martes, 28 de junio de 2011

Mina de pizarra de LLechwedd. Pais de Gales, Junio 2011

Situada a las afueras del pueblo de Blaenau Ffestiniog y al norte de Gales, la mina de pizarra de Llechwedd es la mas grande de todo Reino Unido. Ahora con una población de 5,000 personas y de 12,000 cuando la mina estaba en plena explotación.
En la actualidad, la mina sigue siendo explotada pero a cielo abierto. A la mina interior se accede desde una ladera y junto a una de las numerosas canteras que se encuentran en los alrededores del pueblo. De echo, junto al aparcamiento donde se deja el coche para realizar la visita hay un continuo flujo de entrada y salida de camiones.


Este es el pozo por el cual se accede a la mina. Esto se hace en una vagonetas cerradas donde entran 4 personas en cada una de ellas y con una inclinación de un 30% de desnivel.
La parte turística se habilitó en 1972 y baja 800 metros para acceder a unas salas desde una de las galerías.
La visita no es guiada, pero hay que hacer un recorrido de 10 estaciones donde en cada una de ellas se explica como se trabajaba dentro de la mina.
Las galerías por donde recorre la visita son bastantes amplias y altas. En alguna de ellas aun se encuentra las vías por donde circulaban las vagonetas con el mineral y el escombro.
Siempre después de la galería por donde circula el recorrido, hay una gran sala con altos techos.
La temperatura en la mina es de 12 grados durante todo el año y hay partes en las que el agua se filtra por las paredes y techos, por eso en algunas galerías se pueden ver canalizaciones para evitar que se estanque el agua.
La mina al completo, incluida la parte turística , tiene una longitud total de 40 kilómetros de galerías, aunque solo cerca de uno se puede visitar.
Justo donde el vagón para, para hacer la visita, había unos trabajadores preparando un acceso lateral y paralelo al que cogimos nosotros.
El guía nos dijo que se están preparando mas galerías para poder ampliar la parte turística. De hecho, la mina es de interés turístico en la zona y recibe miles de visitas al mes.
Llegamos a un momento en el cual tenemos que bajar bastantes escalones para llegara a una sala ( que por cierto tenia un palmo de agua y mas de uno se refresco un poco los pies) bastante grande.
Después de esta sala y accediendo por otra de las galerías llegamos a la parte mas interesante de la visita. 
Se trata de un lago de 135 metros de largo y una caída de agua justo al final del mismo. En general la visita es interesante, aunque podría ser aun mas, si las salas fuesen mejor iluminadas , ya que en muchas ocasiones no se aprecia el tamaño de las mismas.

Santi Frieros Diaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario