jueves, 4 de febrero de 2016

La experiencia es un grado/Pata de Pollo/Carretera Cerro Sima

Como ya es sabido por la tropa de abismo, contamos en el club con un “presi “muy inquieto y no hace otra cosa que sacarnos al campo a trabajar.
Y para más “Inri”el tío te avisa de hoy para mañana pero claro está, no quiero que me mal-interpretéis,  nos hace falta poco acicate para echar los trastos y la zampa a una saca y salir corriendo a patear zona, buscar conejeras,  agujeros sopladores o lo que sea.
Pues bien estos dos últimos domingos “nos ha liado” y  bajo su mando nos llevó a la zona Peviza, que ya todos sabéis donde está.

El domingo 24 enero quedamos con J. Canfran en km 103 sobre las 10 y Javi y yo en Guada a las 8 con todo listo marchamos para Peviza.
Javi había quedado con MªBelen, curiosa por saber qué es esto de Abismo, en el refugio La Zapatilla, todos puntuales nos reunimos allí sobre las 11.

Tras las presentaciones de rigor,  nos sorprende Belén que tiene en el tintero algunos avistamientos de “posibilidades” a las cuales nos enseña a llegar .Tras comprobar que alguna de estas ya están en la base de datos de Javi anotamos las que nos son desconocidas.


Ahora a comer, y para bajar el bocata y demás delicatessen, a patear zona.

Línea arriba, línea abajo, otra vez más arriba y otra vez mas, abajo y así hasta encontrar otra posibilidad más. Satisfechos de haber cubierto otra parte de  sector y ya pensando en volver a casa Belén nos conduce hacia otra cavidad, esta vez se trata de un túnel o galería antiaérea probablemente de nuestra guerra civil que sorprendentemente está bastante bien conservada de la cual no sabíamos nada.
En fin buscando buscando aun en el siglo XXI aparecen cosas nuevas.
Domingo 31 enero
Eta vez es Canfran el que nos compromete y claro de nuevo, tras coaccionarnos, no tuvimos más remedio que ir a Peviza.
Con un objetivo claro: recopilar datos geotopográficos de la llamada sima Pata de Pollo cuyo nombre hemos de agradecer a Manuel Fernández “EL MANU”; y a otro agujero al que Javi ha otorgado el nombre Carretera-Cerro sima.
8:00 h. Un domingo de enero con algo de frío cargamos trastos, herramientas etc., a las 10 nos espera Canfran en km 103, mismos protagonistas Belén inclusive que de nuevo nos espera en La Sima de Alcorón pero esta vez anda escasa de tiempo y pronto nos deja, lástima pero ya habrá otras ocasiones.
Ahora “a currar” hechas las sacas y con el geoposicionador en mano emprendemos los escasos metros que separan el vehículo de la Pata de Pollo, tiramos los trastos por ahí y estudiamos el terreno.

Como Canfrán es el culpable de mi penuria le encasqueto el dudoso placer de maquinar todo el tinglado.

El pobre…..ha llegado muy tocado esta mañana, un parasito intestinal le tiene muy mermado físicamente pero aun así se recompone después de evacuar vía esófago-bucal varias veces.

Le surgen todas las dudas que a los espeleólogos les preocupan al acometer el trabajo por primera vez en una sima sin nada de instalación.

Canfran: ¿será buena esta roca?,
Nosotros: Pues martillea con ganas y mira si “canta “la piedra
¿será idóneo este sitio?
Comprueba la vertical y si no roza.
Canfran: ¿Qué hierro le pongo?
Prueba los multimonti
Canfran: ¿pero…son seguros?
 ¡no sabemos los utilizaremos hoy por 1ª vez!

¡Y dejo de preguntar el jodio!…..ya le pasamos la percutora y se dispuso a trabajar. La verdad es que sí que están probados los tornillos esos, pero eso él no lo sabía. Sólo nos hizo falta una cabecera con 2 chapas y un reaseguro al pino más gordo que había cerca y para abajo, la cabecera funciono perfectamente y sin roces bajamos los tres a medir, fotografiar e inspeccionar las tres puntas de la Pata de Pollo pero no hay más.


Ahora es Javi el que trabaja: disto, clino y brújula, cuaderno y cámara, como el hombre orquesta, yo me lo guiso, yo me lo como rápidamente toma consciencia de la sima, rumbo, rampa, volumen… ya está por fin terminado el hoyo, no es muy espectacular pero hay que documentarlo y Javi se saca una espinita. Recogemos y a otra.


Carretera-Cerro Sima
Esta encontrada por Javi sí que esta sin tocar por ningún grupo que sepamos .Una bonita entrada no muy grande engalanada con musgos.

La táctica es la misma que en la anterior, le encasqueto la instalación a Canfrán que ya tiene menos dudas. Elegimos un pino muy gordo y sano para empezar, anillo de cuerda y reaseguro directo forman un doble seguro de aproximación a la entrada

Y aquí martillo en mano Jesús busca el mejor material para perforar, 20 minutos después se decide, estas cosas hay que hacerlas con calma, pues solo hay una oportunidad y es para siempre.
Ahora la percutora y los multimonti dos anclajes serán suficiente intentamos no despellejar mucho la alfombra de musgo que aunque este se regenerará tardara algún tiempo en volver a su ser.




De la cabecera se desciende hasta abajo sin problemas sobre los derrubios, un pequeño paso para Canfrán pero un gran paso para Abismo, unos minutos más y le preguntamos:


¿Tiraaaaa?
Y escuchamos
¡Tira, tira, hay que bajar¡
Ilusionados esperamos el ¡libre! Y bajamos rápidamente y si, tira,tira,la rampa de derrubios se bifurca en dos y una ventana lateral se asoma a una pequeña sala, Jesús comienza a perforar de nuevo un fraccionamiento para seguir bajando por la rampa que esta embarrada y no se fía, Javi consigue superar la ventana y entra en la sala un vistazo y no parece llevar a ningún sitio, me pide los aperos de medir y se pone a topografiar y fotografiar,
 Canfran termina y baja unos metros más, las paredes de la rampa son formaciones coraliformes y con infinidad de salientes propensos a buscar donde engancharse sobre nuestros arneses y demás, de hecho unos cordinos que tenía Jesús le inmovilizaron momentáneamente hasta que accedí para desengancharle. Entretanto Javi termina la sala viene con nosotros.


Al fondo de la rampa una gatera que si bien no es muy estrecha presenta más salientes que la rampa y Jesús decide quitarse todo el material para echar un vistazo; pasa el diafragma de entrada comprobando lo deteriorado del tramo que dicho sea de paso no inspira confianza ninguna, dos metros más adelante otro estrecho parece desfondarse y Jesús no quiere entrar de cara y vuelve pero ya sí que le da mala espina el primer tramo y me convence para que le releve. Tras entrar yo y hacer lo mismo que él yo tampoco termino el tramo e instamos a Javi a que valore el paso y decida. Y amigo la experiencia es un grado, Javi observa de cara el tramo y considera que es mejor entrar primero por los pies y consigue terminar el tramo, pero al bajar los pies y tocar el firme un coral le atrapa el cordón de su bota y le cuesta girarse, contorsiona un poco el torso forcejea y se suelta, confirma que no hay peligro y le sigo.

 Pero yo, cabezón de mi voy de cara con las cosas de Javi y al dárselas se me cayeron; Canfran se queda al otro lado “porsiaca”.

Recuperamos todo y Javi se puso a trabajar, corales de piedra por todas partes y conductillos que no se sabe dónde irán; otro paso vislumbra una sala contigua pero un gran bloque obtura el paso que intentamos forzar sin éxito, en fin otra vez será.

 Bueno y hasta aquí puedo leer.
 Si os cuento más tendría que mataros y eso es mucho trabajo, la próxima vez os venís y ya si eso seguimos avanzando.
Toño Herrera

4 comentarios:

  1. Buena crónica. Me alegro ver que seguís duro con la zona. Ya queda menos para que salga la de 200. Jeje

    ResponderEliminar
  2. Canfran como sigas trabajando en la zona con Javi y Toño, vas a terminar siendo un gran instalador. No veas lo que se aprende instalando cuevas por las que nadie antes ha pasado. A seguir así.....

    ResponderEliminar
  3. Qué chulo el día, a ver si me apunto a la próxima!!

    ResponderEliminar
  4. Qué chulo el día, a ver si me apunto a la próxima!!

    ResponderEliminar