miércoles, 23 de noviembre de 2016

Sima del Camponcillo... ¿Mojón, Cruce, M-10?

Bueno, me toca poner aquí cuatro cosillas de lo que estuvo haciendo el segundo equipo el pasado día 12, que los del primero ya colgaron la crónica previa "Hoya Celalla".


La verdad es que esta simita, impresionante en su boca, era el plato fuerte, pues la idea era reequipar con algo más sólido que los spit... tiene una roca tan mala la puñetera que la mitad terminan moviéndose, así que recurrimos a tornillos MMS M10 y duplicando cada fraccionamiento.

Preparamos la cabecera, algo "rara" porque el seguro principal es un parabolt al que se accede bajando una rampa (usamos pasamanos), y el reaseguro lo hacemos a un árbol varios metros por encima... no hay roca buena, todo canta a hueco, salvo el sitio del parabolt (menos mal).




Parafernalia montada y abajo con el taladro, la cuerda, equipo de burilar... vamos, lo típico, "el hombre orquesta".

Uno de los problemas de este pozo, de unos 40 m, es que es inclinado (roces en los salientes) y se cubre completamente de musgos que tapan anclajes y todo.

Pocos metros por debajo y en previsión del primer roce, metemos dos tornillos debajo de una repisa, pues es donde la roca "canta", anclaje en "Y" y abajo... cerca vuelve a presentarse el roce, pero penduleando un poco y con la uñica, un nuevo tornillo para poder acceder ahora a la pared de la espalda... es la extraplomada y desde allí, si es buena piedra, al fondo sin más problemas. Además, está limpia y seca, el agua chorrea cuando llueve por la otra.

Algún salto de la uña y la consecuente sensación de "mecagüentoloquesemeneaquemevoypabajo", pero raro en mí (que era yo el pringao instalando), no he soltado mal diciones en casi todo el día... se me está muriendo el nervio, claro.

Con el nuevo tornillo, lo dicho, oposición algo fastidiosa y a taladrar con el Hilti, que no es de los chiquititos, parece que llevas un yunque colgando, y no digamos en la mano... pero aún trabaja bien.

Algunos sufrimientos después, y con la alegría de que la roca es de la mejor en este pozo, tenemos ya otro fraccionamiento en "Y" y para abajo, ahora de un tiro hasta el fondo. Primera fase acabada y allí se queda el taladro grande que casi me descoyunta el brazo, y eso que han sido sólo cinco agujeros.

Los demás ya estaban tras de mí, alguno colgado mientras yo miraba y remiraba sitios, sacudía con la maza buscando el "buen ruido", pulía camas para chapa, quitaba un musguillo, soplaba los agujeros, me sacaba algún mo..., etc.

Abajo llega Ricki el primero, que es el que tanto me vigilaba -como no llevaba nada que leer-, y como es escalador, pilla una cuerda y se va par el resalte del lado oriental, de 5 m, en bloques. Se lo trepa en un pis-pas y se va a explorar lo que todavía no habíamos pisado... es que desgraciadamente nos tendrá que dejar pronto, tiene que estar por la tarde en casa. Bueno, vuelve con la noticia de que por allí aquello se acaba rápido, pone una cuerda para que subamos nosotros, y se baja.


Ya estamos los cinco, tras bajar Irene, Nacho y Esthela. Nos vamos lo primero al lado oeste, el más divertido en cuanto a "cosas" para llegar a lo que queremos hacer... sí, primero resalte de 3 m -trepa uno y pone cuerda-, y otro de 2 pero muy divertido... hay que subir 4 m porque es allí donde la grieta de acceso es penetrable. Lo resolvemos con un "paso de hombros", ya sabéis, usando a uno de nosotros como escalera... adivinad quien es... ¡Premio, habéis acertado!... el más gordo, claro.


Sin embargo él es el último, y tras pasar las sacas por lo estrecho, lo trepa como una araña... hay que ver lo que hacen las ganas de ver esa ventana.

Allí está, a unos 6,5 m, apuntada como pendiente desde 1993, creo. Prefiero arriesgarme yo, y eso que viene un escalador experto, pero arriba habrá que equipar para bajar y en esto nuestro amigo es todavía aprendiz.

Es fácil, una oposición perfecta, buenas presas y una roca muy áspera y adherente, nada que ver con otros sitios donde inevitablemente vas para abajo. No ha hecho falta taladrar ni montar seguros, pues la escalada no ofrecía mayor riesgo. Estoy en la famosa ventana...


Desde fuera, que hay una repisita adecuada y cómoda, no se ve bien, y la entrada es etrecha, hay una maldita arista que no me deja meter la cabeza bien... al final lo consigo y veo el interior y su parte superior, que era mi duda... nada, la continuidad es en grietas impenetrables, aunque se siente una ligera brisa, no hay más que hacer.


A bajar. Arriesgado un destrepe a pelo, no se ven las presas para los pies... pero para eso llevaba la cuerda dinámica atada detrás. Subo el taladro pequeño y monto un MMS, y usando una arandela grande y un cordino corto de dyneema, lo fijo a la pared, y abajo en doble (con el ocho que también llevaba, je, je...).

Bueno, pocas lagrimas. Vamos al caos de bloques que hay que topografiar por encima. Ricki se ha tenido ya que marchar, pero todavía quedamos los cuatro jinetes.

Usando la cuerda que instaló, todos arriba. Le hacemos unos nudos, pues no vamos a usar los aparatos (sí... los llevamos continuamente, y eso que no hacen falta hasta la subida, ganas de sufrir entre bloques y pasos angostos).


Subimos entre los grandes cantos hasta que la galería se hace horizontal, allí está todo cubierto de viejas coladas y concreciones diversas... están secas y ya no brillan, pero siguen siendo muy hermosas. Pensamos en cómo sería esa parte cuando la sima estaba viva y el agua rezumaba por esas paredes.


Al final se hace impenetrable, el techo se acerca bastante sin dejar de ser alto. Sacamos las máquinas de medir y pintar, y ¡Hala, a topografiar!. Les cuento un poco a Irene, Esthela y Nacho cómo se hace, y al final tengo ayudantes para apuntar, en dos días más tomarán las medidas, y en cuatro espero que me presenten ya las topos acabadas... fácil, son 4 puntos.




Nos metemos entre los cantos, logramos bajar unos 5 metros, desobstruyendo (si no no seríamos Abismo), y nada, no conecta con las galerías que sabemos están debajo.



Abajo todos y a entrar por allí. Caos gigante, sin continuidad en la horizontal, pero hay un paso descendente que es donde hay que ver... nos asomamos, es fácil, abajo y se queda Irene arriba, servirá para comprobar que una estrecha grieta conecta con el punto más bajo... para llegar allí yo tuve que echar el aire de los pulmones y meter tripa, Nacho sólo echar el aire de los pulmones, y Esthela... bueno, Esthela ni se manchó el mono al pasar.



Es lo más profundo, estimo 5-6 m bajo la galería superior entre bloques, pero allí no hay continuidad, sólo angostísimos y complicados pasos entre bloques y grietas... quizá haya alguna posible desobstrucción, pero eso lo valoraremos próximamente, pues hay que bajar a medir esta parte entre los bloques, que no lo hicimos por hacerse tarde ya.



En fin, todos arriba... me quedo el último y me llevo dos sacas, que casualmente me tocan las máquinas y equipo de burilar... je, je. Pero nadie se ha escaqueado, no, es que las dejaré aquí y las subiré con la cuerda a los fraccionamientos con un bloqueador y polea, que para eso soy el último.

Así, poco a poco, no sin sudar algo la subida, vamos todos llegando a la superficie. Mientras me acerco creo oir alguna voz conocida por arriba, pero no es del grupo de hoy... efectivamente, al llegar a superficie están Rafa y Mayte, ¡Qué alegría!, se han pasado a vernos tras un día de campo por la Serranía.
Y con esto y un bizcocho... hasta la próxima (que fue el siguiente sábado, pero eso ya es otra historia).
Javier Rejos

4 comentarios:

  1. Esta fue la primera sima que encontramos cuando estrenábamos zona de exploración. Han tenido que pasar casi tres años para bajar a explorarla, debido sobre todo a otros trabajos en la zona. No esta nada mal, unos 40 metros de profundidad y algo de desarrollo en su base.
    Paco Cuesta

    ResponderEliminar
  2. Aprendí mucho siguiendo a Javier, que me sorprendió su fortaleza, aguante, conocimientos técnicos y valentía. Me quede con las ganas de aprender a topografiar, otra vez será.

    Saludos
    Richi

    ResponderEliminar
  3. Muy buen trabajo del instalador ;), cierto Richi que es buen comienzo para empezar a empaparnos en esto de la topografía, instalación...Aunque por lo menos a mi me queda gran recorrido.
    Desde luego que revisando en papel toda la zona de exploración del Alto Tajo que tiene Abismo, el tiempo que hay que dedicarle a cada tramo es importante! Por lo que a continuar compañeros :)

    Saludos
    Esthela

    ResponderEliminar
  4. Javi, en el vídeo se bien el trabajo de instalación. Esa oposición a patas abiertas y con el taladro dale que te pego.
    Ahora seguro que unos cuantos del club, queremos bajar a visitar esta sima.

    Paco Cuesta

    ResponderEliminar