lunes, 31 de agosto de 2009

Barrancos Ordesa 8, 9 y 10 de Agosto

El pasado fin de semana de 8 y 9 de Agosto, nos subimos a la zona de Ordesa para hacer unos barrancos.
En esta ocasión elegimos la zona de Ainsa.
Salimos el viernes por la tarde Bibi y yo, mis amigos Graci, Chino y Padilla, que ya son avituales todos los años, salen un poco mas tarde y nos vemos por la noche en el camping de Murillo de Tou.


Sábado por la mañana. El día esta despejado pese a que daban lluvias en la zona para este fin de semana. Para ese día elegimos un barranco, aunque no muy complicado, al menos largo que nos llevara casi todo el día.

La garganta del Miraval. Realmente se trata del ultimo tramo del rio Yaga a su paso por Hospital de Tella.
Es un largo recorrido muy acuático, estrecho, sinuoso y con tramos que podrian decirse casi subterráneo. En total son 3´5 km divididos en tres grandes bloques a los cuales se pueden acceder por separado. Nosotros como lo que no faltan son ganas de mojarnos, decidimos entrar desde el primero y hacer los tres.

Nos llama mucho la atención los enormes troncos empotrados entre las paredes, pero mas aun las zonas tan estrechas que hay en la parte intermedia y la final.
Domingo. Anoche hubo tormenta y ha llovido gran parte de la noche. Aun así, queremos intentar hacer algo.
En esta ocasión El trigoniero, casi en el túnel de Bielsa. El cielo esta muy nublado, y apenas se ven las cimas de las montañas que nos rodean. El trigoniero se trata de un barranco cortito pero intenso.
Con una longitud de 600 mts, tiene un desnivel de 200 mts. Lo que tiene de pecularidad de este barranco, es que esta escabado en granito y que el caudal del mismo se rige con una pequeña presa que hay justo donde empieza el mismo.
A simple vista podemos ver que baja muy cargado, la presa esta abierta y para nuestra suerte empieza a llover. Después de un "consenso" entre todos, decidimos meternos pero con mucha precaución y vigilando los posibles escapes.
Lo recorrimos durante 40 minutos y siempre evitando el curso y teniendo que improvisados pasamanos y rapeles desde algún árbol para evitar meternos en el agua.
LLegamos a un punto donde debemos decidir sin seguir o no. Lo siguente es un rapel de 20, después otro de 20 y de 30.
No lo vemos nada claro, y al menos donde estamos podemos subir por la ladera. Así que pese a las ganas que tenemos de hacerlo y la buena pinta que tiene, lo tenemos que dejar para otro día.
Lunes. Hoy regresamos a casa, pero no queremos volver sin aprovechar el día. Nos comenta un guia francés que bajan muy fuerte y que no cree que en un par de días se pueda hacer algo.
Aun así, nos vamos a uno de los clásicos de la la zona. Con tanta agua, preferimos irnos a alguno conocido. El Viandico.


El viandico se trata de un barranco no muy espectacular pero que tiene la opción de hacer al acceso por la cueva de los moros.

Y asi lo hicimos. Tiene unos 800 mts y transcurre paralela al mísmo barranco del viandico para terminar justo dende este empieza.

Tiene un par se salas bastante grandes y en una de ellas una gran columna de al menos 8 mts. Después de embarrarnos un poco, y de pasar algunos pasos con el agua casi en el pecho llegamos a la salida. El barranco nos espera.

Con sus 1500 mts de longitud y solo 100 de desnivel no es un barranco encajado o con rapeles, mas bien es abierto y debido a las surgencias, con agua muy muy fría. pero mejor que nada....
Lo primero que hacemos es meternos en el agua para quitarnos todo el barro que tenemos en los neoprenos. Aun así, el agua no baja nada limpia. La tormenta de día anterior hace que este muy turbia.

En los arboles y piedras de las orillas, se ven restos de la tormenta y deja depositadas ramas por todos sitios. Seguro que el día anterior fue imposible hacerlo.
Después de el único rapel que tiene (10mts) llegamos a final del mismo y al comienzo del parque nacional donde ya no podemos continuar.

En general, un grato fin de semana que aunque el tiempo se empeño en chafarnos los planes, volvemos a casa con otros barracos hecho.

Santi y Bibi

No hay comentarios:

Publicar un comentario