Visita a Vallina 14 a 16 Mayo MIGUEL A. DIEGO

❤                                                               CANTABRIA

Participantes: Sergio, Juanma, Carmen, Irene, Rafa, Toño , Miguel y nos acompaña desde fuera Jose Luis ,que de momento no ha podido hacer el curso con Abismo.

Después de mucho tiempo de confinamiento perimetral y con muchas ganas de poder salir a hacer cuevas en Cantabria, se levantan las restricciones de movilidad y tardamos poco en proponer hacer una salida, que en este caso fue la travesía Vallina-Nospotentra.

Decidimos pasar el fin de semana en el albergue de Soba, por las buenas referencias que tenemos de otras veces, la verdad es que yo era la primera vez que estaba en el albergue y en mi opinión fue de 10.


Subimos en 3 coches y salimos en diferentes horas por temas de trabajo y organización, llegamos Rafa, Toño y Miguel los primeros, sobre las diez y media, empezamos a descargar y a organizar un poco el equipaje y las sacas en lo que llegaban el resto de compañeros que no tardaron mucho en llegar.

Una vez nos juntamos todos organizamos el equipo, picamos algo de cenar y revisamos las topos para tener claro cómo llegar hasta la sala Pin y adentrarnos un poco en el entramado de galerías del sistema Vallina, revisando la topo hubo un nombre que encontramos que nos hizo mucha gracia y nos echamos unas risas “The Nipple Freezer” la cual tiene una traducción curiosa al Español, jeje.

Al  día siguiente nos despertamos sobre las ocho, dejamos el material preparado y a las nueve vino Cristina a hacernos un fabuloso desayuno, con tostadas, mantequilla, tomate... En fin una delicia. Cogimos fuerzas y nos dispusimos a coger los coches para ir a la entrada de Vallina.

Una vez allí, nos preparamos con los monos, la cacharrería y las sacas, ya cargados con todo lo necesario realizamos la aproximación a la boca de la cueva, nos costó un poco ya que la referencia de la alcantarilla no estaba muy clara, pero tardamos poco en encontrarla.

ENTRADA A VALLINA



Una vez llegamos al sifón de la entrada pasamos y Rafa se puso a instalar el primer pozo de 10, yo ya había realizado la travesía hace 8 o 9 años y tenia vagos recuerdos, cuando baje el pozo y vi la sala y la galería Vallina después de pasar el sifón te das cuenta de lo increíble que son las cuevas y lo grandes que son por dentro, normalmente la gente piensa que es todo estrecho, húmedo y con barro y menos mal que no es así… jeje

Avanzamos por la galería Vallina buscando los pozos de 12 y 18 para acceder a las galerías inferiores,  en Glitter Run nos desviamos un poco buscándolos y encontramos el de 25, posteriormente encontramos los pozos P12 y P18, bajamos y nos tomamos un pequeño respiro mientras terminaban de bajar el resto de compañeros y se recuperaban las cuerdas.


Encontramos una salita pequeña antes de meternos en la galería de la Union que nos llamo la atención y nos hicimos unas fotos de rigor, continuamos por la galería buscando el pozo de 13 que une con las galerías de salida hacia Nospotentra y que pincha en el sistema, por donde queríamos ir a la sala Pin.
Antes de bajar el P13, mientras esperábamos que instalaran los compañeros nos llamo la atención un ratón que se encontraba en el suelo de la sala, como habría llegado hasta allí…
LO TENEMOS CLARO



Una vez habíamos bajado todos el P13 hicimos una pequeña parada, consultar la topo y adentrarnos en el sistema Vallina, llegamos hasta la formación The Dragon, nos llamo mucho la atención ya que es una fiel referencia de su nombre, nos hicimos foto del grupo con el Dragon y continuamos.



DRAGON NOMBRE QUE LE VIENE AL PELO




En este punto Rafa decidió explorar una zona que aparecía con “ ? ” Sergio, Juanma, Irene y Carmen continuaron y Rafa se encontró un poco más adelante con ellos, Toño estaba al final del grupo esperando a Rafa por si volvía hacia atrás, una vez conecto con los compañeros nos dimos el aviso y Toño decidió seguir los pasos de Rafa, Carmen y yo continuamos unos metros adentrándonos en una zona un poco laberíntica antes de dar a La masa.

Toño al no verlo claro decidió volver a The Dragon y nos veía a lo lejos, pero en la zona laberíntica, nos perdió el rastro y se quedo en la última posición que nos había visto.
Nosotros llegamos a la masa y estuvimos haciendo algún comentario gracioso con el nombre y riéndonos, Carmen enseguida se dio cuenta de que faltaba Toño y Rafa decidió volver sobre nuestros pasos encontrándose con el enseguida. Es increíble en una cueva en cuando das dos curvas ya no se ve ni se oye nada.
Toño abandonado a su suerte


Ya una vez todos juntos continuamos por el meandro, agradecer a Toño la cuerda que nos instalo al natural en el C3 del meandro para ayudarnos a subir en la vuelta.
Una vez llegamos a The Canyon nos encontramos instalada una tirolina que había para cruzar material, nos resulto de gran ayuda para pasar las sacas.



tirolina con cordino auxiliar para tirar del material
gran idea


Una vez habíamos pasado The canyon llegamos a The Road Galery, hay que decir que cuando llegas a galerías de este tipo tan grandes y cómodas es un lujo, lo bien que se andan y lo bonitas que son, aprovechamos la potencia de nuestros frontales para verlas y disfrutar de ella.

Continuamos por The Road Galery  girar y conectar con la Avinguda de la Sorra, hasta llegar a la sala Pin donde ya por la hora que era casi las cuatro de la tarde, decidimos hacer la parada para comer.
Repusimos fuerzas y divagamos sobre que continuar haciendo, por las horas que llevábamos era tarde para liarnos mucho, por el tema Covid19 teníamos restricciones de horarios en hostelería para poder cenar, asique decidimos continuar hacia FN Junction, Juanma se ayudo de Sergio a subir un pequeño resalte y investigo una zona estrecha que decía que parece que continuaba. 


Sergio y Rafa se animaron a investigar y efectivamente por ahí continuaba, posteriormente Carmen e Irene se decidieron a seguirles y Toño y yo nos quedamos esperando fuera, ya que era una zona un poco complicada de seguir y estábamos ya cansados.

Los aventureros que se adentraron a seguir fueron recompensados con una sala muy bonita de formaciones vírgenes en la cual se estuvieron haciendo las fotos de rigor. 








Una vez volvieron los compañeros decidimos desandar lo andado y emprender la salida del sistema y dirigirnos a Nospotentra, cabe destacar que avanzamos a buen paso por que por la hora que llevábamos calculábamos que saldríamos sobre las ocho y media y entre que hacíamos la aproximación al coche y nos desplazábamos a cenar, corríamos el riesgo que por las restricciones covid19 en la hostelería no pudieran atendernos.


Una vez salimos por Nospotentra el día había cambiado y caía esa típica lluvia cántabra que hace que todo esté tan verde, jeje lo que aquí conocemos como calabobos.



Emprendimos la subida por los prados hacia el coche, Sergio y Juanma vieron dos mastines que se encontraban en la finca, por lo que fuimos atentos por si aparecían, ya que estos perros son muy territoriales y no estaban atados, no tuvimos ningún problema hasta llegar al coche, pero subimos con buen paso.
Una vez nos quitamos todos los cacharros y nos cambiamos nos dispusimos a ir a cenar a algún bar de Arredondo. Eran ya las diez de la noche y paramos en uno que había bastante ambiente en la puerta, preguntamos que si nos hacían unos bocadillos y la jefa muy seca y cortante nos dijo que no porque tenía que cerrar a las diez y media por el tema Covid19 , cabe destacar que en ese momento estaba poniendo cubatas a los que se encontraba en el bar, lo cual no nos pareció un trato correcto, seguro que si le hubiéramos pedido cubatas si nos había atendido.

Ya de camino al albergue pasamos por el Hostal de Marga(Coventosa)la cual nos atendió fenomenal, nos suministro de zumo de cebada, una botella de orujo y nos preparo unas raciones de rabas y croquetas para llevar, entre lo que le habíamos comprado a Marga, tortilla y restos que teníamos de comida en el albergue tuvimos más que suficiente para todos.

                                       Mil gracias por el buen trato recibido Marga

Estuvimos de charleta hasta las dos de la mañana contando anécdotas de la cueva y otras batallas, cuál sería la siguiente, que a Toño hay que andar con ojo con el que se nos pierde… el CovidA en las Cuevas.. jaja los presentes saben a qué me refiero.. 

Al día siguiente nos levantamos ya mas tranquilamente que el día anterior y a las nueve nos dieron de desayunar Cristina y Dudu que son muy majos, estuvimos hablando con ellos un buen rato hasta que decidimos marchar.
No acercamos a Socueva a ver una nueva Ferrata que habían instalado y con idea de otro día que subamos hacerla, también nos pasamos por el mirador de Gandara que yo no lo conocía y me gusto mucho.

Ya a la vuelta y por la hora paramos en Villarcayo que parece que siempre están en fiestas porque siempre están los bares llenos, comimos en el bar el Casino un menú del día, la verdad que muy bien en cuanto a calidad precio “Volveremos”.

Y hasta aquí un fin de semana estupendo con la mejor compañía posible, agradeceros a todos por esos momentos que pasamos en las cuevas y fuera de ellas. 

Crónica de  Miguel



fotos de Carmen H.



 







































                                    

Comentarios

  1. Buena crónica Miguel ¿Qué te ha parecido Abismo tras estos años fuera?

    ResponderEliminar
  2. Buena crónica Miguel!!
    Volveremos a Vallina muy pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario