sábado, 18 de diciembre de 2010

Hoyo Salcedillo y Vallina en el Puente de la Constitucion

Después de cambiar de aires en la zona de Udias, regresamos el final de puente a nuestro querido valle del Asón y zonas aledañas.
Hoyo Salcedillo
El lunes 7 de diciembre un porrón de amiguetes del Abismo nos encaminamos a la cueva del Hoyo Salcedillo, guiados por una fantástica topo y Carlos Heras. Los miedos a atollarse en la nieve desaparecieron, pues después de dos días lloviendo la enorme masa de nieve que cubría España casi había desaparecido.
Nos cambiamos en un toldo improvisado bajo la llovizna y nos lanzamos a una empinada caminata de 1 hora. Al final en el collado previo a la boca sí que tuvimos que pisar algo de nieve. El paisaje, soberbio.
Ya dentro de la cueva pudimos comprobar que la escala del plano era pequeña, por lo que lo que íbamos recorriendo casi era imperceptible. Casi nos congelamos de frío por las corrientes que circulan esperando el primer pocillo de subida. Después recorrimos durante una hora recovecos y gateras hasta dar con un paso lleno de bloques inestables. 
Jordi tuvo la mala suerte de mover con su saca una laja del tamaño del Titanic que se le vino encima. Bueno, no era tan grande... detrás de ella vino un cumulo de cantos sueltos, que hizo que quedara atrapado, eso sí sin demasiado riesgo. Entre varios se retiro el escombro y los brazacos de Carlos Heras pudieron mover el bloque, que pesaba más de 20 kilos.
Tras la desobstrucción, a Jordi y a más de uno se le pasaron las ganas de seguir, ¡lógico!. Un grupo seguimos el siguiente rapel y nos volvimos, mientras otros aprovechaban para explorar un poco más: encontrar la continuación de la cueva, para otra vez toparse por casualidad con una galería tapizada de excéntricas muy curiosa.
Según íbamos saliendo reingresábamos a los coches, con la ilusión de volver a Hoyo Salcedillo, a recorrer más y por supuesto con la alegría de una zona que no conocíamos la mayoría.
Vallina (otra vez...)
El último día de cuevas del puente fue el martes 8 de diciembre.
Nos fuimos a disfrutar a Vallina. La idea era llegar desde los pozos de entrada hasta la sala Pin y seguir todo lo que se pudiera. Fue un día fantástico, pues casi todos lo hicieron, tras 9 horas de pateos por la cueva.
Luis y Nacho salieron antes. Además para Ana y Luis fue el primer día de descenso recuperando ellos el cordelet.
Luis Jordá