martes, 15 de diciembre de 2015

Sima del Fraile y el diminuto ser misterioso.

5 septiembre de 2015

La entrada con Javi, Irene y Paco
Volvíamos a la sima del Fraile, sí la de… bueno, es una vieja historia tapada por el barro y el tiempo. Jesús e Irene me recogieron en la puerta de casa, como un señor,  Israel y Javier (el presidente) iban por delante en su desafiante Córdoba. En la carretera nos juntamos, y ya sin más paradas llegamos a Cifuentes para poner rumbo a la carretera hacia Val de San García donde en sus inmediaciones  se encuentra la boca-valla de entrada de la sima.

En la boca –valla de la sima
Buen día de calor que empezaba a ser algo molesto cuando estás pertrechado con todo lo necesario y todavía queda esperar a que Israel inicie la instalación. Hago algunas fotos y también me las hacen a mí para tener constancia de mi estreno del casco PETZL, que Toño me había traído del más allá del Henares. Ligereza ante todo que reduje aún más al dejar la cámara en el Accord de Jesús, porque llevarla en la saca es como el que tiene un tío en Alcalá, el flash y la batería no dan para más.

Ligero y estrenando casco, ya empieza el calor

El desafiante Córdoba de Israel  cuyo cierre centralizado solo obedece si los estorninos  vuelan en dirección Noreste-Suroeste pone en duda si la ropa que dejamos dentro estará al salir de la sima, claro que para desafío, el maletero del Accord de Jesús, tengo que hacer un plano para ver donde he dejado la cámara, eso sí, no falta de nada. Me queda la duda de si será mejor opción que dejarla en el Córdoba de Israel, de momento me quedo con la primera elección, a la espera de si habrá otra oportunidad.

Javi y Jesús junto al desafío del Acord







El desafiante Córdoba, sólo, alejado, distante...











  
Muy decidido comienza Isra (voy a abreviar para ahorrar espacio) la instalación, le sigue Jesús que le supervisa ya que es su primera vez…como instalador, a continuación los demás, que especulamos con la espera en el  fraccionamiento si tiene más tensión una de las orejas del Mickey. 



Isra comenzando la instalación (su primera vez)

Pasado este punto ya estamos empezando a  "ver la oscuridad” camino del pozo de 45 en forma de cono revertido, que sorprendentemente ni Isra ni Jesús localizan el spit intermedio para colocar el desviador, que misterio, siempre pasa lo mismo, parece que algún ser misterioso se encarga de taparlo cada vez que alguien se adentra en esta cueva o cuando se va. Por fin aparece, escondido, mimetizado, tapado por el barro, sí ese, el de la vieja historia y el tiempo…el dichoso spit que Jesús consigue descubrir y colocar el desviador.
Aquí no hay ningún spit

Llegamos al final del pozo y como llevamos cuerda de sobra montamos las dos vías posibles para llegar al final de la sima. Isra continúa instalando por la vía clásica, la de la rampa, supervisado ahora por Javi (el presi) ya sabéis, por lo del ahorro, que no es su primera vez, yo me quedo con Jesús y con Irene a montar la vía que va por arriba. Me quedo pensando en lo del spit mimetizado, escondido, del pozo de 45 tapado por el barro, ese de la vieja historia…Tengo que decir que no me gusta nada este paso y no porque sea algo estrecho y muy seco, sin barro, aquel de… pero tengo el recuerdo de la última vez que pasé y tuvimos que tirar un resalte al fondo porque se movía mucho, también recuerdo aquel sonido, sonido a piedra que cae al abismo, como no podía ser de otra manera.

Parece lluvia pero esto está muy seco
 
En fin, pasada esta salvedad nos reunimos todos de nuevo abajo con las sacas vacías de cuerdas, tomando cada uno su destino, bueno, en realidad, seguimos a Javi en su afán de topografiar lo intopografiable, libreta en mano, bolígrafo en mano, brújula en mano, linterna en mano…hasta descubrir que en uno de los agujeros se hallaba el único reducto de barro, sí ese, el de la vieja historia y que al parecer un diminuto ser misterioso utiliza para tapar el sptit del pozo de 45 en forma de cono revertido cuando alguien se adentra en esta cueva o se va.


Esta foto no es muy buena pero estamos casi todos
Topografiando lo intopografiable
Comenzamos el camino de vuelta, cada uno elige la vía que más le apetece, me olvido del paso del resalte y vuelvo a pasarlo, pero a mí me llena de curiosidad el pozo de 45 el del spit tapado por el barro, el que apareció en aquel agujero al seguir a Javi en su afán de topografiar lo intopografiable, libreta en mano, bolígrafo en mano, brújula en mano, linterna en mano…hasta salir todos de día, de calor que empezaba a ser algo molesto cuando estás pertrechado con todo lo necesario…

Perfil de la sima según dibujo de mi hija mayor


Y esta es la versión de mi hija pequeña, con jeroglífico indescifrable
Recogido todo, Isra y Javi (por seguir ahorrando espacio) se montaron en el desafiante Córdoba, el que su cierre centralizado solo obedece si los estorninos vuelan en dirección Noreste-Suroeste y los demás, en el Acoord de Jesús, ese, cuyo maletero es un desafío para ver donde he dejado la cámara (pues ahora más todavía), eso sí, no falta de nada. Hacemos parada en Cifuentes para comer de bocadillo y después Jesús e Irene me dejaron en Trillo, como un señor,  en plenas fiestas,  y no se quedan pues les espera  el mayor desafío, sacar todo el material del maletero del Accord, junto al del Córdoba de Isra (p.s.a.e.) que solo obedece….y dejarlo en el club.


Aunque está mas abajo, el spit, ¡por fín!

Bueno, esto no es lo que se suele decir en las crónicas cueveras pero cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Si queréis más información sobre la sima podéis oradar en las entrañas de este blog, y en otros, donde hay varios artículos, más o menos técnicos que nos darán una idea de esta cavidad y no quiero dejar pasar que aunque esto ocurrió en septiembre ahora estamos en diciembre y ya pronto es Navidad. Pues nada, muchas felicidades y próspero año 2016 para los que han hecho muchas cuevas este año, para los que han hecho menos, para los que aguantan a los que hacen muchas y pocas cuevas, para los que anunciaron que no iban a hacer más, para los que corren, para los que escalan, para los que suben montañas y las bajan, para los que bucean, montan en bici, en piragua, hacen parapente y en general para todos aquellos que hacen algo que les gusta y no les importa mancharse de barro, sí aquel, el de la vieja historia….

He dudado en poner esta foto, pero es la realidad



 Paco Toquero

Las fotos del interior son de la cámara de Jesús, las del exterior, de la Jesús y alguna de la mía (esa que dejé en el maletero del Accord... y que pude encontrar tras un largo desafío)

Sima del Fraile; Irene, Javier, Jesús, Israel y Paco. Septiembre de 2015