lunes, 29 de agosto de 2016

Salida Inesperada (Mata Asnos)



20 de Agosto de 2016
PARTICIPANTES: Sergio Estringana, Toño Herreras, Rafa Coronado.

Después de trabajar en el turno de noche y sabiendo que tenía que volver el domingo a las 5.00 de la mañana, mi idea de hacer una cueva el sábado era prácticamente nula. Pero ahí estaba Sergio para picarme y encima con Mata Asnos. Toño esta en mi situación, curra el domingo, así que nos va a tocar madrugón para estar de vuelta en casa para cenar.

La pista que conduce al sumidero está en perfectas condiciones y dejamos el coche a unos 150 metros de la boca de la cavidad.
El arroyo Mata Asnos se encuentra completamente seco, pero aun así instalamos la rampa de acceso a la cavidad, pensando en hacer la salida más cómoda.

Son las 11:45 de la mañana, Sergio empieza con la instalación del pasamos en aéreo. Lo resuelve en poco tiempo no le resulta complejo y continúa con la instalación del pozo, la primera cabecera en volado nos coloca en una  repisa con una marmita y continua por una rampa hasta la base de la sala de entrada. 

Pasamanos de entrada
                                    
Comenzamos con el meandro y tras hacer pocos metros encontramos la primera dificultad, sortear la primera zona inundada. Hacemos una parada para colocarnos los escarpines, debemos evitar mojarnos hasta la cintura, pero es inevitable hacer los primeros pasos sin meter el pie hasta la rodilla.
Seguimos avanzando, encontrando zonas con maleza y troncos, algunos de hasta un metro de diámetro, algo que da que pensar, debe de ser bestial la fuerza y caudal del agua entrando por esta zona….
Continuamos resolviendo las dificultades de un meandro estrecho, resbaladizo y lleno de aristas, por el que vas progresando en oposición, unas veces por lo alto y otras pegado al agua, pero siempre evitando tener una caída a ese fondo, estrecho e inundado.

Avanzamos tumbados por un laminador en el techo del meandro hasta llegar al paso del estribo, la primera zona equipada con cuerdas fijas. Es un paso que no ofrece mucha dificultad, pero que requiere concentración. Puede resultar complejo en la salida si alguien regresa con agotamiento o con alguna dolencia. Una idea seria, la de realizar una nueva cabecera más alta o directamente al techo, evitando así el tener que sobrepasar la cabecera con el riesgo de tener una caída de Factor 2.

Pronto llegamos a las marmitas, seguimos encontrando la zona equipada con cuerdas fijas, pero esta vez encontramos un cambio. Lo que antes se resolvía con un pasamanos por la pared derecha, ahora es un pasamanos completamente aéreo que se encuentra justo por encima de las marmitas. Encontramos un fraccionamiento en volado en el cual debes de ayudarte de un pedal en fijo que queda a ras del agua. Hay que levantar el culo para no mojarnos, y progresar como si de una tirolina se tratara. El paso nos pareció muy divertido y nos echamos unas risas ayudándonos entre unos y otros. Eso sí, en un rinconcito de la cabeza estaba el “que no se salte el anclaje, que de aquí hay que salir nadando”.

Pasamanos aéreo Marmitas

En el borde de la gran marmita se encuentra la cabecera del pozo de 8m, es Toño quien se pone en cabeza instalando el P8 el P5 y seguidamente el bonito pozo de 20 metros. Las grandes coladas y paredes lavadas por la fuerza del agua, hacen de este pozo algo singular y diferente a lo que podemos ver en otras simas de la zona.

En este punto encontramos dos direcciones, la galería fósil, de amplias dimensiones y de suelo arenoso, y la galería activa, con zonas de bloques por la que discurre el rio. Elegimos la zona fósil para visitar primero, pensando en encontrar una zona más seca para comer. Algo que resulta imposible, de seco nada, hay mucha humedad, así que nos abrigamos y comemos rápidamente para no quedarnos fríos.

Nos dirigimos a la galería activa, y tras caminar unos metros llegamos al meandro de la espuma, cerca de esta zona encontramos bastante maleza, ramas, piñas, cientos de hojas de pino, todo empezando a descomponerse, algunos restos con algún tipo de hongo de aspecto suave, ramificado y de un color blanco impoluto. A partir de aquí, empezamos a notar la ausencia de oxígeno, no de forma preocupante, pero si notorio en cada esfuerzo.
A mi entender y de los que allí nos encontramos, posiblemente se deba a un aumento del CO2 en el proceso de descomposición de los restos orgánicos que abundaban por la galería.

Continuamos hasta llegar a una zona en donde un aporte de agua ha formado unos grandes Gours conocidos como las Tinajas. Es una zona muy bonita, los gours anaranjados están repletos de microgours por donde se precipita el agua, llenado uno tras otro. Una pequeña recompensa por llegar hasta allí.
Intentamos continuar pero encontramos más agua de lo habitual en estas fechas y a pocos metros la galería queda inundada impidiendo nuestro paso.

Microgours en las Tinajas
La vuelta la realizamos a buen paso, empiezo desinstalando el P20, Sergio el P5 y P8 y continuamos con relevos por todo el meandro con el fin de llevar buen ritmo y no desgastarnos mucho. Una vez fuera del meandro hacemos un paroncito a beber agua. Y decidimos, que a nadie le apetece desinstalar el pozo y pasamanos después de haber hecho el meandro…. Pero al momento todos estamos dispuestos a desinstalar, es lo bueno de ir con buenos compañeros.

Empieza Toño a subir por la cuerda y después Sergio que rápidamente da libre para no alargar mucho  el tiempo. Desístalo  las cabeceras y pronto empiezo con el pasamanos el cual no me parece complejo, los químicos hacen que sea muy cómoda la instalación y desinstalación. Ya solo queda recoger el pingajo de cuerda de la rampa de acceso y estamos fuera. Son las 20:00 horas, llevamos 8,15 horas de actividad, con poca comida y agua, así que llegamos a los coches y antes de recoger picamos y bebemos algo, que nos lo hemos ganado.


Un apunte más sobre algo que pudimos observar en la cavidad. Fue en nuestro paso por el meandro donde encontramos restos de vegetación y de maleza en los recovecos y techos de la cavidad. Ramas y hojas finas que demuestran que no hace mucho el meandro ha entrado en carga, posiblemente causado por una tormenta dado el mes en el que estamos. El meandro en algunos puntos tiene 4 metros de altura y en su techo presentaba muchos restos de vegetación del arrastre del agua. La instalación alternativa que se encuentra en los pozos, es útil cuando existe caudal y curso de agua, pero ante la posibilidad de tormenta y entrada en carga de la cavidad es aconsejable no realizar la misma, ya que el meandro parece sifonar por completo en bastantes puntos.

Rafa Coronado

4 comentarios:

  1. un buen dia en "petit comite" la anterior ocasion no llegue a ver los gours y merece mucho la pena .Es cierto da miedo pensar en toda esa agua que en algun momento llega a colmatar las galerias pero es una muy interesante actividad si te gusta esto de "cuevear"

    Buena cronica compi

    salud :Toño

    ResponderEliminar
  2. Una buena cueva y divertida pero muy agotadora sobre todo en el meandro. Y es verdad, todo el que entra se sorprende de esos grandes troncos que ha metido el agua del río.
    Buena crónica.

    ResponderEliminar
  3. Que envidia me disteis! De no haber tenido ya planes en el norte... Me habría gustado hacer equipo con vosotros, esa aún la tengo pendiente. Ya nos la enseñaréis... Buena crónica

    ResponderEliminar
  4. Que envidia me disteis! De no haber tenido ya planes en el norte... Me habría gustado hacer equipo con vosotros, esa aún la tengo pendiente. Ya nos la enseñaréis... Buena crónica

    ResponderEliminar