lunes, 28 de abril de 2008

ACCIDENTE EN LA JUANA I


Un espeleólogo de 54 años natural de Santa Cruz de Tenerife ha fallecido el pasado sábado día 26 de abril, al precipitarse al vacío y caer más de noventa metros mientras practicaba la espeleología en la Sima Juan Herranz I, en el bosque de Valsalobre en Cuenca.

Según confirmaron fuentes de la Subdelegación del Gobierno en nota de prensa, el hombre, identificado como L.F.R.C., tenía una experiencia espeleológica de más de 30 años y se encontraba federado en Madrid.
El accidente tuvo lugar sobre las 14.20 horas del sábado, cuando un grupo de espeleólogos se encontraba practicando espeleología y uno de ellos cayó.
Tras ser certificado el fallecimiento, los miembros de la sección de rescate e intervención en montaña de la Guardia Civil (SEREIM) lo ascendieron a la superficie. Las labores de rescate del cuerpo se prolongaron hasta las nueve de la noche si bien el proceso de extracción del cadáver mediante el sistema de poleas comenzó hacia las 18,30 horas. En total, en las tareas de recuperación del cuerpo han participado unas 50 personas expertas en rescate. Los miembros de la Federación de Espeleología fueron los encargados de trasladar hasta la boca de la sima al médico conquense César Canales, que se encargó de certificar la muerte. Posteriormente se procedió al traslado del cuerpo al tanatorio municipal de Cuenca.
Curiosamente, ese mismo sábado y casi a la misma hora en la Asamblea de la Federación Castellano Manchega, se debatía en uno de sus puntos la necesidad de crear un grupo de coordinación y rescate para los posibles accidentes en nuestra región.
Esto nos tiene que hacer reflexionar sobre la importancia del estado de los materiales con los que practicamos la espeleología, las instalaciones y la preparación que tenemos que tener para practicar esta ciencia-deporte que tanto nos gusta.

Paco Cuesta