lunes, 16 de septiembre de 2013

Travesía Vallina - Nospotentra

Participantes: Rebeca, Manu, Toño, Jesús (molareño) y Raquel.
Fecha: viernes 16/08/2013
Aproximación.
               La mañana del viernes, nos levantamos, desayunamos y dimos el último repaso al material necesario que había sido organizado la noche anterior. Salimos en dirección a la zona donde se encontraba la entrada superior de Vallina, la cual sería nuestra entrada (Top Entrance, 420m). Aparcamos los coches en una zona ancha de la pista por la que ascendíamos, pues la boca se encontraba como a media ladera y nos pusimos a andar, unos 10 minutos, hasta ver un pequeño senderito que nos llevó directamente a la entrada. Parecía que nos adentrábamos en la típica cueva del tesoro.
 Entrada superior de Vallina

La amplia entrada de Vallina se iba reduciendo hacia el fondo hasta un estrecho paso que siempre se sifona y para acceder hay que achicar el agua. Mientras Jesús preparaba su carburero y yo admiraba la entrada impresionada, pues al ser novata todo me parecía impresionante, Rebeca, Manu y Toño ya estaban accediendo al interior por el pequeño paso que para nuestra sorpresa estaba seco!. Pensamos que, posiblemente, algún otro grupo habría pasado con anterioridad.
Toño accediendo al interior de Vallina

Dentro de Vallina.
               Una vez dentro y tras un pequeño pasamanos, Rebeca se dispuso a bajar por el primer pozo de 10 m Yo le seguí detrás. Habíamos entrado en la galería principal de Vallina que discurre linealmente hacia el Este.
Ésta soy yo descendiendo por el primer pozo hacia la galería principal de Vallina
Vimos cosas curiosas, como el suelo, que parecía cuarteado en forma de bloques y alguna que otra pequeña estalactita. Pasamos por caos de bloques, trepando y destrepando, pero también, por zonas donde se andaba muy cómodo. Comenzamos a ascender hacia la parte alta de la galería. Pacería un túnel hecho casi por la mano del hombre.
Según caminábamos por la galería llegamos a la sala "Glitter Run" donde vimos formaciones curiosas y alguna que otra ¡excéntrica!.
         
  (De izquierda a derecha): Estalactita con excéntrica. Techo con formaciones en Glitter Run. Curiosa columna en Glitter Run.


Esta misma sala tiene una bóveda a bastantes metros de altura y por la que se filtraban constantemente gotas sin parar. Pensamos que allí arriba, probablemente, la superficie se encontraba a escasos metros de espesor. Empezaban a formar una amplia estalagmita donde nos hicimos algunas fotos.
Rebeca, Raquel, Manu, Jesús (y Toño haciendo la foto) en la sala Glitter Run

Continuamos con nuestra travesía en la misma dirección Este, pasando por una zona de techo bajo donde vimos fósiles muy curiosos que parecían parte del esqueleto de Ammonites. En este punto nos detuvimos como unos 10 minutos sin exagerar, ya que no podíamos apartar la vista del techo bajo, que estaba plagado de todas esas maravillas fósiles.
Extraño fósil encajado en una zona de techo bajo
Toño, Rebeca y yo buscando fósiles
               Finalmente, llegamos a la cabecera del siguiente pozo, dividido por una repisa en dos tramos de 12 y 18 metros respectivamente. Justo a bajo, me llamó la atención una gran diaclasa que formaba una esquina perfecta. Y, entre que Toño y Jesús bajan y recuperaban cuerda, Rebeca y yo nos reíamos con Manu por su habitual costumbre en cuanto tiene que esperar unos minutos dentro de una cueva (si estuviera Dani ...).
Instalando el pozo y descendiendo

Una vez todos listos continuamos, ésta vez en dirección ENE, por la galería de La Unión hasta una rampa de arena que nos dejaba en otra amplia sala de techo alto. Parecía un lugar muy confortable, la verdad, todo el suelo era de arena fina. A nuestra derecha, una pequeña trepada de unos 3 metros nos conducía al último pozo que tiene esta travesía.
En la pequeña trepada que nos deja en la cabecera del tercer y último pozo de la travesía.
En la red de Vallina.
La travesía estaba siendo muy interesante, y ahora tocaba algo más interesante aún: adentrarnos en la red de Vallina, una extensa y enrejada zona llena de galerías y de salas escondidas. Una vez descendimos el ultimo pozo de 13 metros, accedimos a una amplia sala que conecta con Windy Corner (en dirección a la salida), pero también, con la red de Vallina. La vía de entrada a la red era una estrecha apertura con forma de raja en la pared y a nivel del suelo, justo donde poníamos los pies tras bajar el último pozo.
En general, casi todas las galerías que visitamos de la red eran más o menos similares. Nos lo pasamos bien pasando de una galería a otra y poniendo catadióptricos en los lugares clave. Incluso estuvimos "explorando" un paso que no teníamos muy claro a dónde daba. Cómo no, el molareño en estos casos hacía de hurón y solucionaba el tema. -¡Esta gatera conecta con la galería de dónde venimos!-  y -¡esta otra continúa pero no sé a dónde! y otras veces, desaparecía por un agujero y aparecía un segundo después delante nuestra, ¡¿cómo lo hace?!. Lo estábamos pasando estupendamente y vimos rincones preciosos en la sala "Who Knows Chamber".
En uno de los recovecos de la red, en la salita Who Knows Chamber. Se podía ver perfectamente hasta dónde había llegado el nivel del agua tiempo atrás
Formaciones y nivel del agua fósil en Who Knows Chamber
               Fue divertido, pero el cansancio de no haber parado en toda la mañana nos hizo buscar un buen lugar donde comer algo y descansar un poco. Se nos estaba dando fenomenal! Pero aún nos quedaba salir de la red.
Volvimos al punto por donde habíamos entrado a esta zona enrejada y al salir ¡no estaban las sacas! Y claro... la novata se tragó que unos espeleólogos malvados nos habían robado, porque lo de los "duendes" de las cuevas ya no coló... Antes de entrar a la red, habían colocado las sacas en un lugar más bien resguardado y yo no me fijé.  En fin, pasamos un buen momento de risas.
Tomamos dirección SSE y recorrimos Windy Corner. Caminábamos ya hacia la salida por Nospotentra. Pero no podíamos terminar la travesía sin ir en busca de la última sala, que según la topo, parecía bastante grande pero de techo bajo, situada aproximadamente unos 80 metros antes de la salida. Estábamos ansiosos por ver todo lo que nos diera tiempo y allá que fuimos. Pasamos un par de "gateras-atajo" y una ventana muy pequeña. Toño sonreía y nos miraba ya con cara de..."chavales ya está bien" y en seguida se abrió ante nosotros lo que andábamos buscando. Estábamos en "Haymarket First Chamber". Había una formación muy grande que parecía una gran cortina. Estuvimos sentados allí un buen rato contemplando el bonito paisaje. Había merecido la pena llegar hasta aquí.
Pequeña ventana por la que accedimos a la estrecha galería que daba acceso por la izquierda a "Haymarket"
El final de la travesía.
               Después de un rato decidimos continuar el camino de regreso, y justo al salir de la sala nos encontramos de frente con otra formación extraña y curiosa. Una estalactita y estalagmita se habían unido de tal manera que la pequeña columna que las unía era tan fina que parecía una pajita.
Formación que vimos de regreso en medio de una galería estrecha
Estábamos contentos de ver tantas cosas curiosas y porque la búsqueda de la última sala había merecido la pena. Pasamos por una especie de galería-meandro hasta salir de nuevo a la galería principal que lleva a la salida de Nospotentra.
De camino a la salida por Nospotentra
La salida fue algo incómoda ya que se trata de una subida muy estrecha y por la que hay bastante corriente de aire. Sin embargo, qué bonito ver de nuevo la luz del sol. Salimos contentos y nos abrazamos, pues había sido una buena travesía y la compañía no podía ser mejor. ¡Gracias!

Texto: Raquel Jiménez
Fotografías: Jesús Fernández

5 comentarios:

  1. Divertida travesía cortita para los que tienen poco tiempo.
    Una pena que no tuvieses que quitar el agua es divertido verlo. Y la sensación cuando está con agua de que no se va a poder pasar por allí es bastante grande, luego una vez que entras ves que no es para tanto

    ResponderEliminar
  2. De no estar seca la entrada, aun achicando nos habríamos llenado de barro hasta las orejas...
    Fue una pequeña toma de contacto con el gran sistema y parece divertido, por lo que habrá que llegar a la sala pin la próxima vez.

    Nota: 'Lost Pot Entrance' creo que es castellano antiguo asturleonés, pero con el buen latín del Asón terminó llamandose Nospotentra, entrada que desobstruyeron sus primeros exploradores al encontrar por dentro un cubillete antiguo.

    ...para que luego digan de los pueblos serranos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre de Lost Pot Entrance se lo puso Peter Smith cuando desobstruyeron la salida. Más adelante los franceses (que no pronunciaban bien esta frase) le cambiaron el nombre por Nospotentra.
      Precisamente hemos hablado con Peter de este tema este fin de semana en las jornadas de la SedecK en Moraira (Alicante).
      PacoQ

      Eliminar
    2. Hola compañeros.
      Ciertamente el nombre lo puso el buen amigo Peter .
      Al año siguiente del descubrimiento, cuando el ESPELEO CLUB TORTOSA (Tarragona) continuo explorando y topografiando la Cavidad, nos parecio simpatico ponerle el nombre "Nospotentra" que proviene de la contraccion de la expresion en Catalan de " No se puede entrar " ( no es pot entrar ) ya que esta boca tapada desde hace miles de años, fue descubierta de dentro hacia fuera i posteriormente desobstruida por los espeleologos ingleses de Matienzo Expeditions.
      En la Topografia conviven nombres en Ingles, en Catalan, en Castellano y en "Catalaninglis".
      Bien todos sabeis que los espeleologos somos un poco "especiales".
      Saludos cordiales.
      Carlos Martinez - ECT.

      Eliminar
  3. Raquel!! qué crónica más chula!!!, nos lo pasamos muy bien.
    Gracias a ti.

    ResponderEliminar