domingo, 4 de agosto de 2013

Mina Buenita-El Soplao-Mina Udías


13-17 de Julio de 2013

Participantes: Rafa Lozano (IGME), Carlos Rossi (UCM) y Mª Carmen (Abismo y CSIC)

C. Rossi y R. Lozano a la entrada de “La Buenita”            
Esta salida surgió de una forma inesperada. Carlos Rossi, profesor e investigador de la UCM tuvo a bien en dar una charla, en el laboratorio donde trabajo, sobre las investigaciones que lleva a cabo junto con otros investigadores en “El Soplao”. Como conocía el interés de algunos miembros de Abismo en visitar “El Soplao” cuando terminé le hice algunas preguntas y una cosa llevo a otra. Total que finalmente me propuso, ya que él tenía que ir el domingo 14 a realizar unas medidas en la cueva, si quería acompañarle a lo que obviamente contesté que sí, y con la autorización pertinente organizamos el viaje. El sábado de mañana quedamos en la puerta de la Facultad de Geológicas con Rafa Lozano que también investiga en la cueva y partimos hacia Cantabria. La agenda era bastante apretada, nada más llegar nos dirigimos a la mina “La Buenita”, dónde también están investigando, y allí tuve mi primera toma de contacto con la topografía de cavidades –tenían que saber la exacta ubicación de unos botes de toma de muestras-; en realidad mi primera toma de contacto consistió en anotar, bueno también puse un punto :-). Una de las tareas que realizaron fue medir el pH y la conductividad de algunos goteos ya seleccionados. Es una mina no muy grande –de galena y esfalerita (Pb-Zn)- que en parte es mina y en parte cueva en la que es una pena cómo algunos desaprensivos han destrozado parte de las formaciones. Aún así había helictitas de aragonito realmente bellas, gours con calcita y aragonito, y también observamos alguna perla de cueva.
C. Rossi miediendo el pH y la conductividad
Mª Carmen admirando la belleza de la cueva
Ejemplo de alguno de los destrozos realizados

Gour con aragonito
     Al día siguiente nos dirigimos a “El Soplao” (http://www.elsoplao.es/default.php) . Entramos por la zona turística que todavía no se encontraba abierta al público y que por lo tanto aún no estaba iluminada –para aquellos que no hayan estado nunca la visita turística incluye el transporte en vagonetas mineras-. Atravesamos esa zona de forma rápida y a pie. Alcanzamos la llamada Galería Gorda también conocida como “Pasarela” y nos dirigimos al falso suelo donde Rafa Lozano me mostró lo que algunos cantabros llaman la Capilla Sixtina y que es un pequeño desnivel desde el que se puede ver el falso suelo desde debajo así como una secuencia de como se encuentran los estromatolitos de manganeso dispuestos en la cueva. ¿Que qué son los estromatolitos? pues son unas rocas formadas por bacterias  y son muy importantes por ser una de las pruebas más  antiguas de la existencia de la vida en la tierra (http://eprints.ucm.es/10231/1/165-312-2-PB.pdf). Actualmente son muy escasos, siendo famosos, entre otros, los que se encuentran en Australia. Pero en España también tenemos, por ejemplo en la costa de Almería, y como acabamos de ver en Cantabria, sólo que éstos además tienen dos particularidades: están dentro de una cueva y son ricos en manganeso (http://www.elsoplao.es/estromatolitos.php).
Acumulación de estromatolitos en “El Sopalo”. El óxido de manganeso les aporta el color negro característico
Encima de la imagen se observa el falso suelo por debajo y las zonas oscuras de debajo son estromatolitos
   Atravesamos la verja de los italianos, estuvimos en el campamento y en la Coca-Cola dónde hay estalagmitas y estalactitas que se caracterizan por tener un color oscuro que según les dé la luz recuerda al de la Coca-Cola, de ahí su nombre.
   Después nos detuvimos durante un tiempo para realizar mediciones en el “órgano”. Estando allí nos alcanzaron los primeros turistas que se habían apuntado a la actividad “aventura” mientras Carlos y Rafa hablaban con uno de los guías al que naturalmente conocían yo me quedé escuchando las explicaciones que el otro daba al grupo de visitantes.
   Para adelantar tiempo Rafa se dirigió a la Coliflor a través del Bosque para dejar unos botes de toma de muestras y a su regreso nos dirigimos a la “Galería del Puente”. La “Galería del Puente”está totalmente fuera de la zona turística y para acceder a ella hay que hacer una pequeña ascensión de unos 3 metros, y posteriormente un pequeño descenso en el que al tocar suelo las botas quedan totalmente hundidas en el barro. Tras algo de recorrido y un corto pasamanos se accede a una zona donde se pueden observar helictitas y otras formas curiosas como crecimientos que dan lugar a una especie de mariposas.
                                 




  
   Formaciones de Galería del Puente

     Al regreso de “Galería del Puente” mientras Carlos Rossi se adelantaba me acerqué con Rafa Lozano a “La Coliflor” y pude admirar su belleza.
Sala "La Coliflor"
   Una vez acabados los trabajos pertinentes recorrimos el camino de vuelta esta vez sí iluminado lo que nos permitió observar mucho mejor la zona de la pasarela.
    Como la cueva esta habilitada para la visita turística a la salida pudimos limpiar el equipo y ducharnos lo cuál se agradece porque salimos realmente embarrados ya que la “Galería del Puente” dejó huella.
   Al día siguiente fuimos a visitar la mina de Udías ya que Carlos Rossi y Rafa Lozano quizás prosigan allí parte de sus investigaciones. Nos recibió Alfredo Argumosa gerente de “El Soplao” quien gentilmente nos acompañó ejerciendo de guía en la mina y a quién he de agradecer su compañía y el permiso para publicar las fotos de “El Soplao”. Gracias a Alfredo y a los restos de equipamiento que quedan en la mina amplié mis conocimientos mineros. Está mina, de Pb-Zn, es bastante extensa, mucho mayor que la Buenita, siendo también parte mina, parte cueva. La dificultad no es muy grande si se tiene en cuenta que no se necesitan aparatos pero no hay que olvidar que las tres rampas mineras que se bajan de una forma muy ligera hay que subirlas de vuelta. Nos aproximamos bastante a la salida por Novales, pero dado que pensábamos que esa salida estaba cerrada nos volvimos por donde habíamos entrado.
R. Lozano entrando en Udías


Restos de vias
Mineralización de esfalerita y galena en dolomita
Mina de Udías

  
 
  
   Acabamos la jornada en la Escuela de Minas de Torrelavega consultando el catálogo de la biblioteca y viendo la colección de minerales que hay en su entrada, recomendable para los aficionados a la mineralogía -totalmente de libre acceso-.
   Al día siguiente, tras descansar en Carmona, volvimos a Madrid.
   Me gustaría aprovechar esta crónica para dar las gracias a Carlos Rossi por haberme propuesto realizar este viaje y tanto a Rafa como a Carlos por sus explicaciones y agradable compañía.

Mª Carmen