martes, 10 de diciembre de 2013

Trabajo de exploración en zona de Villanueva

1 de diciembre de 2013
Participantes: Javi Rejos, Manu Fernández, Estrella González, Arturo Navarro y Paco Cuesta.
Me junté por la mañana con los que habían estado el día anterior en la sima de la Raja. No fue fácil encontrarles, pues confundí el refugio y al ver que no estaban, les busqué por el sector que íbamos a explorar ese día. Por este sector no estaban los coches aparcados y las llamadas eran infructuosas pues no hay cobertura casi en ningún sitio. Di vueltas casi una hora, hasta que por fin y por suerte, el móvil de Javi y el mío tenían cobertura. Estaban en la otra punta de la zona de exploración.

Sobre las 11 de la mañana ya estábamos peinando el terreno a prospectar. Discutimos un poco con la manera de marcar el recorrido que íbamos haciendo, Javi decía que como en Tamajón, con cinta en los arboles, yo me empeciné en que era mejor marcar un trac y así a la vuelta el solo nos llevaría otra vez hasta el punto de partida. Pero la tecnología se puso en nuestra contra,  la brújula lo mismo te mandaba para el norte, que de repente nos mandaba para el sur. La desesperación de Javi iba en aumento. Manu vino en nuestra ayuda, cogió el GPS de Javi y le elimino unos puntos marcados el día anterior y que nada tenían que ver con el recorrido a prospectar, el aparatito dichoso se empeñaba en mandarnos a esos lugares.
El día anterior no encontraron nada en cerca de un kilometro cuadrado que barrieron, pero este día marcamos dos posibilidades, un agujerucho pequeño y lo que en principio nos pareció una sima con muchas posibilidades de que tuviese desarrollo.
Sobre las dos de la tarde, paramos a comer al solito pues hacía un frío que pelaba, aunque pasaron más frío el sábado. En una hora más o menos nos pusimos en marcha, esta vez con los cachiperres para instalar la sima y poder hacer una primera valoración.
Como no sabíamos que nos encontraríamos, decidimos no poner spit, la instalación fue una triangulación ayudados por los arboles que se encontraban alrededor de la sima. Varias correcciones de las cuerdas de la triangulación hasta que conseguimos que no rozara en ningún sitio y que la cuerda de bajada fuese lo más vertical posible hacia el fondo de la cavidad. Manu bajo, constatando que solo se trataba de una pequeña sima de unos 8 o 10 metros de profundidad sin continuación alguna. La llamó Pata de Pollo por su morfología.
Nos dirigimos hacia la otra posibilidad que habíamos encontrado por la mañana. Un agujero lleno de arcilla, ramas y arbustos a su alrededor. Manu se encargó de limpiar un poco hasta hacerse paso al interior. Como parecía que tenía un pequeño desarrollo, bajó Javi para acompañar a Manu. Tiene varias galerías de techo muy bajo y en algunas zonas el suelo está compuesto por pequeñas formaciones coraloides y un pozo de unos 6 a 8 metros que necesita de instalación. Se deja pendiente para futuras exploraciones.
Se nos echaba la noche encima y decidimos dar por concluida la exploración por ese día. Arturo tiene que irse en dirección contraria en la carretera de Villanueva y se pierde las cañitas obligadas que nos tomamos en el bar del pueblo.
Paco Cuesta