martes, 15 de noviembre de 2016

Hoya Celalla

12 de noviembre de 2016
Participantes: Canfran, Pablo, Carmen y Paco
Continuamos con las exploraciones en nuestra zona de trabajo del Alto Tajo, donde nos tocó en esta ocasión entrar en dos simas para valorar su posible desarrollo.
Una que no tiene nombre y que se trata de un sumidero que se encuentra al otro lado de la carretera que va a Zaorejas y que está fuera de la zona de exploración. Al tratarse de un sumidero que recoge el agua de una gran parte del subsector Sima la Lima, teníamos que visitarlo y catalogarlo.
Se trata de una fisura a cielo abierto de unos 3 o 4 metros de profundidad y lleno de zarzas que tiene en uno de sus lados una pequeña oquedad de no más de 3 metros con una profundidad de otros 2,5 metros.


Revisamos si había posibilidad de alguna galería por donde se pierde el agua, pero no hay.
Metimos las coordenadas en el GPS de nuestra siguiente sima a explorar y nos dirigimos hacia ella. No entendí por que nos llevaba de nuevo hacia donde habíamos dejado los vehículos. Efectivamente, estamos yendo de camino hacia la sima donde el resto de abismeros con Javi a la cabeza estaban reequipando y topografiando. 
Volvimos a poner en el GPS, esta vez sí, las coordenadas de la Hoya Celalla y Carmen dijo que no merecía la pena ir en el coche, que se encontraba cerca. Nos dirigimos andando, pero después de un buen rato nos dimos cuenta que no esta tan cerca. Anduvimos más de un kilometro y pasamos por una zona que todavía no está prospectada y Carmen descubrió un agujerucho muy pequeño pero que sopla aire (me recuerda a la Sima Serumano por su tamaño). Pablo tiro una piedra que nos dio la impresión de que puede tener continuidad. Entre él y Canfran, se pusieron a quitar las pequeñas rocas que hay a su alrededor para ver si se conseguía agrandar un poco y ver si en verdad tiene continuidad. Insistí, que eso es para otra ocasión. Carmen marcó con el GPS el punto exacto, pero al intentar meter el nombre como “Posibilidad”, el GPS se empeñaba en poner “Pose”. Si hay continuidad, es posible que se termine llamando así, Sima Pose (no equivocar con Psoe).

Llegamos por fin a la Hoya Cellalla. Por la información que teníamos del Grupo Comando, se instalaba desde dos árboles, pero ha pasado demasiado tiempo desde las exploraciones de este grupo y ahora solo hay un árbol. Pensamos en tirar la escala sin más, pero al final decidimos poner dos spits, uno en el suelo a unos 7 metros de la boca y el otro en el único lugar donde la roca no estaba fisurada.
Pablo se estrenó en la colocación de spit y se le dio muy bien. Entre Canfran y él, colocaron el que ahora se encuentra en la boca de la sima. Con estos dos spit y el único árbol, se hizo una triangulación de libro. La cuerda no roza en ningún lugar, bajando limpiamente hasta la base del pozo de entrada.

Hoya Celaya, es una pequeña sima de 12 metros de profundidad y una boca de entrada de unos 2 por 1 metro. El primer pozo es de 9 metros al que le sigue una rampa que da acceso a una pequeñísima salita con una chimenea de unos 7 metros, que no tiene continuidad. El pozo de entrada está repleto de vegetación, líquenes, musgo y muchos helechos hasta casi la base.
Subimos, desinstalamos y a buscar al resto de abismeros a la sima del Mojón. Para cuando llegamos, ya estaban subiendo Irene y Estela.
Esta vez como solo veníamos para un día, no hemos prospectado nada del terreno que aún nos queda en la zona de exploración, lo dejaremos para una salida que quiere convocar Javi para el mes de diciembre (jo que frío).

Paco Cuesta