miércoles, 1 de octubre de 2014

Zona del Alto Tajo, últimos trabajos

Trabajos en nuesta zona del Alto Tajo: Septiembre de 2014

Importante

Reproducimos copia las topografías existentes en el Catálogo de Cavidades de Guadalajara (Fernández Tabera & Martín Yebra, 1982), respetando escrupulosamente los dibujos originales y autorías. Tan sólo se ha añadido, en algunos casos, la localización de los anclajes.
La sima Gurri iluminada por la luz del sol.
El fin de semana del 13 y 14 logramos reunirnos seis compañeos de Abismo con la intención de seguir avanzando en el trabajo que, a modo de hormiguitas, vamos llevando a cabo en nuestra zona de los pinares de Peñalén, Villanueva y Zaorejas.



Sábado 13/09/2014

Convencidos de que conviene prospectar en todas las salidas, comenzamos el sábado por la mañana buscando cavidades en el sector I (término de Peñalén).
Así, a lo largo de la mañana la línea de batidores barrió una parte del territorio delimitada por pistas, hasta acabar un trocito que teníamos ya empezado de veces anteriores.
El equipo buscando agujeros
Como resultado, dos nuevas “posibilidades” que quedan anotadas para el futuro, la primera un hundimiento, una pequeña dolina en cuyo fondo pudiera existir algo, la segunda, un agujero a ras de suelo, un hundimiento estrecho que también podría tener alguna posibilidad mediante desobstrucción.
La "posibilidad 22", que bien podría ser
un hormiguero, topera o similar, pero...
Y además de esto, encontramos dos nuevas cavidades. La primera de ellas se presentaba bajo un gran bloque incrustado en su boca, y que gracias a las barras de hierro, que ya están bien enseñadas, y la docena de brazos que le echaron ánimo, logramos sacar sin que cayera dentro taponando el pozo de entrada.
Inicialmente cubierta con un bloque...
y he ahí el aspecto del pozo
(60-80 cm de diámetro).
Su aspecto pone los dientes largos, aunque el sondeo con piedras arrojadas no ofrece nada espectacular, quizá 12 o 15 m, pero claro, hasta que no se baje...
La segunda es, de momento, impracticable. Consiste de momento en un agujero impenetrable de algo más de un palmo de diámetro, pero sus bordes son bloques incrustados que podrán retirarse con facilidad, y las piedras arrojadas “cantan” mayor amplitud (se ve con la linterna, además), aunque no demasiada profundidad. Veremos lo que nos depara cuando bajemos.
La segunda sima, todavía cerrada.
Acabado el pateo y sin renunciar a la exploración de las nuevas simas, comemos y luego nos dirigimos hacia el refugio de Alcorón pues tenemos como objetivo reexplorar y documentar simas clásicas de su entorno: Las Chicas y las Marías, que como nosotros decimos

No todas las Chicas son Marías,
ni todas las Marías son Chicas”.

Para entender el trabalenguas hay que saber que hay cuatro Chicas y tres Marías y, pero entre Chicas y Marías son sólo cinco, de la siguiente manera:

Chica I = María II
Chica II
Chica III = María I
Chica IV
María III

Además de éstas, también teníamos como objetivo visitar la sima Gurri, que no está lejos.
Como somos seis, hacemos tres equipos. Asumimos que las más grandes (Gurri, María I y María III) habrá que reequiparlas, pues sus instalaciones son muy viejas y, que sepamos, raramente son visitadas.
Rafa y Jesús se quedan en la sima Gurri, donde comprobamos que desde el mes pasado ha suscitado el interés de alguien, pues se han molestado en hacer una pintada con su nombre en el tronco cercano. También en las cercanías son frecuentes las pintadas recientes en piedras y mojones, suponemos que para alcanzar más fácilmente las bocas.
La sima Gurri con su nueva
pintada junto a la boca.
A nuestro entender, esto es contaminar visualmente el paisaje, más aún cuando estamos en un parque natural.  De hecho, nuestro proyecto de trabajo contempla colocar discretas chapas de aluminio con los nombres de las cavidades grabados, incluyendo también el número asignado en el catálogo de cavidades del Parque Natural del Alto Tajo, y que para hacerlo obtuvimos la necesaria autorización del Parque.
Los dos compañeros y comienzan a burilar para reforzar la cabecera existente. Bajo la boca sabemos que hay algo más de 30 metros de pozo casi en volado.

El resto nos vamos para las Tres Marías, la idea es que mientras Estrella e Ismael equipan y montan la sima Chica III (María I), Mari Carmen y Javi bajen a las Chicas I (María II) y II, que son pequeñas, usando por ello la escala u otros medios que estamos probando.
En la boca de la Chica III (María I).
Al avanzar la tarde Rafa y Jesús se reúnen con los demás, han hecho fondo en la sima Gurri y la dejan instalada para mañana. Ahora se dedicarán a comenzar con la sima María III, que también tiene trabajo. Como Ismael y Estrella también acaban en la sima Chica III (María I) y queda ya instalada, se reúnen con ellos y se ponen también al tema. Se trata de estudiar la mejor manera de acercarnos a la vertical (25 m), pero el trabajo se completará mañana, pues se hace tarde.
Preparando la instalación en la
sima "María III", que realmente
resultó ser la sima Rápida.
Nos volvemos, ya de noche, hacia el refugio de Alcorón, donde nos encontramos tropecientos colegas que están allí de fin de semana, se trata de gente de Katiuskas y algún otro grupo que están pasando el fin de semana tranquilamente, visitando algunas simas del otro lado de la carretera. Nos vamos al refugio del cruce, pues está todo más que ocupado.

Domingo 14/09/2014

El volvemos al tajo. Hemos decidido levantar una nueva topografía de la sima Gurri, pues hay algunos errores e imprecisiones, para empezar la orientación del norte no parece correcta. Mari Carmen y Javi se dedican a ello, tomando además numerosas fotografías.
Mientras tanto los demás se van hacia las Marías. Unos volverán a bajar a la sima Chica III (María I), tomarán algunas fotos y desinstalarán, mientras otros siguen avanzando en la sima "María III", reequipando la entrada hasta la vertical.


Iniciando el descenso a
la sima Rápida.
A mediodía quedamos a comer en el refugio, aunque algunos se retrasan debido a algún malentendido que les hace ir y volver porque no quedó muy claro el punto de encuentro. Al final estamos todos juntos junto a la sima, donde siguen pululando los colegas de ayer.
Allí compartimos las primeras impresiones sobre los trabajos del fin de semana.
Ocurre que para la sima María III no tenemos topografía, pero se describe como un único pozo de 25 m. Pero no es así, parece ser que hay más pozo y que abajo, justo donde se ha detenido la exploración, se bifurca en dos, lo cual no cuadra... A Javi se le enciende la luz y se va corriendo al coche a por la documentación, vuelve con la topografía de la sima Rápida, y tras estudiarla resulta evidente que estamos en ella y no en la sima María III. Aunque en el catálogo de cavidades del Parque Natural se considera así, se trata de un error a corregir.
La sima Rápida se cita en el catálogo de cavidades de Guadalajara, presentándose topo pero no una localización precisa, tan sólo se comenta que se sitúa en las cercanías de las Tres Marías. No es el único caso, sabemos que hay además por allí dos pequeñas cavidades ya exploradas y topografiadas en el pasado, las simas del Despiste I y II.
Hemos encontrado la sima Rápida, lo cual constituye un objetivo cumplido, pero entonces ¿dónde está la sima María III?. Ha de hallarse cerca, aparecerá sin duda durante los trabajos de prospección de toda esa parte, trabajos a los que daremos cierta prioridad.
Ismael y Mari Carmen se marchan tras la comida. En principio pensábamos haber dedicado la tarde a ver las nuevas simas localizadas ayer, pero finalmente decidimos terminar de explorar y documentar la sima Rápida, y para allá nos vamos.

Bajamos los cuatro con bastante rapidez, pues tras la masa de derrubios y grandes troncos que hay en el fondo del primer pozo hay dos tacos en buen estado que permiten hacer fondo sin más. Finalmente nos reunimos bajo una chimenea repleta de coladas formando repisas, y comprobamos la conexión abajo entre los dos pequeños ramales, perfectamente posible aunque la descripción de la sima indica lo contrario.
Finalmente salimos todos y ya nos volvemos hacia los coches, donde al atardecer ya no queda nadie, y nos marchamos.

Simas trabajadas en la salida


GURRI

La aproximación es desde una sabina cercana. Se reequipa la cabecera poniendo un spit y usando otro preexistente que todavía es funcional permite instalar una la cabecera en "Y" que permite descenso directo al fondo del pozo (unos 30 m).
Es un pozo muy bonito, que amplía progresivamente hasta la base, donde mide más o menos 5 x 4 m. Desde el fondo se ve el cielo a través de la pequeña entrada.


En el descenso nos encontramos con algunos espeleotemas en su tramo superior, coladas y algunas banderas curiosas.


Abajo una entrada lateral da paso a otro pozo parelelo. El descenso es fácil simplemente destrepando, pero anclamos a un par de naturales usando la cuerda como quitamiedos.


El pozo de entrada es más o menos liso, con coladas que forman salientes de contornos suaves. Sin embargo el paralelo es muy rugoso, repleto de aristas y concreciones granulosas, todo ello de aspecto frágil y descompuesto.
En su fondo no hay posibilidad de continuidad. Sobre nosotros, una chimenea ascendente cuyo final no se vislumbra (aunque en la topo original se cerraría unos 10 m sobre nuestras cabezas).
Chimenea sobre el pozo final.
Durante el ascenso hacia la boca podemos contemplar las dimensiones y forma del pozo de entrada. En la fotografía siguiente, en la que hemos forzando la luz hasta el extremo, se puede apreciar.



CHICA I (MARÍA II) y CHICA II

Las más pequeñas, reexploradas constando que no ofrecen ninguna sorpresa, no merece la pena volverlas a topografiar.
La sima Chica I (María II) consta de un único pozo de unos 15 m, equipado con un anclaje Star Fix sobre una banda rocosa que parece poco fiable. Reaseguramos a un spit cercano, malo, y además a otro en la superficie usando un cordino de dyneema.
El pozo desciende sin más, experimentnado un cambio brusco a unos 2,5-3 m del fondo, donde la roca cambia, se vuelve más limpia y, aparentemente, dura, con estrías verticales y marcas de erosión, y el pozo se ensancha ligeramente.
Chica I (María II), abajo.
Por lo demás, no hay posibilidad alguna de continuidad y salimos considerando los trabajos acabados en esta sima.
Vista de la sima desde el fondo.
En cuanto a la sima Chica II, sólo cabe decir que es un único pozo de 4-5 m, con el fondo cubierto de bloques y restos vegetales.
Para el descenso recurrimos a un cable de acero anclado a un árbol y cuyo extremo actúa como una cabecera, donde ancla la cuerda. De este modo el cable es el que roza los bordes de roca y evitamos tener que equipar la sima con otros anclajes.



El pequeño pozo contiene bastantes helechos, que con gran cuidado evitamos pisar y dañar.
Revisamos detalladamente su final, mirando los laterales donde parecía que podría existir alguna continuidad entre los bloques, descartándola finalmente y dando por acabada la reexploración.




CHICA III (MARÍA I)

Posee una entrada muy bonita, enforma de huso. Accediendo desde un árbol se completó la cabecera con un segundo spit, anclando en "Y" y descendiendo.

A unos 10 m se utiliza un anclaje preexistente, funcional, para desviar y evitar roces, descendiendo ya directamente al fondo.
El pozo es bastante directo, de paredes bastante lisas y sin espeleotemas apreciables, desarrollado a partir de una diaclasa que se aprecia en ciertos sitios durante el descenso.


Primer tramo del pozo con
abundancia de helechos y musgos.
Sección fusiforme y aspecto del
pozo en su tramo final.
Finalmente acaba en un montón de derrubios que rellenan su fondo.


RÁPIDA

Según los datos del Parque Natural, la boca que comenzamos a reequipar correspondía a la sima María III, pero tras descender comprobamos que se trata realmente de esta sima, citada en el catálogo de cavidades de Guadalajara para el entorno de las Tres Marías, sin más datos.
La entrada es amplia y abrupta hasta alcanzar la vertical a unos 4-5 m bajo la superficie. Accedemos desde una sabina, usando un antirroce sobre el borde rocoso, y equipando en un estrato duro y adecuado una cabecera en "Y" que nos da descenso directo del primer pozo.
El pozo se cubre de musgos y otras plantas en su mitad superior, presentando contornos más o menos irregulares, pero sin presentar espeleotemas notables, aristas o rebordes angulosos.
En su fondo nos situamos sobre un cono de derrubios donde destacan varios troncos gigantescos, y desde allí la continuidad puede ser a ambos lados.



En este punto es muy fácil arrojar piedras sobre los compañeros de abajo, debiendo tener mucho cuidado.
El descenso tras los troncos nos lleva a una pequeña rampa, sucia, que se desfonda en otro pozo de unos 10-12 m.
Rampa hacia el último pozo.
Y allí ya alcanzamos el fondo, que se sitúa justo bajo una chimenea bastante espectacular por la profusión de coladas formando repisas y salientes de colores grisáceos.
Aspecto concrecionado de la chimenea
sobre el fondo de la sima.
Finalmente, nos dirigimos en dirección contraria hacia la conexión con el pozo paralelo que viene de los troncos, a cuya base se accede por un paso ascendente.
Acceso a la base del otro
pozo, desde abajo.
Acabada la exploración, salimos ya desmontando, permaneciendo quietos entre los dos pozos, único sitio donde estamos a salvo de las piedras que, casi inevitablemente, se desprenderán de los sedimentos bajo los troncos.

Algunas conclusiones

Como conclusiones a esta nueva atacada a la zona:
  • Acabamos la búsqueda de cavidades en otro trocito.
  • Localizadas dos nuevas cavidades (aún sin nombre, codificadas como ABI-071 y ABI-072), a explorar próximamente.
  • Iniciamos de la reexploración y toma de datos de las clásicas cercanas a la sima de Alcorón: Gurri, Rápida, Chicas y Marías.
En cuanto al plan trabajo para las próximas salidas, cabe decir que empezamos a muchos frentes abiertos, hay que finalizar trabajos, entre ellos:

  • Terminar trabajos de reexploración, topografía y documentación de simas clásicas (ya llevamos unas cuantas).
  • Exploración de nuevas cavidades de los territorios prospectados, para ir dejando acabadas esas áreas.
  • Y, cómo no, continuar prospectando trocitos, priorizando el entorno de las clásicas (búsqueda de las que no han aparecido aún).
Bueno, a ver cuántos somos capaces de juntarnos en la próxima, programada para el 18 y 19 de octubre.

Un saludo a todo el mundo, y de nuevo muchas gracias por todo vuestro empeño.
Javier Rejos
Coordinador de los trabajos en la zona.