lunes, 28 de mayo de 2012

Mina de Hierro de Santa Anna. Nothweiler. Alemania

La mina se Santa Anna está ubicada en un pequeño pueblo llamado Nothweiler, en la provincia del Palatinado. Con apenas 160 habitantes y a pocos kilómetros del antiguo paso fronterizo con Francia, es uno de los pueblos as visitados de la zona.

En pleno corazón del parque natural de Pfälzerwald con 180.000 hectáreas, son muchos los que se acercan aquí los fines de semana para disfrutar de sus numerosas rutas de senderismo, sus caminos preparados para bicicletas o simplemente por la gastronomía típica de la zona.
Pero lo que no me llevo a mi allí fue sus famosos codillos, ( y no quiero decir que no estén buenos…) pero en motivo fue otro, visitar la mina de hierro de Santa Anna.
La mina no fue encontrada hasta  bien entrado el siglo 20, ya que se encuentra en medio de un frondoso bosque de pinos. Se cree que los Celtas (a cielo abierto) y luego mas adelante los Romanos, fueron los que empezaros a explotar la mina, pero de lo que si que esseguro, es que en 1582 el pueblo de Nothweiler comenzó una nueva época de explotación minera ordenado por el duque Johann I de Zweibrücken.



Mas adelante, en 1838 fa familia Gienanth compro la mina y aunque no fue explotada durante mucho  mas tiempo, la mina fue  uno de los factores económicos mas importante de la zona, llegando a colocar al mismo en un aceptable grado de prosperidad. Fueron ellos los que realizaron el túnel por el cual se accede a la parte visitable.
Cuenta con 10.000 metros de galerías, aunque solo cerca de 500 pueden ser visitados. En él, el guía da información de cómo se realizaban los trabajos en la mina durante las distintas épocas en las que fue explotada.
El recorrido circula por una  cómoda galería totalmente horizontal, aunque se pasa por encima de varios pozos (tapados con rejillas) de 50 metros. .


La mina esta ventilada esta de forma eficientemente  gracias a un pozo vertical de 80 metros que conecta con la superficie,  y a su vez, con los distintos niveles.
También en los niveles inferiores se ubicadas algunas cisternas, las cuales eran llenadas mediante un sistema de canalizaciones que circulaban por la mina.

El mineral aquí existente tiene  un alto contenido de manganeso, lo que causa una alta resistencia del acero producido. La temperatura en el túnel es una constante de 8 ° C y  la humedad es del 80%

Después de algo menos de una hora, una galería paralela a la entrada, nos lleva hasta la salida.
En general, una visita interesante, no solo por la visita a la mina, sino también por sus alrededores.
Aunque después de saber que hay otros 9.500 metros mas por ver, se hace corta.....

Santi Frieros