jueves, 2 de octubre de 2008

Soussouéou - Escarrilla

26 y 27 de julio
Participantes: Ana y Valen (más 2), Antonio (más 1), Fernando y Bego (más 2), Eugenia y Burre (m
ás 2), Mamen, Ricardo, Santos y Montse.

SOUSSOUEOU

El sábado nos levantamos tranquilamente, desayunamos tranquilamente todos juntos (los 18) y nos fuimos unos a hacer el Soussouéou (se lee "Susú") y otros a acometer una gran gesta como fue llegar a la presa de Artouste a más de 2.000 metros de altura, en el valle de Midi.

Al Soussouéou llegamos Ana, Mamen, Ricardo, Santos y Montse. Dejamos el coche en la salida del cañón y nos damos cuenta de que vamos a tener compañía, mucha compañía (por poco no encontramos ni aparcamiento, y hay un parking allí !!).
Una aproximación de 20-25 minutos y un par de tramos con una
caída vertiginosa en los que al fondo del barranco se oyen risas y gritos de los que ya están dentro. Sólo el paseo por esta zona del GR-10 ya merece la pena. Recordamos aquella otra ocasión en que, después de estar vestidos en la entrada nos dimos media vuelta, por la cantidad de agua que llevaba aquella vez.
El Soussouéou es un barranco juguetón, con infinidad de toboganes y sólo 1 rápel obligado, con lo que no nos preocupamos si adelantamos a otros grupos o nos adelantan. Nos echamos unas risas con unos de Galicia que vienen con un amigo guía, y con un grupo de franceses de una empresa.
En uno de los puntos hay tobogán, o destrepe por la derecha, o bien unos pasitos por una panza y al agua. El caso es que recuerdo haber dado 4 ó 5 pasos y pensar "ya estoy viendo el agua abajo, no me he caíd...". Un culetazo en la roca y el siguiente en el agua, con secuelas tan solo en el honor.
Y entre hacer el Gorgol por enésima vez o pasar por Pirineos Sur, que era el último día, nos decidimos por comer en Sallent y curiosear un poco por el festival.

ESCARRILLA
Antonio, Valen,
Ricardo, Santos y Montse.
El comienzo del barranco está bastante sucio, así que decidimos cogerlo un poco más abajo, tirando un par de largos de cuerda desde el lateral de la carretera. El momento más emocionante, sobre todo al comprobar que la cuerda en doble tenía los cabos a diferente altura y sólo llegaba al suelo uno de ellos...
Caos, destrepes, algún rápel y salida a nado a través de varias badinas

Según Antonio, el momento más arriesgado de todo el fin de semana:
http://www.youtube.com/watch?v=7wTyNaLghf (del youtube).

Fin de semana "relajao", lo más difícil fue no ser atropellado por tanto futuro espeleólogo.

Algunas fotos más.


Montse Camino