domingo, 29 de septiembre de 2013

XXIV Jornadas de la SEDECK

13 al 15 de septiembre de 2013

Esta vez hemos sido Paco Q, Montse y Nacho los que disfrutamos de unos días en Moraira, en Alacant, con la buena compañía de organizadores, ponentes y asistentes a las XXIV Jornadas de la Sociedad Española de Espeleología y Ciencias del Karst, el tema:
Paisaje y cuevas costeras de la Marina Alta. El Karst Litoral
Cova del Moraig 
La crónica del desarrollo de las jornadas y las propias ponencias no las vamos a encontrar mejor que en la propia web de la sedeck.

En pequeño resumen, empezamos el día con Pedro Alfaro y la geología de la Marina Alta, sus acuíferos y su relación con el Karst litoral.

Policarp Garay nos ofrece una interesante visión de las cuevas hipogénicas, nuevas teorías que dan explicación a formas kársticas con nombres de nuevo cuño como, “feeders”, “outles” o “spongeworks”

Por las exploraciones de espeleobuceo e investigaciones hidrogeológicas realizadas en la Cova d´Aigua, en Denia y en torno a la Cova del Moraig, de Benitatxell, nos guían Salvador Luque y José María Cortés.

Dida´c Román y Valentín Villaverde nos hablan de La cova de les Cendres, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Península Ibérica, ya que la cavidad ha sido ocupada al menos durante unos 25.000 años. Cueva que visitamos por la tarde, en una estupenda excursión por los acantilados de Moraira.











Jaume Buigues nos muestra una visión etnográfica de los acantilados, las “Pesqueras”, puntos de pesca nocturna, situados en la base de los acantilados, algunos de 200 m y que para acceder a ellos se ha necesitado de instalaciones, siempre precarias y ahora ya antiguas o desapareciendo. (Da miedo imaginarse a los pescadores de entonces moviéndose a oscuras por esas “instalaciones” de escalas, cuerdas de paja y plataformas de cañizo…)
Resto de "Pesquera" 
Juanjo Rodes termina el sábado con las últimas investigaciones sobre la hidrogología de la plana de Benissa y la surgencia del acuífero por Cova del Moraig.


Las jornadas se rematan con un paseo de un par de horas en barco embelesados con los impresionantes acantilados, una bonita y calurosa excursión geológica hasta la cala del Moraig y un arroz caldoso y otro negro, en una terraza frente al mar.

Cala del Moraig

Nacho Hierro