sábado, 12 de septiembre de 2009

Castañar de Ibor

El 29 de agosto de 2009, Manuel Fuentes, Luis Jordá, Ana María López , Nacho Hierro, Rebeca Martín (y dos amigos) y Paco Cuesta, visitamos la Cueva de Castañar de Ibor, en la provincia de Cáceres.

El centro de interpretación, estaba de reforma así que no lo pudimos ver.
La entrada a esta cavidad se encuentra cerrada con una caseta que se utiliza para guardar el equipo necesario para visitar esta cavidad. Las botas hay que desinfectarlas antes de entrar y el mono de tela te lo prestan para no meter contaminantes de otras cavidades.

Uno de los aspectos que quieren mantener, es la temperatura a 17 ºC y la humedad en el 98%. El gas radón está presente en toda la cavidad, siendo el nivel alto; cosa que hay que tener en cuenta para visitas prolongadas. El recorrido esta guiado por Ana, que por cierto, además de saber casi todos los secretos de esta maravillosa cavidad se nota que le gusta su trabajo ¡envidiable!

La visita duró unas 2 horas. Pudimos contemplar esas maravillosas formaciones excéntricas de aragonito a poca distancia, un lujo. Pero no hay que olvidarse del moonmilk que parece resurgir de entre paredes como si tuviese vida propia. Como hay mucha arcilla, el contraste con las diferentes formaciones hace de estas que se vean con mayor grandiosidad. Las formaciones están muy puras (sin restos de carburo y otros contaminantes), siendo difícil encontrar algo similar en el resto de cavidades que visitamos a menudo. En diversos lugares se pueden ver los equipos de medición de los diferentes proyectos de investigación (aragonito, moonmilk, etc.), ver el artículo de Inma Ruiz, Cueva de Castañar de Ibor y las fotos en el álbum de Abismo, Castañar de Ibor.

El Castañar de Ibor es una de esas joyitas que ojala la Dirección General del Medio Natural perteneciente a la Junta de Extremadura, siga por mucho tiempo actuando como hasta ahora. Chapeau por el director de esta cavidad.

Paco Cuesta