miércoles, 28 de marzo de 2012

Crónica de la salida conjunta con espeleominas a Soria

El fin de semana del 2 al 4 de marzo de 2012 nos fuimos a Soria, a hacer cuevas con nuestros amigos "mineros". El pasado puente de noviembre, en nuestra zona de exploración Alfonso y Bruno del club espeleominas nos invitaron a su "territorio". Al final hemos podido ir a una zona que muchos del Abismo querían conocer. Otros hacia "siglos" que no iban. En un principio íbamos a ser una tropa, al final fuimos 6: Paco Cuesta, Luis, Ángel, Diana, Manu y Toño.
El viernes fuimos llegando con cuentagotas. Cenamos un poco cada uno a su aire, en el estupendo albergue y organizamos los grupos para el día siguiente, al final decidimos hacer 3 simas el sábado y el domingo ya se vería. las simas elegidas fueron: MZ.21, Las Tainas y Portillo.
Los del Abismo nos repartimos entre Tainas y MZ26
El sábado poco madrugón hubo. Ángel y Diana llegaron desde Madrid del tirón y esperaban, a las nueve encontrarse a todo el mundo en medio de la voragine... nada más lejos de la realidad. El viernes los que antes se acostaron lo hicieron a las 3, el aguardiente de Quique, las cervezas... todo había caído la noche anterior. Por la mañana algún espeleólogo demacrado deambulaba de la cama al baño cuando aparecieron Ángel y Diana.
Bueno, después de muchos esfuerzos la tropa se puso en camino. Nos repartimos a las simas propuestas. Los del abismo entre Tainas y MZ.
SIMA DE LAS TAINAS
En las Tainas entramos Luis, Manu y Diana del Abismo y Fernando de espeleominas. Los mineros, que ya tenían la sima archiconocida, nos cedieron el honor de instalarla y desinstalarla. Luis la instaló, con la atenta mirada de Fernando que le fue diciendo por donde iba más o menos lo más asequible de la instalación. Ya abajo disfrutamos de un pequeño recorrido por la parte horizontal. La instalación la hicimos con una buena tirada de 40 m, lo que luego pudimos sudar en la subida. Sin más contratiempos Manu desinstaló y nos volvimos al refugio.
SIMA MZ-21
A las 11 de la mañana y después de dar un par de vueltas por la planicie de Matarrubia, llegamos a la Sima MZ-21.

Participantes: Alfonso y Quique de Espeleominas, Ángel, Toño y Cuesta de Abismo.
Instaló Alfonso un pasamanos que te acerca a la vertical del primer pozo de 27 que está fraccionado más o menos a la mitad. La roca que forma este pozo está muy suelta y pueden desprenderse piedras con mucha facilidad. Antes de llegar al final de este pozo, hay una repisa que nos da acceso al segundo pozo (aquí tuve problemas con la iluminación, Ángel me dejó una linterna de repuesto).

El segundo pozo es de 38 metros con varios fraccionamientos y en la base de este se llega a las galerías horizontales que en total dan un desarrollo de 106 metros.
Son galerías estrechas y con mucho barro. En la sala del Bloque hay numerosas formaciones.
Fotografiamos los espeleotemas de esta sala y volvimos sobre nuestros pasos parando a comer antes de empezar la subida.
Desinstalo Toño. Hay que mencionar que en uno de los fraccionamientos que se encontraba en una colada, el spit giraba y tuvo que quitarlo entero. Ya habíamos comentado que no estaba ni en un lugar apropiado ni en buenas condiciones ese spit.

Salimos aún de día a las 17:30.
Una sima para visitar y para ver la sala del Bloque, eso sí, llevando la bolsa de burilar para instalar ese fraccionamiento del segundo pozo. Es sencilla de equipar aunque no la conozcas. Solo hay que estar pendiente en el pozo de entrada de no bajar hasta el fondo, pues 14 metros antes de su final esta la repisa que da acceso al segundo pozo. 
EN EL ALBERGUE
Allí empezó dueña del albergue a prepararnos las brasas de una estupenda barbacoa. Como los de la sima del Portillo todos de espeleominas y del GCT no venían, nos preocupamos. Al final nada grave, se habían topado con otro grupo allí y se hizo tapón.
Dimos buena cuenta de la barbacoa. Sobremesa espeleológica con pases de fotos de otras cuevas y al sobre.
El domingo amaneció un desangelado día lluvioso, así que los Abismeros nos volvimos a media mañana, dejando un perolo con garnazos entero para que dieran cuenta los mineros.
Paco Cuesta y Luis Jordá