martes, 27 de mayo de 2014

Prácticas en cavidades de los cursos de Iniciación y Perfeccionamiento 2014

17 y 18 de mayo de 2014.
El sábado llegamos puntuales al Bosque de Valsalobre, lugar de las prácticas para los dos cursos. Los cursillistas del de Perfeccionamiento y Toño durmieron la noche del viernes y así a primera hora poder instalar las simas y que nadie se nos adelantase.
A las nueve y cuarto, Isma y Jesús se pusieron manos a la obra e instalaron la Sima Juan Herranz I, se fueron ayudando mutuamente sin ningún monitor. Menos mal que se instalan las dos vías a la vez y así por lo menos uno le puede indicar al otro lo que ve incorrecto y entre los dos ir solventando las dificultades que conlleva instalar una sima. Hay que decir que esta cavidad se la conocen bien pues la han bajado y subido unas cuantas veces.

En cuanto llegamos, Javi se colocó el equipo y bajó corrigiendo algunas gazas y así dejar toda la instalación en perfectas condiciones para que bajásemos los de Iniciación. Junto a Jesús que estaba abajo, se pusieron a instalar el pasamanos del pozo mientras nos esperaban a los demás. Isma ya había salido (a comerse un bocata, supongo).
El grupo de instaladores de la Sima Z - 6, habían comenzado a las nueve y media. Isra, Rafi y Estrella y comandados por Toño se enfrentaron a su primera instalación de una sima de 99 metros de profundidad y con unos pasamanos de acceso a los pozos que se las trae. Además está el tema de la mala instalación con químicos que hay en esta sima y que obliga a poner cintas para separar los mosquetones de la anilla y así evitar que hagan palanca. Todo un reto que superaron, no sin dificultad. Salieron a las 6 de la tarde con un total de seis horas y media de instalaciones.
Habiendo dejado un tiempo prudencial desde que vimos bajar a Javi, los de Iniciación nos pusimos en marcha dispuestos al bautizo de los nuevos en la Juna I.
Un grupo de espeleólogos llegó en ese momento, bueno más bien una familia, les dijimos que después de nosotros podrían bajar y que disponían además de dos vías, cosa que agradecieron.
A las doce de la mañana, Alberto bajó con Nacho, abriendo la ristra de espeleólogos que en poco tiempo llenaríamos las cuerdas. Dichoso empiece que tiene la Juna I con los antirroces.
Por detrás entraban por orden, Anatoli con Montse, Sergio con Marta y cerrando el grupo Ángel Luis con PacoQ.
Salvo un pequeño percance con un puño que se quedó muy arriba en la cuerda y que solventamos fácilmente al disponer de dos vías, todo fue a las mil maravillas. En poquísimo tiempo estábamos todos abajo. De cerca nos seguía el grupo familiar.
Junto a Javi y Jesús nos fuimos a visitar la Sala del Lago, que realmente es un gigante gours. Con cuidado de no pisar los bordes del lago,  el grueso del grupo se colocaron para la foto que todo el mundo se hace en esta cavidad. Se visitó los alrededores de la Sala de la Colada y unos cuantos se acercaron a ver el otro pozo y unas gateras.
Una vez todos juntos y por el mismo orden que habíamos bajado, nos dispusimos a subir y a las tres de la tarde estábamos todos fuera. Hay que decir que para ser un grupo de ocho, más los instaladores, tardamos muy poquito, solo tres horas.
A comer y descansar hasta que lleguen los de la Z-6. A las seis en vista de que se nos hacía tarde y no llegaban, nos pusimos los cachiperres y para la sima. Cuando llegamos a la boca estaban saliendo en ese momento. Nos cuentan que han tardado tanto debido a que la instalación de los anclajes ha cambiado. Algunos químicos están cortados y hay parabolt nuevos. Incluso un pasamanos está colocado en la pared opuesta a como estaba hasta ahora. La ficha técnica solo servía de referencia.
Una vez que salió el último de los instaladores, empezamos a bajar nosotros, dándonos las ocho de la tarde como hora tope para comenzar a subir, estuviésemos donde estuviésemos. Después de bajar unos cuantos pozos y ya en el pasamanos, Paco que encabezaba este grupo, dejo pasar a Montse en primer lugar y empezó el ascenso (maldita ciática).
El grupo siguió bajando hasta la cabecera del pozo final. Montse viendo la hora se aventuró a bajarlo y como llegaba a la base del pozo a las siete y media, justo media hora antes de lo previsto, todos decidieron bajar.
La subida y a batir otro record en los cursos, a las nueve menos cuarto ya estaban todos fuera. En total se tardó dos horas y tres cuartos y eso que a la entrada tuvimos que esperar a que saliesen los instaladores. Buenos fichajes para el club.
A las cinco y media de la tarde, la instalación de la Sima Juan Herranz II corrió a cargo de Isma y Jesús, supervisando Javi. Estrella en cuanto repuso fuerzas comiendo un poco, les siguió entrando en la cavidad a las seis y media. Se instaló hasta las piedras del gran pozo y se dejó preparada la cuerda para poder bajar hasta abajo del todo al día siguiente. A las ocho y media ya estaban todos fuera.
Mientras tanto Isra y Rafi habían bajado a las 7 de la tarde a desinstalar el pasamanos y las dos vías de la Juana I. Con dos sacas cada uno, salían a las diez de la noche. Buena paliza para el primer día.
Como iba a anochecer, se colocaron las tiendas de campaña y nos pusimos a cenar. Por suerte hacía un tiempo ideal y no corría el aire que en la noche anterior les obligó a colocar los coches como las caravanas del viejo oeste americano. Las charlas, chistes y risas nos acompañaron por mucho rato.
A  las diez de la mañana del domingo, Estrella, Isma y Jesús empezaron la jornada de desinstalación de la Z - 6 con la supervisión de Javi. Todos bajaron hasta la base del último pozo y a las tres de la tarde ya estaban todos fuera. En cinco horas desinstalaron toda la sima.
Como habíamos comprobado el día anterior que los cursillistas de Iniciación se desenvolvían sin problemas, decidimos que podían visitar la Juana II e incluso llegar hasta la base del Pozo del Lago, donde hace años Abismo lo exploró y donde actualmente se baja viniendo de la travesía.
Montse abría este numeroso grupo, seguido de Sergio, Marta, Anatolie, Isra, Ángel, Rafi, Alberto y cerrando grupo Toño. La primera entro a las diez y media y el último a las once y diez. Está claro que se desenvuelven bien en las cuerdas.
Al poco rato Nacho y Paco ven llegar a Alberto, que ha decidido no bajar el volado del pozo. Hay que decir en su favor, que la noche anterior se habló de accidentes y por la mañana antes de entrar en la sima también hubo comentarios del estado de los arneses del club. Este tipo de conversaciones no es bueno en un curso, pero claro el morbo siempre está presente en los charcarrillos espeleológicos.
Todo el grupo llegó hasta el Pozo del Lago como estaba previsto. En cuanto los de Iniciación subieron hacia la salida, los de perfeccionamiento les siguieron desmontando la instalación. A las tres de la tarde, salía el primero y los desinstaladores salieron a la cuatro menos cuarto.
Una vez terminamos de comer y recoger todos los cachivaches de estos tres días de curso nos hicimos la foto de rigor.
Los  cursillistas de Iniciación se han desenvuelto con soltura y son unas maquinas, esperamos que les guste esto de embarrarse, franquear los pasos estrechos y bajar y subir grandes pozos. Y que les pique el gusanillo en nuestras zonas de exploración. Ahora solo queda llevarles a Cantabria este verano para que conozcan las grandes cavidades y que puedan hacer alguna travesía.
Los cursillistas de Perfeccionamiento nos han demostrado que ya habían aprendido mucho durante nuestras visitas a las distintas cavidades, pues todos han funcionado mejor de lo que pensábamos. Ahora les queda practicar para mejorar esta técnica de las instalaciones.
Tenemos que comentar que este curso de Perfeccionamiento a salido adelante gracias a Toño como director y a la ayuda inestimable de Javi, que entre los dos han sabido solventar los problemas de ser solo dos monitores para tantas instalaciones y cinco cursillistas a su cargo. Chapeau...


Paco Cuesta