jueves, 24 de septiembre de 2015

Ruta Espeleológica por Almiruete y Muriel (Sierra Norte) (29 y 30 de Agosto)

CUEVA DE SANTIAGO

Como es normal en verano en la sierra de Guadalajara, el calor abrasador para caminar y visitar lugares secos nos hace elegir los destinos más frescos y a ser posible con posibilidad de baño…

Tras un paseo por el sequísimo arroyo de Valdelapuerta, en nuestra zona de exploración de Tamajón-Almiruete, visitamos las pequeñas cavidades del entorno entre ellas la Zángora donde paramos a comer. Ya por la tarde y después de “hacer la digestión”, el calor no impidió que cambiásemos de indumentaria colocándonos los trajes de neopreno cerca de la constante surgencia del arroyo de Santiago, en Almiruete.

Después de contemplar las caras de asombro de viandantes al vernos caminar con trajes de astronauta por el arcén de la pista de asfalto en plena tarde, llegamos a la boca de la Cueva de Santiago. Allí encontramos a un amigo con el que habíamos quedado para hacer de guía, …menos mal que no encontramos a sus familiares…

Gran Lagarto Autóctono de Almiruete


La Cueva se encontraba en el mejor momento para su visita ya que no había demasiada corriente de agua y su nivel era bastante bajo.  En estas fechas se puede avanzar cómodamente de rodillas en las partes de techo más bajo de todo el meandro principal.


El objetivo aparte de la visita era también la revisión de las posibilidades de trabajo de las pasadas campañas de nuestro club en la zona y valorar algunos posibles futuros trabajos de desobstrucción, por lo que ningún rincón pasó desapercibido...
Comentar que existe escondido a los primeros 20 metros de galería un traditional cache registrado como GC35792 con algunos regalos sorprendentes y libro de firmas para los amantes del gps y búsqueda Geocaching.


Al llegar al cruce con las galerías secas, progresamos primero por la de nuestra derecha hasta el final, dejando para el final de la visita la de la izquierda por ser la más bonita y entretenida. Resulta curiosa la forma meandriforme del techo y la gran altura que posee esta primera galería para luego acabar en una estrecha gatera a nivel de suelo…

Galeria Seca Oriental y Cruze Principal

Tras llenarnos de arcilla hasta las orejas volvimos a darnos un baño, manchando todo el agua clara… y continuamos avanzando por el meandro activo hasta su final. Allí revisamos la gran colmatación de arcilla y la estrecha gatera final de unos doce metros casi casi, sifonante e impenetrable.

Zona de la galeria donde llega a sifonarse en épocas de mayor caudal

Con la ayuda moral de Irene y la valentía del momento había que hacer un intento de progresar por el estrecho conducto ya que era la fecha más idónea por la escasez de agua en todo el sistema freático de la zona. Cabe recordar que esta surgencia que se encuentra siempre activa, es la suma acuífera de prácticamente toda la zona de trabajo de exploración actual, en la que se encuentran además distintos sumideros.

De cabeza, sin casco, boca arriba y con los brazos extendidos hacia atrás en busca de salientes y con tan solo una luz de mano, pude atravesar la parte más estrecha sin meditarlo demasiado, ya que aparte de la estrechez solo había hueco para mi gran nariz y el agua llegaba por la boca, …suficiente para respirar... Logré avanzar bastantes metros hasta llegar a una zona en la que ya no había agua y ensanchaba lo suficiente como para darme la vuelta, allí acababa la cueva como ya se hará constar en la correspondiente memoria anual.

Gatera final activa

Tras superar esta experiencia, volvimos de nuevo con nuestro guía por delante hasta el cruce para visitar el resto de galerías secas.  Llegamos a una sala muy confortable y llena de formaciones que sirve de punto de partida de distintas galerías y gateras, la cuales, revisamos hasta su final excepto la más grande sin continuidad, por la presencia de una colonia de murciélagos. La sala se encuentra partida en dos por las grandes montañas de derrubios introducidos desde el exterior por una fisura en el techo, muestra de ello son los grandes trozos de ramas.

Por allí, en lo que parece un nivel inferior y tras mover algunas piedras, aparece una salita con columnas bien conservadas, la cual esperemos que siga siendo respetada.

El neopreno en esta parte parece sobrar por lo que volvimos al cruce con ganas de baño, disfrutando del agua nos dirigimos ya hacia la salida de la cueva donde nos despedimos de nuestro querido compañero.

Parece mentira todo lo que esconde este karst y la diversidad de cavidades que en él se encuentran.

ADVERTENCIA:
-La visita a la cavidad se puede realizar en cualquier fecha, teniendo en cuenta una pequeña parte sifonante solo en época de mayor caudal, en la segunda parte del meandro principal.

-No se aconseja la exploración de la estrecha gatera activa del final, por el gran peligro que conlleva el quedarse atascado y/o ahogado.

-No se permite la visita en los extremos finales de la galería seca occidental, por la presencia de colonia de murciélagos.

CUEVA DE GORGOCIL

Después de la incursión en la Cueva de Santiago y con la idea de pernoctar en el campo, nos dirigimos antes a pegarnos un baño en el Rio Sorbe a su paso por Muriel, allí después de quedar como nuevos tras enjuagarnos, tomamos algo en el bar del pueblo donde preguntamos por el nivel del embalse de Beleña, …nos alegramos mucho cuando nos comentaron que el día anterior pudieron ya entrar unos vecinos, a la ya mítica Cueva de Gorgocil…

Que sorpresa! ..ya tenemos plan para el domingo… Avisamos al club pero debió ser tarde para que más personas se apuntasen. Allí mismo hicimos noche en la ribera de Muriel junto al Sorbe…

Hacía pocos días que el nivel de agua del embalse se encontraba a un metro de la boca, por lo que la entrada estaba embarrada y con un gran charco en medio de la galería de acceso a la rampa principal. Allí encontramos a un nuevo amigo, éste no nos acompañaría en esta aventura por lo que le ayudamos a llegar al embalse…

Gran Crustáceo Autóctono de Muriel

La rampa se encontraba recién instalada por lo que no tuvimos problemas de que la cuerda se encontrase embarrada como en otras ocasiones, entramos por la ventana que hay a media altura de la gran rampa y después de visitar esas galerías inferiores, subimos por la galería que conecta al balcón superior para visitar la sala más alta de la cavidad y su amarillento techo lleno de formaciones.



De ahí, volvimos a la galería principal para subir hacia la galería del Órgano, donde se encuentran las formaciones más chulas y emblemáticas de la cavidad. Al final de ésta, se encuentra la rampa final donde un cordino de tender la ropa atado a columnas facilita el descenso del P8, aunque por la izquierda y sin resbalarse se puede bajar sin problemas. 


Aun así, nosotros colocamos nuestro cordino de cuerda de verdad, también en naturales y unos estribos en la parte final…

Tras esta súper instalación de apoyo llegamos al fondo, donde por un pequeño paso a gatas se accede a la sala de las maravillas, allí encontramos algunas excéntricas y finas formaciones bien conservadas además de un altar con figurillas de barro, …debe ser por la nostalgia de aquella sala del reguerillo donde todo el mundo se siente escultor…

Sala de las Maravillas


Vuelta para atrás y ya en la salida con el mono embarrado se nos ocurrió la brillante idea de lavarlo allí mismo…   ; )

Jesús e Irene

4 comentarios:

  1. Osea que ahora los cueveros se meten en las profundidades con trajes de astronautas.
    Pues lo van a pasar mal en las gateras.

    ResponderEliminar
  2. ¡Aaagh! ¡El bicho verde sale en otra crónica de más lejos...! ¿No habrá conexión entre las dos cuevas?

    ResponderEliminar
  3. Pues haciendo memoria... es verdad que me suena! Pero de éste nos dijeron que es autóctono, asique si alguien encuentra alguno en otra cavidad será lógico pensar que tenga conexión con Tamajón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joer lo que han crecido las salamanquesas en Tamajón....

      Eliminar