domingo, 3 de marzo de 2019

La sima C-2, un "100" perdido y reencontrado en el Alto Tajo

La historia de una sima perdida


El equipo de Abismo junto a la entrada
En cierta ocasión coincidí en el refugio de la sima de Alcorón con colegas de un grupo madrileño y hablando de las cuevas y simas de por allí les comenté que en las cercanías había una sima de más de 100 m, una sima perdida que casi nadie conocía y cuyo nombre era C-2.

Muy sorprendidos, se interesaron inmediatamente por la cavidad... es lógico, en estas parameras los 100 m de profundidad automáticamente convierten cualquier sima en "grande", y encima si no es conocida, resultará doblemente atractiva desde el punto de vista del espeleólogo, que querrá conocerla cuanto antes.

Ocurre que prácticamente todas las grandes simas del entorno se sitúan al otro lado de la carretera, hacia Villanueva (Manuel Mozo, Orna, Boca Quemada, etc.) y Valsalobre (Juanas, Zetas, etc.), y en la parte del refugio de la sima de Alcorón lo más grandes era, precisamente, la propia sima de Alcorón o de la Zapatilla, que baja a 88 m de profundidad, pero sin presentar grandes conductos verticales. Así, la noticia resultaba aún más sorprendente e inesperada.

Efectivamente, muy pocos sabían entonces de la existencia de aquella sima. Sin embargo, había sido dada a conocer en la literatura espeleológica hacía largo tiempo, ya en 1983. Pero también es cierto que nadie había sido capaz de localizarla en el área donde se suponía que estaba.

Su historia, más de tres décadas perdida

La cavidad sería descubierta por el grupo Comando en 1982, casi simultáneamente a la publicación del catálogo provincial (09). Seguramente por ello quedó excluida del mismo, al igual que otras simas "C". Pero los que conocíamos su existencia siempre la hemos considerado una cavidad clásica que había que encontrar y explorar, dada su envergadura y su localización en un área donde no se conocían simas profundas.


1982, espeleólogos de Comando
Comando la localizó y exploró en 1982 durante una campaña de verano en las provincias de Cuenca y Guadalajara (04), señalando la boca con pintura amarilla en un bloque y en un árbol cercanos. La primera referencia bibliográfica sería, precisamente, la memoria inédita correspondiente a aquella campaña (04).

En 1983 daría a conocer su hallazgo en la revista Lapiaz (05), pero al parecer entre los espeleólogos asiduos al territorio la noticia pasaría casi desapercibida. Quizá fue buscada tras su publicación, pero nada sabemos ni hemos visto en la bibliografía.
Marca de Comando junto a la entrada
Transcurrida más de una década del descubrimiento, ya en 1994, a petición de la FCMEC se introduciría una reseña en la revista Calar (07). Fue entonces cuando su existencia se hizo más conocida, y algunos grupos intentaron localizarla. De hecho, tanto Abismo como el G. E. Seguntino la buscamos en las coordenadas proporcionadas y alrededores, por separado y también conjuntamente, lamentablemente sin éxito... la sima no estaba allí.

Así que nos resignamos, esperando que algún día alguien la reubicara... y así la cavidad permanecería perdida durante décadas.

Conviene aclarar que en aquellos años se obtenían las coordenadas de las bocas, si es que se hacía, midiendo rumbos y distancias desde algún punto conocido, acarreando inevitables errores, a veces considerables... diremos que en nuestro proyecto de zona en el Alto Tajo todavía hemos de localizar, pues permanecen perdidas, un buen puñado de "Ces" de las exploradas por Comando durante su segunda campaña en el territorio, allá en 1993 (06).

Y no son las únicas, por ejemplo las dos simas del Despiste (08) deberían estar, según coordenadas, cerca del refugio de la sima de Alcorón... tras rastrear toda esa parte concluimos que allí no hay nada que se ajuste a sus características, allí no están.

Así estaban las cosas cuando en 2013 Abismo tomó como zona de exploraciones espeleológicas una parte de aquellas parameras situada, grosso modo, entre Peñalén, Zaorejas y Villanueva de Alcorón. Dada la información proporcionada por Comando sobre la localización de la tan pretendida sima C-2, lo más probable es que se situase dentro de la zona elegida.

Tras el estudio previo de la bibliografía y documentación inédita disponible en los archivos de Abismo, y efectuadas distintas consultas a gentes del lugar y compañeros espeleólogos, disponíamos de un interesante contingente de cavidades para estudiar, muchas de ellas aparentemente inexploradas.

Sería un antiguo compañero espeleólogo el que nos diría, al salir el tema de esta simita, que la tenía localizada y que además había sido incorporada al catálogo de cavidades del Parque Natural (proyecto llevado a cabo por la Fundación Apadrina un Árbol, año 2010 y siguientes). Él mismo nos proporcionaría unas coordenadas precisas.

Así que, con estos datos nos fuimos al territorio a buscar la cavidad, alcanzándola a la primera (qué maravilla el GPS para estas cosas). Boca pequeña, redondeada, y además situada en el área dónde, más o menos, debía estar. Pero bastó arrojar una piedra para sondear el primer pozo para comprobar que aquella no era la sima... no había más de 5 m en el primer pozo y no los 30 que debía tener.

La exploraríamos en 2014 (01) confirmando lo dicho, llamándola provisionalmente "Falsa C-2" (03).

Tiempo después podríamos confirmar que en realidad se trataba de la sima del Cerro La Sima, la cual había sido ya explorada y topografiada por Abismo en 2002, durante el desarrollo de un proyecto de catalogación y exploración de cavidades de Villanueva de Alcorón coordinado por Fernando Henche (más de 30 cavidades estudiadas, datos inéditos todavía).

Casi simultáneamente, en 2014, reexploraríamos otra sima, no muy alejada de la previa, que también había sido trabajada en el proyecto comentado. Ésta era conocida por las gentes de Villanueva como sima Camaderas. Lo relevante era que Comando la había explorado también en 1982 nombrándola C-3, y en la bibliografía decían, literalmente, "se encuentra en una dolina próxima a la anterior...", y "la anterior" era la sima C-2 (05). Por lo tanto, debíamos estar muy cerca.

Los primeros intentos fueron varios pateos aleatorios alrededor de la sima C-3 y en los que no hubo suerte. Así, optamos por armarnos de paciencia y comenzar a barrer sistemáticamente y a conciencia todo el territorio alrededor. Tras varias jornadas habíamos localizado varias cavidades (sima del Puntal Este, sumidero de la Umbría del Puntal, etc.), alguna de ellas nueva para el territorio, pero no la que buscábamos...

Mientras tanto íbamos también explorando algunas de esas cavidades, y trabajando precisamente la sima del Puntal Este uno de nosotros, Toño Herreras, decidió probar su rebelde GPS (a veces la hacía cosas raras) buscando un waypoint conocido... el aparato le hizo adentrarse en un área de pinar denso repleta de enebros en el sotobosque, no precisamente hacia donde quería ir...

Pero volvería corriendo e ilusionado, había encontrado la sima C-2, identificada inequívocamente porque allí estaban, tras más 30 años, las marcas del grupo Comando.

Como anécdota, línea de prospección sistemática había quedado, en la última pasada, tan sólo a 30 m de la esquiva boca...


Actualmente...

Acabamos los trabajos hace ya tres años. Aunque los resultados fueron incorporados a la correspondiente memoria (02), no se difundieron entonces, pues seguíamos explorando cavidades en esa parte y en nuestro proyecto no son bienvenidas interferencias por parte de impresentables que no respetan ni valoran ni el material ni los esfuerzos de los demás.



Por otra parte, si durante más de 30 años el hallazgo de Comando permaneció oculto en la sombra, tras su reaparición bien podía permanecer dos o tres más hasta completar los trabajos y estudios que Abismo tenía pendientes.

Y así ha sido, todos han tenido que esperar al momento indicado, y nos consta que algunos compañeros andaban rabiando por las muchas ganas que tenían de conocer la sima, pues para muchos quizá era el último "100" que les queda por conocer en estas parameras...

En el fondo del Pozo Bocanegra
Como algunos ya sabéis, los datos y el trabajo de Abismo se han plasmado en un artículo publicado en el último número de Calar (09), y esa ha sido la causa de esta espera, pues no queríamos restar protagonismo al número impreso de la revista. Ahora, publicado ya y en fase des distribución, colgamos también la ficha correspondiente en la nuestra web, quedando a disposición de todo el mundo los datos sobre esta cavidad que, con sus 118 m de profundidad es (por el momento...) la cavidad más profunda de las conocidas en la paramera del lado norte de la carretera de Villanueva de Alcorón a Peñalén.




Novedades recientes en relación con la cavidad y su equipación

Pero no acaba aquí la cosa. Dado el interés que suscitaba la cavidad, un "100" perdido más de tres décadas, la FCMEC se interesó rápidamente por ella y por prepararla para la visita de los espeleólogos interesados, que seguro serían numerosos.

Con este objetivo en diciembre de 2018 la Federación la reequiparía con anclajes químicos, trabajos que se realizarían bajo la coordinación y dirección de Fernando Vallecillos y en los que colaboraríamos nosotros como conocedores de la cavidad y su instalación, ayudando, junto a los compañeros del Club Viana, en el montaje y preparación previos para la instalación de los nuevos anclajes.

En el propio Calar se publica una reseña sobre el trabajo y el resultado final de la instalación para esta cavidad (11), y a fecha de hoy ya está también disponible la ficha deportiva correspondiente en la página web de la FCMEC (08), y asumimos que en breve también estará en la del Club Viana.

Nosotros, por nuestra parte, incluimos la ficha técnica y topografía con la posición de los nuevos anclajes en nuestra ficha de exploraciones, pues hemos sido amablemente autorizados a hacerlo por la FCME. De este modo la cavidad bien documentada y disponible para todos aquellos interesados que deseen visitarla.


El proyecto de Abismo en la zona, algunas consideraciones

Aprovecharé de paso esta ocasión tan singular para exponer mi planteamiento en los trabajos y exploraciones de Abismo. Hay quien considera como prioritario el avanzar y acabar las exploraciones en la zona. Por decirlo de alguna manera, completar el proyecto planteado... Tanto es así, que en alguna ocasión me han sugerido la organización de campañas multitudinarias convocando a los compañeros de otros grupos y finiquitando de esa manera buen volumen de trabajo...

Bien, es posible que en algún momento se organice algo así, pero será más bien por confraternizar y compartir experiencias, y no específicamente para acabar trabajos... El proyecto de Abismo, la zona de exploraciones, no es exactamente algo que hay que acabar en un plazo dado, es más bien un proyecto concebido para aunar esfuerzos en Abismo, conocernos todos, enseñar a los nuevos y, especialmente, disfrutar de toda la actividad, desde las intensas caminatas a la busca de agujeros, hasta las tediosas sesiones de topografía y toma de datos, pasando por la excitación al penetrar en profundidades desconocidas, aplicando técnicas, enseñando a hacerlo a unos y aprendiendo otros... y sin olvidarnos de las acampadas, los fuegos en el refugio, las tertulias en la noche en compañía de "Jackie"...

En pocas palabras, el objetivo no es llegar, sino disfrutar al máximo del camino mientras vamos avanzando hasta alcanzar el fin. Por lo tanto, no tenemos prisa.

Si algún día llegamos a organizar algo así, que es muy posible si tengo el consenso y aceptación de los más implicados de Abismo en la zona, quede claro que los participantes llevarían a cabo, sin excepción, el mismo trabajo que hacemos ahora nosotros... es decir, principalmente prospección, luego trabajos en cavidades, y entiéndase por cavidad, cualquiera de ellas... y la mayoría se quedan en 10-15 m.

Un saludo a todo el mundo, y gracias por vuestra comprensión y paciencia.


Agradecimientos

En primer lugar al grupo espeleológico Comando, y especialmente a Ramón Zaragoza, le agradecemos toda su ayuda, la documentación de sus archivos y la autorización para reproducir sus planos topográficos.

A las autoridades del Parque Natural del Alto Tajo por su apoyo en este proyecto y las autorizaciones necesarias para llevar a cabo las exploraciones. Especialmente a su director, D. José Antonio Lozano, e igualmente a los guardas y coordinadores de área implicados.

También a la FCMEC por su paciencia (han sabido desde el principio que estábamos trabajando en la sima, y el interés era evidente...), su apoyo y la concesión de subvenciones que han financiado parcialmente los trabajos en el territorio y la propia sima. Y además, por autorizarnos a incluir en la ficha de la cavidad, en la web de Abismo, copia de la ficha técnica y topografía descriptiva de la instalación publicadas en Calar.

Y por supuesto, a todos los compañeros de Abismo, vengan o no a la zona de exploraciones, siempre atentos e ilusionados con los trabajos, cuando no implicados directamente en las labores, algunas bastante ingratas, por cierto. Sin su apoyo, sin su dedicación e ilusión, seguro que ya habríamos abandonado el proyecto, que como todos saben nos va dando una de cal y otra de arena...

No nos olvidamos tampoco de todos los compañeros de otros grupos que de vez en cuando echan una mano, bienvenida sea, como son Viana, Espeleo Minas o Alfa... y de muchos otros que han atendido cuestiones y consultas diversas. Gracias también a todos ellos, de verdad.

Finalmente, no quiero dejar pasar la ocasión sin agradecerles sinceramente a ese puñado de informadores y colaboradores oriundos del territorio, amigos que desinteresadamente comparten sus conocimientos sobre esos páramos que tan bien conocen, ayudándonos a localizar nuevas cavidades, corrigiendo errores en la correcta toponimia de otras, rastreando y arañando pacientemente datos  entre el saber y recuerdos de sus vecinos y familiares en esos pueblos... Entre ellos, consciente de que hay varios a los que no conozco personalmente, especialmente a Pepe García Bárcena y Óscar Ibáñez.


Bibliografía

(01) Abismo (2014). Año 2014. Zona de exploración “Pinares al norte de la carretera de Peñalén” (Peñalén, Villanueva de Alcorón y Zaorejas). Memoria inédita, 178 p. (+ planos).

(02) Abismo (2015). Año 2015. Zona de exploración “Pinares al norte de la carretera de Peñalén” (Peñalén, Villanueva de Alcorón y Zaorejas).Memoria inédita, 106 p. (+ planos).

(03) Abismo (2016). “Sima del Cerro La Sima (Falsa C-2)", 5 p. [PDF disponible en la web del G. E. Abismo: Exploraciones, Karst del Alto Tajo, Cerro Sima_Falsa C-2.pdf]

(04) Comando (1982). "Memoria correspondiente al Campamento de Verano ‘Fuente del Peral Y Alcorón’ (Cuenca, Guadalajara)”. [Sin datos].

(05) Comando (1983). "Exploraciones en la Serranía de Cuenca y Guadalajara”. Lapiaz, 12:49-52.

(06) Comando (1993). "Memoria correspondiente al Campamento de Verano ‘Pozo Cornejo’ Zaorejas (Guadalajara)”. [Sin datos].

(07) Comando (1994). "Peñalén, Guadalajara” (En “Actividades extraterritoriales en Castilla-La Mancha”). Calar, 3:29.

(08) FCMEC (2019) "Sima C-2: Nuevo -100 de Guadalajara (Reequipada en fijo)". [Página web de la FCMEC] 

(08) Fernández Tabera, M. & Martín Yebra, P. (1982). "Catálogo de cavidades de la provincia de Guadalajara". Madrid.

(10) Rejos, F. J. (2019). "La sima C-2 (-118 m), rescatada del olvido después de tres décadas" Calar, 2 (2ª época): 21-29.

(11) Vallecillos, F. (2019).  "Conservación y reequipación de cavidades 2018" Calar, 2 (2ª época): 85-97.

Javier Rejos

2 comentarios:

  1. Buena exploración. Ahora ya podrán visitar esta sima todos aquellos que esperaban los datos de localización, instalación y topografía.
    Buen trabajo de documentación, gracias a los grupos que han ayudado en esta labor y a la Federación Manchega por la reequipación para facilitar la visita.
    Con este tipo de publicaciones de los trabajos que viene realizando Abismo, hacemos Club....

    Paco Cuesta

    ResponderEliminar
  2. señoras y señores les presento a D. Javier Rejos el incombustible
    Desde El Tornero a La C2 he aprendido mucho de él y todo bueno.
    gracias por todo espero seguir trabajando contigo mucho tiempo mas.
    sin desmerecer al resto claro está
    un saludo
    toñ

    ResponderEliminar