miércoles, 20 de agosto de 2014

Cueva Fresca, 1 de Agosto

Tras un buen rato la noche anterior pensando en la cueva que haríamos y viendo que la mejor opción era “Cueva Fresca” ya que teníamos a Rafa de guía, nos decidimos por ésta.
Nos levantamos por la mañana y nos preparamos, que estén aparatos, cuerda,…. 
Primera duda, ¿cuánto agua llevamos?, al final me salgo con la mía y llevamos cinco litros para siete.
Los de Espeleominas también llevan agua por su lado. 
Aunque comida y agua lo preparamos por separado, salimos del refugio juntos Espeleominas y Abismo, vamos a hacer la cueva juntos (Bruno, Alfonso, Fernando, Miguel, Joaquín, Rafa, Sergio, Angel Luis, Jorge, Jesús, Arturo y yo). Somos más que en la guerra, pero esto promete...
Salimos todos camino a las casucas, y allí cruzamos el primer puente, por lo que tenemos que avanzar pegados al río durante un tramo para luego tirar barranco arriba. Cuando comienza la subida parece que alguien enciende la calefacción, no hacemos más que sudar. Pufff, quién habrá puesto ésto tan alto….
Con buen ritmo y sudando a mares llegamos a la boca de la que sale un fresquito que para qué.
Decidimos esperar un poco para entrar pues el cambio de temperatura tan drástico no lo creemos conveniente, además así aprovechamos a echar un trago….o dos (menos mal que no hacemos ni caso y he echado más agua)
Al final parece que nos vamos acoplando y se está a gusto en el sitio ¿Y si nos quedamos por aquí?

Finalmente nos decidimos a entrar. Hay que comenzar pasando dos pequeños resaltes que están con cuerda fija, tras sendos laminadores. Entre ambos el viento sopla que casi asusta.
Al último se le ha olvidado cerrar la puerta.


De aquí pasamos a la Galería de Entrada, donde Rafa que la hizo el año pasado, toma la delantera para ir guiándonos. No obstante, ante cualquier duda echa mano a la topo...

Tras un camino relativamente cómodo en el que pasamos pequeñas gateras y algún caos de bloques.

Llegamos a una galería llena de barro, fango,… no sé cómo llamarlo, el caso es que según vamos pasando por allí se van quedando las botas pegadas, a tal punto que en ocasiones parece que al tirar vas a sacar el pie y dejar la bota. A mí me tienen que despegar en un par de ocasiones. Al final de ésta encontramos una bonita formación que se está realizando con el goteo del agua. 
Continuamos andando hasta llegar a “El Tracastín”. Éste consiste en un pasamanos con un paso de fe en el que te tienes que dejar caer para pasar de un lado a otro. Alguno tiene demasiada fe y no es que se deje caer, se lanza como pollo sin cabeza...

El siguiente paso que tenemos tras este pasamanos es la "Encrucijada de la Araña".

En este punto instalaremos una cuerda para luego poder subir ya que lo que vamos a hacer es una circular. Dejándola instalada entre Rafa y servidora, nos dirigimos a subir una pequeña cuerda para llegar al pasamanos que nos lleva al otro lado. Saliendo desde aquí a la 5ª Avenida que nos lleva a la Sala Rabelais. Es aquí donde nos paramos a comer que ya hay gusa. El grupo de espeleominas decide que van a ver la conexión con Tibia, mientras que nosotros continuaremos con la circular. Aunque hay algunas dudas enseguida damos unos y otros con el camino a seguir. Para nosotros el problema va a venir al buscar el paso a la gatera por la que queremos continuar, aunque Rafa recuerda bastante el paso y cogemos la galería correcta al principio nos quedamos a un par de pasos, lo que nos va a hacer recorrer un par de veces más la galería, pero finalmente damos con el agujerito...

Pasamos la gatera y directos a la Encrucijada de la Araña, esta vez por abajo, de manera que utilizamos la cuerda para subir. Habrán pasado ya los de Espeleominas? Habíamos quedado en que si llegaban y estaba la cuerda nuestra aún, nos dejaban un nudo en la cuerda que da al pasamanos de arriba, habrá que esperar a llegar arriba.

Una vez arriba, mientras desinstalamos, de lo que se encarga Jesús, oímos voces al otro lado. Son los de Espeleominas. Ya estamos todos, nadie ha desaparecido. Se quedan un rato haciendo fotos mientras nosotros vamos saliendo. Alguien decide salir por la otra boca de la cueva, por lo que se pierde la foto final...

En el camino de vuelta y pasando cerca del rio..., como somos muy limpios paramos para limpiar rl material utilizado.
Una vez limpio... vuelta al albergue. Duchita y a comer, no todo el mundo en ese orden...


Estrella González

Enlaces de Fotos