martes, 23 de agosto de 2016

El Tornero

6 de Agosto de 2016
Tras la revalida del curso de iniciación en Cantabria en la que no pude estar, a Montse se le ocurrió llevarme a Cuivo y propuso esta cavidad al grupo de nuevos y demás abismeros pero parece que tuvieron bastante con el curso y nadie acudió a la convocatoria.
Como yo tenia tiempo libre, por fin, le propuse visitar la cueva de El Tornero, que sorprendente mente ella no conocía y nos fuimos para allá.


Este sitio me encanta, el rio Hoz Seca ,hace honor a su nombre y en verano no lleva caudal a penas, salvo algunas “tablas de agua casi estancada” y las enormes paredes que le sirven de cauce forman un paisaje abrupto y salvaje.
Ya llegar hasta el mirador en turismo es una aventura, pero nada que no se pueda hacer con un Ford fiesta, y comprobamos que no somos los únicos.


La ruta desde Checa tiene además una pequeña sorpresa en forma de manadero la fuente de Aguaspeña, parada obligatoria y que si se tiene un rato remontando el pequeño barranco te sorprenderá de verdad.

Y para no faltar a mi tradición y gracias a la memoria de pez que tengo y mis “nodotes”de orientación no encuentro la senda para bajar y acabamos bajando a la tremenda en plan comando.


Dos horas nos costó un trayecto que se hace en 40 minutos, pero la gracia no esta en el destino, que también, sino en el viaje.


Resultó otra aventura más culebreando los meandros del cauce en donde nos refrescamos los pies y descubrimos a grandes herbívoros que llegan a abrevar hasta aquí.


Tras remontar el rio a veces por la orilla ,a veces por dentro encontramos ,no sin dudas, la enorme entrada de la cueva ,que si bien es considerable se hace casi invisible desde abajo en el rio, gracias a Montse que confió en mi a pesar de mi incompetencia dimos con ello.
Y “en siendo” las 14:00 de la tarde y con la fresca brisa que sale del interior nos quitamos el hambre y la sed que conseguimos en la bajada.
Dos turistas llegan ahora y hablamos unos minutos, no me resisto y les pido una pequeña descripción de la senda que baja desde el mirador , no me gustaría tener que volver por el camino que vinimos.Gracias chicos.

Ahora para adentro.
No voy a entretenerme explicando paso a paso las virtudes de esta cueva de El Tornero ni describiros la topo, como si yo entendiera de esto, pero hay cosas curiosas que tengo que mencionar.
El agua, ¿que pasa en esta cueva con el agua?, la zona de galerías del sector Este están evidentemente con muy poco nivel de agua .El llamado sifón de la surgencia Maricarmen muy bajo ,al menos 5 metros por debajo de mi última visita, que dicho sea de paso fue un mes de Marzo en la cual no se podía acceder a gran parte de este sector.

Montse sobre el Maricarmen
Lógicamente era de esperar que la gran galería D5 no tuviese nada o casi nada de agua y animados por ello decidimos remontarla hasta el final si nuestras fuerzas nos acompañan.

Primer sifón D5
Pero desde la entrada me fijo en que al contrario de lo esperado hay mucha más agua de lo que cabria esperar todos o casi todos los puntos bajos presentan charcas de agua y en general muchísima humedad ,marmitas llenas muy chulas etc.
Mi sorpresa fue que poco antes de llegar a la bifurcación de la D5 y las galerías fósiles el agua ya no nos deja seguir.en un punto el agua tiene de 50 a 100 centímetros de profundidad y se aproxima mucho al techo, quizá se pueda vadear pero no podemos calcular que distancia hay que recorrer para salir a seco y decidimos no seguir.
Frustrados volvemos atrás .
Así nos lo encontramos

Bolsa sospechosa
2 zumitos, pan, barritas. etc pudriendose.











¡¡si alguien olvido esta bolsa de viandas en las galerias zona Este que no la busquen mas, que ya si eso las sacamos nosotros!!!
Hay que tener cuidadin compañeros.

Ya en el exterior retornamos al coche ,esta vez por el camino correcto,en 40 minutos estamos arriba .

Ahora hay que volver algo mas tarde quizá Septiembre esperando que se seque aún más el interior de la cavidad y llegar mas adelante.

He visitado ya El Tornero cuatro veces y ninguna ha sido igual, es como si fueran cuevas diferentes.
Gracias Montse por acompañarme .

Toño Herreras