser...
Finalmente, atravesando vegetación y tras un sube-baja por la ladera, llegamos a la entrada del covacho, donde hay un buen montón de bloques de gran tamaño. Se trata de un abrigo, considerable en dimensiones, se aprecia que entra bastante en la ladera, pero hay luz hasta el fondo.

Entrada en un lateral, grandes bloques
Efectivamente, se trata de un gigantesco abrigo de planta más o menos circular, que penetra bajo la cornisa rocosa casi 30 o 40 m, y posee más o menos ese diámetro, es decir, es bastante espectacular. Las alturas oscilan entre unos 4 m en la entrada (zona llena de grandes bloques) y los 10 m hacia el fondo, debiendo descender un poco para alcanzar la zona más profunda.

Vista del interior y entrada, desde el fondo
Fue usado para guardar ganado, creemos, pues contine abundante mantillo, aunques un sedimento pulverulento, no se ven excrementos ni placas de estiércol... parece tener muchísimo tiempo, y en la entrada, la parte por la que entraría el ganado, no hay restos de construcción. Puede que se cerrara con arbustos o maderas.
Posee algunos espeleotemas en forma de coladas más o menos fosilizadas, en paredes y en ciertos puntos el suelo. Hay alguna gotera y pequeños sitios húmedos por eso mismo. Los techos tienen tambén alguna pequeña estalactita, nada espectacular.
Destaca una gran estalagmita hacia el centro del abrigo, fósil ya, pero muy singular y característica por sus dimensiones, especialmente cuando la miramos por detrás.

Vista de la gran estalagmita (foto mala...)
Y nada más, tomamos unas cuantas fotografías (malísimas en general, por cierto), de ese tipo folklórico-familiar y alguna otra de otro tipo, por llevarnos algún recuerdo.
Acabada la visita, nos volvemos para dirigirnos al Tajo, ya abajo, donde nos comimos las tortillas y pasamos el resto del día zascandileando y disfrutando de los bonitos paisajes que ofrece el lugar.

Una plantita todavía florecida...

El Tajo en El Hundido, aguas frías
Un buen día de campo en inmejorable compañía.
F. Javier Rejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario