domingo, 14 de febrero de 2016

Prácticas en barranco de Viana

Sábado 6 Febrero 2016

S.Estríngana con muchas ganas de aprender me propuso hacer unas prácticas en el barrancazo y por supuesto acepte ante el gran interés mostrado por él, por lo que quedamos el viernes para preparar lo necesario. La idea era montar toda la cuerda que pudiéramos y así aprender a instalar y refrescar lo aprendido para así ser mas autónomos en las distintas actividades que nos esperan.
Sábado 9:00, cargamos trastos y para el barrancazo, no tenemos prisa pues como solo somos 2 sabemos que tendremos tiempo de sobra para hacer todo lo previsto, marchamos a Viana, café en 103 incluido llegamos sobre 10:30El viejo “fordfi” consiguió subir a duras penas hasta las tainas cargado hasta las trancas y comenzamos a equiparnos.
Como todo aprendizaje requiere, siempre se empieza por lo más básico, en nuestro caso a “ensacar “ la cuerda y organizar el material.
Y ya sin más dilación vamos a lo que vinimos, a currar, Sergio que ya ha  colaborado en cursos anteriores como monitor y ya había montado vías verticales con supervisión y desinstalar simas en salidas reales me comenta que lo que quiere hacer es practicar con los pasamanos.
Y es en esto en lo que enfatizamos todo el día.
Paso a paso fuimos montando la totalidad del pasamano principal con la salvedad de la pausa para comer.

Ahora Sergio tiene que montar una vía directa de bajada con la técnica en travesía para recuperar la cuerda en doble y así no tener que retroceder todo el pasamano.
Sobre las 12 llegan varios compañeros escaladores que trabajan vías en la misma zona que nosotros pero no interferimos unos con otros y todos contentos.
Tras la comida un cigarrito y al tajo pero como los mosquetones se nos terminan optamos por desmontar parte de pasamanos para seguir trabajando.
De nuevo se hace necesario poner una vía de descenso directa para abandonar el pasamano ya que no llega al comienzo y Sergio se encarga de ello.
El día transcurre con amenaza de lluvia y vientos racheados pero en general sin penurias y nos cunde bastante. Ya satisfechos desmontamos todo entre los dos, hacia las 17:30, recogemos todo y asistimos como público a ver los “pegues” de los escaladores.
Salvo algún mosquetón sin cerrar que otro, en general Sergio lo tiene bastante claro y me demuestra así que su interés por aprender le servirá para progresar rápidamente en esto de poner cuerdas.

Saludos a todos
Toño Herreras