jueves, 11 de octubre de 2012

La Gándara


22, Septiembre, 2012
Manolo, Ángel, Diana, Migue, Jesús.

Como cabras
El caluroso verano llega a su fin y disfrutamos de su último amanecer a la vez que iniciamos los clásicos preparativos para adentrarnos en esta fabulosa cavidad cántabra después de un largo período de tiempo.

                Una corta aproximación nos lleva a su boca, y una fuerte corriente de aire sopla desde su interior. Con calma iniciamos nuestra aventura recorriendo caminos ya conocidos; ahora señales reflectantes discurren a lo largo de un trayecto cada  vez más marcado por el tránsito de todos los visitantes que nos adentramos.
Cascada Sala Ángel

            Superando la gran galería Cruzille, hayamos montado un vivac en el que no se encuentran sus ocupantes. A partir de aquí revisamos galerías y pasos, unos desconocidos y otros  vistos en otras ocasiones. No avanzamos más que otras veces, pero ahora con la ayuda de la topografía conseguimos ubicarnos desvelando  muchas dudas que teníamos anteriormente. No deja de sorprendernos el gran trabajo de exploración  y topográfico de los ESPELEÓLOGOS del país vecino.
Puente en la galería Cruzille
Reponiendo fuerzas
             Es tarde y decidimos regresar. Al pasar de nuevo por el vivac, ya se encuentran sus habitantes, unos espeleólogos ingleses que están conociendo la cueva, con los que nos entendemos gracias a Diana y Migue.
Bonito meandro

            Tras un largo día, un poco cansados pero muy satisfechos y pensando en regresar salimos al exterior. Una bonita noche ya otoñal nos aguarda; las vistas desde la boca, espectaculares con ese clásico alumbrado amarillo salpicado a lo largo de todo el valle.
Miguel en Zan Brun
            En poco tiempo nos reunimos con el resto de compañeros en el hostal Coventosa, donde como siempre somos amablemente atendidos a pesar de las horas:
Gracias.
Pi, la próxima contamos contigo
Jesús Foguer

3 comentarios:

  1. Como siempre muy buenas fotos.
    Impresionante la de la cascada de la Sala del Ángel,aunque llevara poca agua. No se como lo haces, pues conseguir una foto en esta sala tan grande y con agua de por medio sin que salgan reflejadas por todas partes las dichosas gotas, es un verdadero merito.
    He visto muchas fotos buenas, como por ejemplo las de espeleofotos, pero el montaje que lleva esta gente es impresionante. Tu, con una cámara y un flash secundario, consigues enseñarnos las bellezas del mundo subterráneo en toda plenitud.

    Paco Cuesta

    ResponderEliminar
  2. Bueno, se hace lo que se puede, no són salidas fotograficas especificas y no es plan de retrasar la actividad que ya de por si fue larga, la verdad una pena que no llevase un pelin mas de agua. Lo mas importante que dimos un paso importante en esta gran cavidad.
    Gracias.
    Jesús.

    ResponderEliminar
  3. A ver compis, la foto bajo la "Cascada del Ángel", esa en la cabecera de un pocete... ¿qué me decís de esa cabecera? ¿eso es normal en esas instalaciones...? Lamentablemente cuando encontramos cosas instaladas, al final tiramos para abajo o para arriba sin más... antes o después va ha haber alguna torta. Por otra parte, parece que las cosas aguantan, pues no se oyen muchos casos de tortas de esas.... en fin, será que soy un cobarde...

    ResponderEliminar