sábado, 6 de octubre de 2012

Salida a la Cueva de la Rubicera

22 de septiembre de 2012
Participantes: Arantxa Illarzu, Isma Luengo, Nuria, Dani Fernández, Nacho Hierro y Paco Cuesta.
La idea inicial fue hacer la travesía de Solviejo - Rayo de Sol, pero demasiada gente para esta actividad, con lo que se decidió partir el numeroso grupo en dos y seis de nosotros visitamos la Cueva de la Rubicera.
Esta cavidad, pertenece actualmente al Sistema del Mortillano que alcanza un desarrollo de más de 114 KM y tiene un desnivel entre la cota más alta y la más baja de 950 m. Este sistema en 2009 pasó a ser el de mayor desarrollo en España. (ver publicación Sistema Mortillano).
El día amaneció soleado lo que nos hará disfrutar de este paisaje de los altos de Asón. Después del desayuno en el albergue, dispusimos el material necesario para esta cavidad en los coches.
Subida al puerto de Asón por la nueva carretera y desvío a la zona, donde nos vamos a vestir para la batalla. Hay que señalar que han quitado una gran piedra donde aparcábamos los vehículos al lado de la cabaña y que hace 15 años mi coche se dejó parte de los bajos. Ahora se puede continuar hasta la segunda cabaña y aparcar ahí. Esto nos ahorra un pequeño paseo.
Sobre las 11 de la mañana nos pusimos en marcha y a subir la ladera que es lo que toca. Fuimos acompañados en nuestro viaje por los buitres que volaban a lo largo del valle de Asón. La aproximación hasta la boca de la cueva la hicimos en hora y media, instalando Dani las dos bajadas exteriores.
Comemos un poco y tenemos que hacer uso del botiquín, Nacho se ha cortado con la navaja. Nos hacemos la foto de rigor, unas explicaciones de lo que nos vamos a encontrar, nos quitamos los equipos personales metiéndolos en las sacas y para dentro. A mi me empieza a fallar la iluminación nada más entrar, chapuza en el casco con un pequeño frontal de tres led. Soy el que sabe el camino y con la poca iluminación que llevo, decido hacer otro apaño con un frontal antiguo, añadiendo más peso en el casco, pero esta vez puedo ver las grandes galerías.
Después de subir los escalones llegamos a la gran sala de la Rubicera. Siguiendo la pared a nuestra izquierda sin apartarnos demasiado de ella, pasamos por El Bosque y llegamos al paso de la comunicación o de la Licuadora. Un paso de difícil acceso descendente unos 20 metros, donde hay que tener cuidado con el desprendimiento de piedras que podrían taparnos la salida. En esta gatera hay que retorcerse unas cuantas veces, el aire que corre en este sitio te deja congelado y el agua está presente pero en poca cantidad. Se hace lenta la progresión pues tenemos que ir pasándonos las sacas unos a otros.
Después de un paso a través de un enrejado de diaclasas, vemos las grandes galerías que recorren este sistema. Hacemos varias paradas para observar la caliza en zonas donde la precipitación de la calcita ha creado como una especie de piel a la roca.
Llegamos al balcón y comento lo importante que es ir fijándose en este tipo de pasos, pues son inconfundibles y te ayudan a reconocer el camino de vuelta. Un poco más adelante llegamos a la galería de los dientes de perro otro de esos lugares que hay que recordar, pues es fácil equivocarse a la vuelta y seguir otro camino que lleva a una red de múltiples galerías.
Por fin llegamos a la sala del campamento o la Biere, donde paramos a comer.
Visitamos la Sala de la Teta, una de esas bellezas que nos brida esta cavidad. Tiene un poquito de todo, estalactitas de múltiples colores, la estalagmita que da nombre a esta sala, una bandera de gran tamaño, perlas, excéntricas, etc.
Nuestro recorrido sigue por la galería de "los pelos", recorriéndola durante un corto tramo. Se nota que el camino a seguir de la travesía hacia Mortero de Astrana no pasa por aquí. Es una zona poco pisada y con diversos tipos de espeleotemas.
Volvemos sobre nuestros pasos hasta la sala del campamento y nos dirigimos hacia el pozo de 31 o del Chocolate. Por la hora que es y pensando en el cocido montañés que podemos cenar si salimos a una hora prudencial, decidimos que solo vamos hasta este pozo pero sin bajarlo.
Recorremos las grandes Galerías  del Tambor, el Andén, la sala Decrépita, llegando a la gatera Serpenteante, que da acceso al pozo. En un tramo de este recorrido hay que ponerse los arneses con sus cabos de seguridad para pasar un pasamanos. Nos ha llevado un tiempo de 6 horas llegar hasta este punto.
La salida la hacemos sin más percance que la falta de algo más de agua. El lugar donde podíamos reponer agua tenía un goteo muy lento y los bidones que estaban allí para tal cometido, han desaparecido, solo hay un pequeño recipiente de poco más de un cuarto de litro.
Llegamos a la boca de la Rubicera en 2 horas y media. La desinstalación de las cuerdas en exteriores corrió a cargo de Isma. Excepto la subida por las cuerdas, casi todo el recorrido hasta los vehículos es cuesta abajo.
Nos ganamos el cocido montañés. Poco a poco fueron llegando los de la travesía de Solviejo - Rayo de Sol y un poco más tarde los de la Gándara.
Otros artículos publicados de la Cueva de la Rubicera, en la que podréis ver en los álbumes las formaciones y galerías de visitamos:
Cueva de LaRubicera - Agosto 2010 - ÁLBUM
Rubicera Octubre 2005 - ÁLBUM

Paco Cuesta

6 comentarios:

  1. Joer, qué bien. Ya ni me acuerdo de esas cuevas en las que te puedes perder...
    Javier

    ResponderEliminar
  2. Ese video me ha convencido. Travesía Ya!! qué guapas las fotos del Foguer
    ¿quién se anima?

    ResponderEliminar
  3. La travesia para cuando? de Jesus que decir... si yo creo que le das una desechable y te hace un trabajo impresionante

    ResponderEliminar
  4. Pozos, estrecheces, grandes y bonitas galerias, rios y pasamanos, un acceso con inmejorables vistas y vuelta al exterior por la gran boca del Mortero, que mas se pude pedir, desde luego una travesia muy completa.
    Jesús.

    ResponderEliminar
  5. Pues si hay que hacer la travesía se hace.
    Id proponiendo fechas.

    ResponderEliminar
  6. Pero bueno, ¿es que ya tenéis el carné de "travieseros"? Je, je...

    ResponderEliminar