lunes, 4 de noviembre de 2019

MAS TRABAJOS EN TAMAJÓN (Otoño 2019)

Unos cambios de última hora hacen que tenga libre el fin de semana. Un poco precipitado para organizar una gran actividad, así que, decido ir a dar una vuelta a la zona de Tamajon. Puedo aprovechar a recoger información, tomar algunas fotografías o anotar coordenadas, vamos ese trabajo más aburrido pero esencial, que nos toca de vez en cuando hacer a los coordinadores de zona, y que sirve para poder completar y cerrar algunos trabajos pendientes.

Tras comentarlo en el grupo Abismero, se animan Juanma y Toño, que les comento mi idea de trabajo y les parece perfecto. Va a ser picotear un poco por aquí y por allá. Revisar, fotografiar, terminar alguna topo pendiente, etc…
Como tenemos alguna pequeña vertical, Toño prepara algo de material, pingajo de cuerda, algún mosquetón, taladro, y equipo de burilar. Y quedamos todos en el bar de Tamajon a las 10 de la mañana.



Aparcamos en la zona y preparamos el material, un poquito de cada, la primera tarea va a ser revisar una pequeña ventana estrecha que fue vista hace años y tratada como imposible. Para este cometido hemos traído una pequeña escalera de casa, que nos evitará equipar y llevar todos los trastos de verticales. Total es asomarnos por propia curiosidad.
Llegamos a la entrada de la cavidad y pasamos el equipo por las gateras estrechas de la entrada, hasta llegar a la pequeña ventana. Comprobamos entre risas que no alcanzamos con la escalera y para colmo, tampoco podemos colocar ningún anclaje en ese punto. La ventana está a 4 metros del suelo. La única opción, la misma que se hizo hace años, realizar una escalada un tanto comprometida. Toño se anima, y empieza escalando por la otra pared para llegar en oposición hasta la ventana, unos pasos algo técnicos que le hacen sudar un rato. Una vez en la ventana le pasamos el equipo de burilar e intenta colocar un anclaje de forma imposible. La roca no es más que una costra de 2 cm, que cubre una piedra descompuesta y arenosa. La única opción, un puente de roca dudoso, donde poder colocar la cuerda. Baja en oposición como puede sin agarrarse a la cuerda, y casi en el suelo comprobamos si aguanta nuestro peso colgándonos y tirando de ella fuertemente.

Toño después de la escalada.

Nos comenta que la ventana continúa un par de metros y se divisa una pequeña habitación tras ella. Considera el paso impenetrable, por la estrechez. Aun así, insiste que suba a verlo para tener una segunda opinión. Como artistas de circo colocamos la escalera para subir lo más posible y gracias a unos nudos y gazas en la cuerda hacemos más seguro el ascenso y logro colocarme en la ventana. Pufff… Muy estrecho, pero quizás rompiendo esas tres aristas….😌😌😌 !!!Me encanta Tamajon, he forzado más pasos extremos aquí y en el Alto Tajo, que en grandes exploraciones como Picos de Europa, Cantabria…!!! Fuerzo en dos ocasiones, comprobando que es muy limitante, debido también al angulo raro que hace mas adelante, pero a la tercera decido forzar más, (paso estrecho de esos de soltar el aire de los pulmones). Pero como dice Toño, llegamos a pasarte el bocadillo así que, !adelante! 😅

Entrada hacia el paso estrecho.

Una vez dentro compruebo que la galería es más ancha y parece que continúa unos metros. Les informo a mis compañeros y exploro los primeros metros, comprobando que aquello tira. Así pues, la decisión es intentar agrandar el paso para que al menos un compañero pueda entrar conmigo. Con paciencia empiezo a picar la piedra más o menos blanda, intentado hacer el menor daño posible a la cueva, hasta que Juanma me indica que puede pasar. Fuerza el paso, ya más cómodo y logra entrar. Ahora es el turno de Toño, que mientras, ha estado asegurando la escalera con gran ingenio, para hacer sino más cómoda y segura la subida y bajada por la cuerda. De esta manera no tenemos que regresar todos a por el equipo de verticales. Intenta en tres ocasiones pasar por el estrecho, tras la atenta mirada de Juanma que no deja de animarle, pero finalmente desiste. (Cabezonería o no, más tarde volvería a intentarlo más tranquilamente, pero se le volvió a resistir.)

Ingeniosa instalación de Toño

Qué grande es la exploración, ¿que habrá tras ese paso estrecho, tras esos bloques? ¿Un pozo, una galería, formaciones? Con esas ganas empezamos a explorar, avanzamos gateando por una galería baja, con algunas pequeñas formaciones, hasta un cruce de conductos, avanzamos por lo más evidente notando un olor característico y fuerte del guano.

Gatera del interior.

Tras un pequeño resalte llegamos al final de la galería donde existe una sala de mayor tamaño y repleta de guano en la que no existe continuidad ninguna. No hay ningún murciélago pero eso sí, bichos hay a miríadas. Sin perder tiempo empezamos con la topografía.

Todo tipo de habitantes sobre el guano.  

Y retrocedemos por la galería recogiendo datos y fotografiando hasta el cruce. Esta vez Juanma iría en cabeza explorando la gatera o laminador, mientras realizo el dibujo del cruce y fotografió la zona. Cada vez le oigo más lejos, parece que la gatera tira unos metros. Voy tras él y le veo a unos 10 metros, mierda, parece que aquí termina la exploración. Comprueba posibles continuidades pero sin éxito, volvemos topografiando hasta la ventana de acceso, con impotencia de que aquello no continúe mas, pero muy contentos de haber sacado unos metros más a la cavidad, sabiendo lo difícil que resulta esto en Tamajon.

Juanma al final de la gatera.

De vuelta en el coche, nos ponemos a comer y decidimos seguir trabajando en la zona. Empezamos revisando y recogiendo datos en el exterior para más tarde meternos en otra cavidad cuando empezó a llover.

Revisando posibles accesos al sistema.

Resolvimos algunas incógnitas y conseguimos terminar trabajos pendientes, el descubrir algo nuevo fue un "Plus". Pero esas ganas de exploración y el compañerismo, es lo que llenó un gran día de Espeleo. 
Rafa Coronado

1 comentario:

  1. Cuanto mas viejo mas "cagao" !que mal llevo las angosturas!

    Toño

    ResponderEliminar