viernes, 25 de abril de 2014

Sima de la Higuera, Pliego (Murcia)

17, 18 y 19 de Abril
Y por fin llego el día, llego la ansiada visita a esa gran culpable, esa niña bonita de la cual ves una foto en la red y quedas prendado. Desde aquí antes de nada, aprovecho para dar mi más sincera enhorabuena a la Federación de Murcia, al Ayuntamiento de Pliego y a la Comunidad Autónoma por esa gran labor de conservación, cuando uno tiene la oportunidad de ver algo tan excepcional, tan hermoso, y encima verlo en tan buen estado, no puede por menos valorar todo ese trabajo.

El tiempo tan apetecible como de costumbre por esta región, la aproximación un breve y agradable paseo de apenas cuarto de hora entre los pinos, instala el grupo de Rebeca, Marta, Mari Carmen y Arturo. Los siguen el viernes el grupo de Montse, Juan Carlos, Rosa e Israel, y recogemos dando por concluida la actividad el sábado, Estrella, Toño, Sergio y el que escribe.

Nada más empezar a bajar, lo primero que llama la atención, es lo profundo que llegan a penetrar las raíces de la higuera, las cuales te acompañan a lo largo de todo el primer pozo.


Esta Sima es una diaclasa con un desarrollo de unos 5.500 metros, con una temperatura que ronda los 20 grados, la ropa que lleva uno puesta es fina, quizás incluso yo diría, que más de lo deseado cuando hay que pasar por algún sitio estrecho. Las paredes en buena parte de la cavidad se hayan tapizadas de delicadas formaciones coralinas, lo que las dota de  un bello aspecto.

 

El último de los tres pozos de entrada, termina a 72 metros, en un cono de derrubios que da acceso a la sala de la Unión.
Una vez aquí, dejamos el equipo de verticales, y ya más cómodos, continuamos nuestro recorrido.
Más adelante habrá que ir superando algunos pasos estrechos, destacar aquí esa famosa ventana que ya en su día, dio sus más y sus menos a sus descubridores Gema Cánovas y Pedro López,
 Así seguimos poco a poco, hasta llegar a la sala de la bañera, un pequeño lago fácil de sortear sin apenas necesidad de mojarse más allá de las rodillas. 

 ... y por fin, tras una cómoda galería, la llegada a la impresionante Sala de las Maravillas, ante la belleza de las formaciones que tenemos delante no podemos por menos que acordarnos de aquellos compañeros que se han quedado con ganas de venir, de aquellos que sabemos que valoran hasta los detalles más pequeños, y por supuesto de nuestros queridos fotógrafos profesionales.

Ismael Luengo

1 comentario:

  1. Buen estreno en el blog Isma.
    Buena crónica que con su relato te dan ganas de salir corriendo a visitar esta maravilla.
    Cada vez más administraciones se están dando cuenta de este valor a proteger, ojala la cosa avance más.
    Paco Cuesta

    ResponderEliminar