lunes, 30 de diciembre de 2013

Lagos y Fantasmas en Coventosa

Asón, Cantabria, 7 de diciembre de 2013
Participantes: Manu Fernández, Rebeca Martín, Isma Luengo, Marta Arias, Jesús Canfranc, Rosa Martín, Isra Camacho, Dani Fernández y Paco Cuesta.

El día anterior inflamos los pirauchos para ver si estaban en condiciones de usar. Hace un par de años que nadie del club a trajinado con ellos. Después de muchas horas, comprobamos que están en perfecto estado.
A las diez de la mañana ya estábamos en marcha hacia el aparcamiento cercano a Coventosa. Cuando nos estábamos cambiando de ropa, empezaron a llegar multitud de diferentes grupos, con lo que decidimos darnos mucha prisa en estar listos para coger el camino de subida hacia la cavidad. Pero como es del todo imposible no tardar en este asunto del cambio de ropa, los instaladores salieron los primeros, adelantándose a todos los grupos que también estaban en la labor de cambiarse de ropa. Aún así, cuando llegaron a la zona de instalación ya había un grupo por delante.

Por suerte nos apañamos con sus cuerdas y las nuestras, con lo que teníamos 3 vías para bajar el primer resalte de 10 metros, que da acceso a la galería donde a la derecha tenemos el camino hacia la Sala de los Fantasmas y a la izquierda el camino que nosotros seguiremos.
En poco tiempo ya estábamos todos y a subir el resalte de 5 metros al otro lado de la galería. Después vinieron las gateras descendentes que nos dejaron ver desde lo alto, la gran galería por la cual hay que descender (un tramito corto con cuerda) para llegar a su base, donde hay que hacer un giro de 180 grados para seguir el camino.
En unas grandes formaciones que nos encontramos a nuestra izquierda, nos juntamos todo el grupo y un poco más adelante pasamos el cable de acero, que termina en una bajada por cuerda.
Más adelante hay que volver a pasar otro pasamanos. Canfranc, decidió poner una cuerda nuestra, pues no nos fiábamos del estado en que se encontraba la instalación. Como somos un grupo numeroso, esto nos demora un poquito. Una bajada más al final de este pasamanos y llegamos a Los Gours.

En este punto esperamos a que todos llegasen y las inevitables fotos de este lugar donde el agua empieza a estar presente. Cae un pequeño chorro de agua, que debido a su altura, hace que las gotas lleguen hasta nosotros convertidas en lluvia. Y también está presente en los diversos gours que dan nombre a este lugar.
Bajando una sala llegamos a una galería, pero esta vez con agua. Un pequeño resalte a la izquierda, da acceso a una cuerda que cuelga de la pared al borde del agua. Es un poco complicado de pasar sobre todo con sacas. Unos deciden arriesgarse y pasar por este paso.
Mientras tanto otros empezamos a inflar los pirauchos. Nuestra sorpresa, no están los remos en ninguna saca. Ahora sabemos que los lagos no los pasaremos sin esta apreciada herramienta.
Tiramos un coordino al otro lado, donde ya estaban algunos de los que habían pasado por el resalte. La primera en pasar en barca es Rosa, que tirando despacio de la cuerda llega hasta la otra orilla sin percances. Isra que no se fía y piensa que puede caerse, le pasa el móvil que usa como cámara de fotos a Rebeca. Pasa sin problemas.
La siguiente es Rebeca, que atraviesa el pequeño trecho que nos separa de la otra orilla con soltura, pero cuando se va a bajar del piraucho pierde el equilibrio y al agua, hundiéndose por completo y  poniéndose la barca a modo de sombrero. Rápidamente sale del agua y Dani la pone la manta térmica. El último soy yo que después de lo que ha pasado voy con sumo cuidado. Sorprendentemente el móvil de Isra sigue tirando fotos.
Rebeca y Dani deciden darse la vuelta hacia la salida. Los demás decidimos continuar por lo menos hasta el primer lago.
El meandro de Las Marmitas nos obliga un poco más adelante a volver a usar el piraucho, pero la profundidad es tan poca, que se pinchan los flotadores de la base. La mayoría decidimos mojarnos hasta la cintura y no perder más tiempo. El camino que sigue consiste en ir pegado a las paredes como una lapa para mojarte lo menos posible, un par de resaltes con cuerda y otro par de pasamanos. El piraucho lo lleva Isma a modo de mochila y  a modo de mochila lleva Canfranc a Rosa en algunos tramos más profundos.
Por fin llegamos hasta el primer lago, con lo que decidimos hacer un descanso y comer. Tardamos poco, pues la humedad es grande en este punto.
A la vuelta, en el paso donde Rebeca y Dani se dieron la vuelta, Canfranc lo pasó directamente por el agua, Manu por la cuerda, y lo más sorprendente, Isma apareció por un paso estrecho y lleno de agua, metido en el piraucho y a toda velocidad. Los demás lo pasamos en barca sin problemas.
Regresamos hasta el último resalte que da acceso a la salida y mientras unos decidimos salir, otros fueron a visitar la sala de los fantasmas.
Unas horas antes, Rebeca que ya no tenía tanto frío y Dani, después de subir este último resalte, decidieron ir a conocer la sala de los Fantasmas, les pareció que la gente exageraba con su belleza, pues ellos solo vieron unas cuantas estalactitas secas sin mayor interés. Claro, hay que decir que entraron en una sala del piso superior.
Ya todos juntos en el Albergue de Coventosa, disfrutamos de la ducha, de unas cervecitas y de la cena. Una pena, no había cocido montañés.

Paco Cuesta